0

Noche de conmemoración

0
24 de mayo de 1997  

Segundo Concierto Comentado de la Academia Bach. Homenaje a Félix Mendelssohn a 150 años de su muerte. Organiza Festivales Musicales de Buenos Aires. Basílica Nuestra Señora de la Merced. Concierto por repetirse el 25, a las 16, en la Catedral de San Isidro.

El que comentamos es un concierto de conmemoración y celebración.

Este año se recuerdan los ciento cincuenta de la muerte de Félix Mendelssohn. Y al tiempo que el órgano de la iglesia de la Merced cumple, ahora remozado, sus cien primeros años, la Academia Bach y el Grupo de Canto Coral (GCC) celebran diez años de mutua compañía musical junto a sus devotos seguidores.

Es la ocasión, también, para la entrega del premio otorgado al GCC por la Tribuna de Música Argentina del Consejo Argentino de la Música por su disco compacto "Chiquitos-Música Barroca Latinoamericana".

A esto se agregan circunstancias que intensifican el contacto con las obras, no sólo desde la experiencia auditiva, sino también desde el punto de vista histórico de la música.

Con el órgano ahora reconstituido, Mario Videla ejecuta allí las obras. Y es allí, en el mismo coro de la iglesia, donde canta el Grupo de Canto Coral.

Las resonancias que otorga la arquitectura del templo y sus naves son afines, más que al intrínseco espíritu de las obras, a los requerimientos acústicos propios de la época de su gestación, tanto en el Barroco de Bach como en el Romanticismo de Mendelssohn.

El espíritu de Mendelssohn

Tras los comentarios amenos y profundos de Mario Videla sobre la relación histórica y musical de Mendelssohn con Bach, el maestro ensaya lo que será el preámbulo del concierto: la imborrable experiencia del canto compartido.

El rito de un auditorio que canta, como sucede en todas las reuniones de la Academia Bach, se repite aquí. Es por eso que Mario Videla logra que todos prueben con el coral del siglo XVI en el que se inspira la Sonata VI de Mendelsson para órgano.

En cuanto se da por cumplido el canto colectivo, el Grupo de Canto Coral se ubica en la clave de la bóveda para abrir desde allí el concierto con "Tres proverbios para el año litúrgico", Op. 79, de Mendelssohn.

Y allí aparece el Mendelssohn que amamos. El mismo de "Canciones sin palabras", de los tríos de cuerda, de la "Sinfonía italiana", consagrado aquí al culto. El músico que expresa aquella religiosidad y unción heredadas de Bach, si bien sin las exaltaciones místicas y sin las transfiguraciones musicales del texto alcanzadas por el Kantor de Santo Tomás.

Un plácido vuelo poético emprenden también los motetes en el melodismo entrañable de Mendelssohn, que en el caso de "Desde lo más profundo..." rezuma aquel hálito fervoroso envuelto en pasajes imitativos. Y luego aborda, junto al órgano, el bellísimo Bach del motete "Ven Jesús, ven" con su delicioso ruego.

El Grupo de Canto Coral ratifica su consustanciación con el estilo y lenguaje a través del excelente ensamble de las voces y de un fraseo expresivo, sin sobrecargas enfáticas. Y Mario Videla transmite fielmente las notas inquietantes el coral "A ti te llamo" y su honda plegaria.

Una vez más, y en este apetecible ámbito piadoso y a la vez imponente de la Basílica de la Merced, la Academia Bach nos acerca la música trascendente, develándola con unción y alegría.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios