Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La situación carcelaria

Un preso murió tras una pelea en el penal de Olmos

Información general

Recibió un puntazo en el pecho; hubo otros dos heridos

LA PLATA.- Fabián Jorge Sánchez tenía 26 años y vivía en el pabellón 12 del segundo piso de la cárcel de Olmos, donde están los sujetos más duros del presidio. Al parecer -suponen las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB)-, Sánchez quiso convertirse en el líder del pabellón y entonces hubo una pendencia generalizada. Allí, el liderazgo se gana derramando sangre. Sánchez derramó demasiada, después de recibir un puntazo en el pecho. Y murió.

Pero no fue el único herido durante la pelea entre bandas, ocurrida anteayer por la tarde. Hubo otro, que se llama Raúl Osvaldo Corpo y tiene 31 años. A Corpo también lo lesionaron con facas: tiene dos puntazos en el pecho y está internado, muy grave. Las fuentes del SPB no pudieron precisar si Corpo era del bando de Sánchez o del otro.

"Creemos que eran del mismo grupo. No estamos seguros -dijo un calificado vocero penitenciario-. Se accionó rápidamente y se pudo controlar la reyerta; podrían haber muerto más internos." Hasta anteayer, a las 16, cuando empezó la pelea, había 30 presidiarios, que conformaban dos grupos enfrentados, en el pabellón 12. Un pabellón colectivo, como la mayoría de los 72 pabellones del deteriorado penal de Olmos.

La cárcel está descascarada por donde se la mire; los pisos, casi mojados por la humedad; las ventanas no tienen vidrios; no hay calefacción. El gobernador bonaerense, Felipe Solá, dijo hace diez días que "Olmos es una expresión de lo perimido". Un año antes, su ministro de Justicia, Eduardo Di Rocco, había afirmado: "Si fuera por mí, mandaría a dinamitar Olmos, porque es el paradigma de lo que no va más".

Casi toda la cárcel, de cinco pisos, está superpoblada: hay cerca de 2900 presos y la capacidad es para 2186, según un informe de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia presentado hace un mes. Pero el pabellón 12 no estaba superpoblado.

"No, los pabellones del segundo piso no están superpoblados, porque allí están los internos más conflictivos, los de muy mala conducta. Sánchez tenía pésima conducta. Era reincidente. Un pesado. Por eso creemos que quería manejar la pelota, pero no pudo", dijo un informante del SPB. Sánchez, el muerto, había caído preso por última vez en 2003, por un robo calificado. En 2004 llegó a Olmos.

Corpo, el herido, también había sido encarcelado por un robo calificado, en 2002. A fines de 2003 fue trasladado a Olmos. Y anteayer, al hospital Alejandro Korn de Melchor Romero, donde permanece internado con pronóstico reservado.

Después de la pelea, el pabellón 12 quedó desierto. Los otros 28 reclusos, que conformaban dos bandos y que -según fuentes del SPB- se habían enfrentado para dominar el pabellón, fueron trasladados a otras unidades penales.

Coronda: pedido vecinal

SANTA FE.- Unos 160 vecinos de Coronda -45 km al sur de esta capital-, en su mayoría familiares de los guardiacárceles del penal donde hace dos semanas una revuelta de presos concluyó con 14 muertos y cinco heridos, se movilizaron ayer para entregar un petitorio en el que reclaman mayores medidas de seguridad para el personal y el progresivo traslado de internos hasta que quede sólo un millar.

La movilización tuvo como propósito alertar a las autoridades del penal sobre los hechos que podrían suceder pasado mañana, cuando se reabrirá el pabellón 7, donde están alojados los internos protagonistas de la brutal agresión.

Ese día, por primera vez desde la revuelta del 11 y del 12 del actual, los internos, en su mayoría provenientes de esta capital, recibirán la visita de sus familiares, lo que podría generar hostilidad por parte de los alojados en los pabellones 9 y 11, donde se encontraban las víctimas de la revuelta.

"Está en riesgo la integridad psicofísica de los celadores y auxiliares, que sufren amenazas de muerte constantemente y que deben seguir manteniendo contacto con los presos rosarinos", se expresa en el petitorio entregado al interventor de la cárcel, Jorge Bortolozzi.

La marcha fue una advertencia ante las amenazas que reciben los guardiacárceles, que hace una semana se negaron a cubrir sus puestos por falta de garantías, luego de que entidades que trabajan con la población carcelaria pusieron en duda la actuación del personal del penal, al señalar que pudo haber una zona liberada para que los presos santafecinos atacaran a los rosarinos. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerElecciones 2015Actividad económica