Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Arquitectura

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

COSTANERA: Entre Ríos exalta su vista al Paraná

Arquitectura

Materiales austeros y líneas contundentes definen el paseo de 750 metros diseñado por el arquitecto Rubén Cabrera, inaugurado a fines de 2004

 
 

PARANA.- Con diversas actividades culturales, deportivas y musicales -que culminaron con la presentación de la cantante Soledad Pastorutti- y la participación de más de 50.000 personas, el gobernador de la provincia de Entre Ríos y el intendente de la ciudad inauguraron al filo del fin de año la nueva costanera de la ciudad, que ofrece ahora un balcón privilegiado hacia el río Paraná. Emplazada al pie del célebre parque Urquiza (el espacio público más representativo de la ciudad), la nueva costanera se inscribe en una bienvenida tendencia urbana puesta de manifiesto en varias de nuestras ciudades ribereñas, que han comenzado a valorizar sus frentes fluviales a partir del rediseño y la refuncionalización de los mismos. Formosa, Posadas, Rosario y Santa Fe, entre otras, constituyen un muy buen ejemplo de eso.

Ese atributo urbano, que consiste en contar con vista a un río, alcanza en Paraná un valor sin igual por la coincidencia de tres factores: la costanera al pie del principal parque de la ciudad, que se desarrolla en una estupenda barranca coronada por el hotel Mayorazgo; el surgimiento de nuevos edificios de vivienda, y el nítido y contundente diseño de su nuevo equipamiento urbano.

Realizado por el arquitecto Rubén Cabrera, ganador del concurso de ideas convocado para tal efecto (ver suplemento del 15 de noviembre de 2000), el tratamiento urbano y paisajístico del sector se propuso "integrar un espacio artificial al parque, mediante una arquitectura despojada, desnuda y ascética, que permite la exaltación del paisaje natural", tal como afirma el autor en la memoria descriptiva.

Vocación peatonal

En rigor, la obra comprende un tramo de 750 metros en un ancho promedio de 16 m, en distintos niveles, y por debajo aloja una importante estructura de hormigón de contención que evita el desmoronamiento de la barranca a causa de las fuertes crecidas del río. El diseño de esa estructura fue realizado por las consultoras Iatasa e Incociv, y consiste en un pedraplén estabilizante conformado por 90.000 toneladas de piedra de basalto provenientes de Curuzú Cuatiá, Corrientes, y por un muelle de ribera asentado sobre 411 pilotes, que sostienen una plataforma de hormigón armado con terminación en forma de vainilla, transmitiendo sus cargas a estratos del suelo resistente.

La obra realizada en el marco del Programa de Protección contra las Inundaciones (PPI 4117-AR), que cuenta con financiamiento del Banco Mundial y desarrolla la Sub Unidad Provincial de Coordinación para la Emergencia (Supce), en la órbita de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP), con la supervisión de la Unidad Central del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, permite una integración con el Parque Urquiza, ya que previó un diseño paisajístico acorde con el lugar que contempla espacios verdes, forestación y equipamiento urbano. La construcción de todo el conjunto alcanzó una inversión de 23 millones de pesos y estuvo a cargo de la Unión Transitoria de Empresas (UTE), integrada por Dragados y Obras Portuarias SA (Dyopsa y Supercemento SA).

Cabrera destacó en su diseño la vocación peatonal del área y propuso una actitud contemplativa del paisaje a partir de circulaciones lineales y sectores mirador. El nivel superior se conecta con el existente; mientras que el inferior -que coincide con una cota de crecida del río con una recurrencia de 10 años- se caracteriza por el diseño de las rampas, escalinatas, equipamiento, y un muro inclinado ubicado detrás de la oficina de turismo municipal que, merced a su textura, invita a ser trepado por los niños.

El ancho variable del proyecto permitió al proyectista desarrollar sectores con canteros, bancos, sitios para estacionamiento de bicicletas, cestos de residuos y una fuente de piedra. La mayor parte de estas piezas se construyeron con hormigón premoldeado, lo que facilitará su mantenimiento; y las nuevas luminarias que emiten una iluminación indirecta producen una singular calificación del sitio que, a pocas semanas de su inauguración, alcanza ya un intenso uso por parte de los paranaenses.

Valor agregado

Si bien el origen de la obra fue el deseo de estabilizar la barranca de la ciudad, el hecho de haber convocado a un concurso de ideas para el tratamiento urbano y paisajístico de la misma, y el resultado alcanzado confieren al proyecto un valor y calidad infrecuente. Se trata de un caso en el que se suman y revalorizan ambos objetivos que justifican con holgura el esfuerzo realizado por las partes intervinientes (Nación, provincia, municipio, Banco Mundial, proyectistas y empresa constructora) para su concreción. Esfuerzo que, entre otras dificultades, debió sortear un cambio de sistema constructivo utilizando hormigón en lugar de tablestacado metálico. .

Horacio G. Levit
TEMAS DE HOYCristina KirchnerYPF estatalInseguridadElecciones 2015