Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comunicación sin fronteras

Ofrecen soluciones tecnológicas para personas con capacidades diferentes

Ciencia/Salud

Tanto locales como importados, el mercado ofrece dispositivos que pueden mejorar la calidad de vida

Silvia tuvo un accidente que cambió su vida por completo: quedó cuadripléjica y con trastornos en el habla. Ante el panorama desolador, el ingeniero Luis Campos descubrió que la acción de morder en forma voluntaria y controlada permanecía intacta. A partir de ese movimiento, desarrolló una boquilla plástica que alojaba dos electrodos metálicos que, al ser presionados con los dientes, provocaban un impulso eléctrico.

Con este hallazgo, Campos creó su primer teclado virtual con un sistema de selección: un programa de computadora da opciones de letras y el paciente selecciona apretando sus dientes. Esto no modificó la patología de Silvia, pero sí su actitud vital. La primera frase que comunicó fue: "No conozco palabras para decirte lo que siento; me abriste una esperanza".

Hace ya una década, el doctor Rubén Battipede se ponía en campaña para conseguir herramientas tecnológicas que ayudaran al padre de un amigo que había perdido la vista. Frente a una computadora, él y cuatro amigos observaron por primera vez cómo un programa de software leía en voz alta para ciegos. "Quedé conmovido -confesó Battipede-, así que me prometí hacer todo lo posible para alcanzar ayudas tecnológicas a no videntes."

Estas son sólo algunas de las historias que signaron la experiencia de quienes hoy desarrollan y comercializan medios especiales para comunicar. El Centro Argentino de Medios Alternativos de Comunicación (Camac), fundado por Campos en 1991, investiga tecnologías de bajo costo, diseña programas especiales y ya logró integrar a personas con parálisis cerebral, síndrome de Down, ceguera y otras discapacidades al sistema regular de educación.

Por otro lado, el doctor Battipede, al frente de la consultora Tiflo-Tecnológica Battipede y Asociados, importa herramientas para ciegos y personas de baja visión. Una de ellas es el scanner Simon, que lee información impresa con voz casi humana, cuya velocidad y timbre pueden regularse. Otra que abre grandes posibilidades es la agenda personal con teclado alfanumérico, donde se ingresan datos a través de voz o en forma manual. La mayor parte de los equipos provienen de Estados Unidos, Australia, Inglaterra y Alemania, entre otros países.

Desde la universidad

Otra iniciativa proviene del Centro de Investigaciones Sensoriales del Conicet, donde el ingeniero Jorge Gurlekian, director del Laboratorio de Audición y Habla, y el bioingeniero Humberto Torres desarrollaron un sistema de entrenamiento interactivo visual y auditivo para observar las características de la voz. Este programa de software analiza la entonación, los acentos y el ritmo del habla.

"Esta especie de fonetograma analiza la energía de la voz en tiempo real -explicó Gurlekian- y es útil para sordomudos y personas que hayan sufrido una lesión y tienen que volver a aprender a hablar."

En el ámbito académico son numerosas las iniciativas para mejorar la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes. En la Facultad de Bioingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos, profesionales y estudiantes trabajan sobre un proyecto para la eliminación de ruido de los audífonos digitales.

Para acortar la brecha entre los que pueden ver y los que no, ingenieros en informática graduados en la Universidad de Morón desarrollaron como tesis el proyecto Integrar.te, que abarca tres productos para no videntes: un explorador de PC, el navegador de Internet Murciélago Argentino y el programa de chat Gavilán. "La idea es hacer accesible una herramienta muy costosa", aseguró Gabriela Battista, una de las alumnas que ideó la propuesta.

En la misma línea, la Universidad de La Matanza tiene en su biblioteca un sistema que permite a un no vidente acceder a cualquier libro mediante un software que transforma el texto escrito en sonido, capaz de ser grabado o impreso en braille.

Desde el taller, que funciona en el garaje de su casa, Luis Campos acaba de desarrollar un estimulador vibrotáctil digital, especie de dedal que permite "oír" mediante el dedo índice. En realidad, una persona sorda o hipoacúsica puede sentir las vibraciones que emiten los sonidos, captadas por un micrófono de solapa, amplificadas y transmitidas a un receptor y vibrador que se coloca en la yema del índice y puede estar conectado a una PC.

"La persona puede asociar cada vibración a una letra, palabra o sonido -afirma Campos, con entusiasmo-, alguien que no oye puede distinguir entre el sonido de una flauta, una guitarra o un piano."

Para obtener más información

Aquellos que deseen obtener más información sobre dispositivos para personas con capacidades diferentes pueden buscarla en:

Por Inés Guerin De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliChampions League