Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ayer y hoy

La primera mujer en el espacio

El Mundo

Valentina Tereshkova

1963

"Ahora será el turno de una mujer", pronosticó la madre de Valentina Tereshkova el 12 de abril de 1961, cuando ambas regresaban de la fábrica textil en la que trabajaban. Se refería a la persona que, según ella, seguiría los pasos de Yuri Gagarin, quien ese día se había convertido en el primer hombre en llegar al espacio. Sólo dos años más tarde, su propia hija se convertiría en esa persona.

El viaje que Valentina inició el 16 de junio de 1963, a los 26 años, transformó a esta campesina rusa, aficionada al paracaidismo, en la primera mujer que llegó al espacio. Nada menos que dos décadas antes de que el principal competidor de Rusia en la carrera espacial, Estados Unidos, lograra la misma hazaña al enviar a Sally Ride en el Challenger.

Es más: los tres días que Valentina pasó sola a bordo del Vostok 6 -durante los cuales orbitó la Tierra 48 veces- superaron el tiempo total que habían pasado en el espacio hasta el momento los astronautas estadounidenses.

De esta manera, Tereshkova recibió el título de Heroína de la Unión Soviética y se convirtió en una poderosa arma de propaganda, que su país usó hasta el cansancio.

Incluso se dice que su casamiento, en 1963, con Andrian Nikolayev, también astronauta, fue el resultado de un plan del entonces premier soviético, Nikita Khrushchev, quien quería formar una "familia cósmica".

De hecho, de ese matrimonio nació en 1964 Elena Andrianovna, la primera niña cuyos padres habían viajado al espacio. Precisamente por ese motivo la "beba espacial" fue sometida a numerosos exámenes médicos, que llevaron a comprobar que no tenía ningún defecto de nacimiento provocado por la exposición de sus padres al espacio.

El supuesto "experimento" de Khrushchev fracasó, ya que Valentina y Andrian se divorciaron en 1982.

De todos modos, Tereshkova continuó fiel a los ideales del gobierno soviético: se afilió al Partido Comunista y formó parte durante más de dos décadas del Soviet Supremo (Parlamento) de la Unión Soviética.

2005

Tras el colapso de la Unión Soviética, Tereshkova no perdió su pasión por la vida pública. En los últimos años se dedicó a representar a Rusia como una especie de "embajadora cultural" de su país, al frente del Centro Ruso de Cooperación Internacional Científica y Cultural, adjunto al gobierno de Rusia.

Desde ese puesto, por ejemplo, organizó los festejos por el 40° aniversario del viaje de Gagarin, una proeza que según ella nunca fue valorada en su justa medida.

Después de cumplir los 60 años, Valentina recibió condecoraciones por parte de muchos países del mundo. Fue reconocida con la Medalla de la Paz de las Naciones Unidas, la Medalla Joliot-Curie y el título de Mujer del Siglo, entre otras distinciones. Incluso, un cráter lunar fue bautizado con su nombre.

Sin embargo, y aunque aún hoy continúa siendo la única mujer que realizó un viaje al espacio en solitario, Tereshkova siempre fue muy reacia a hablar sobre sus glorias pasadas o su vida privada, al contrario de otros astronautas que escribieron libros y dieron varias entrevistas sobre sus hazañas.

Según la Casa Rusa en la Argentina, Valentina se jubiló el año pasado, "por razones de edad", a los 67 años y poco más de cuatro décadas después de haber llegado al espacio.

Ese viaje definió su destino, según admitió al diario Moscow Times en abril de 2001, en una de las pocas entrevistas que concedió a la prensa. "Pero no puedo desmerecer los 20 años más felices de mi vida; aquellos que pasé junto a mi segundo marido, Yury Shaposhnikov -un reconocido cirujano que falleció en 1999-", agregó Tereshkova desde su casa de Star City, al nordeste de Moscú.

"¿Y qué la hace feliz ahora?", le preguntó la periodista. La respuesta sencilla de Valentina confirmó que sus actuales pasiones son muy terrenales: "¡Mi nieto Alyosha! -dijo sin dudar-. Tiene cinco años. Me hace muy feliz, y me da mucha fuerza y energía. Y, por supuesto, mi hija Elena [quien hoy es médica], que es a quien más quiero y a quien más cerca tengo". .

TEMAS DE HOYAmado Boudou procesadoArgentina en defaultInseguridadConflicto en Medio Oriente