Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una terapia manual evita la cirugía de columna

Ciencia/Salud

Es la reeducación postural global, que se usa en el país

Por   | LA NACION

Un suave y delicado estiramiento muscular puede lograr resultados más duraderos que el bisturí en quienes padecen agobiantes dolores de espalda.

Lo demostraron dos especialistas argentinos que evaluaron por primera vez la efectividad del método kinésico que corrige alteraciones de la estructura ósea y muscular. Después de cinco meses, nueve de cada diez pacientes con enfermedad lumbar y cervical retomaron sus actividades diarias, incluido el deporte.

"La cirugía de espalda ha aumentado notablemente en los últimos años. Sin embargo, no hay ningún trabajo científico ni evidencia clara que confirme que es efectiva", dijo a LA NACION el neurólogo Conrado Estol, coautor del estudio que confirma los beneficios del método de reeducación postural global, conocido como RPG.

Se estima que sólo entre los mayores de 65 años operados por algún problema lumbar, el 30% tiene que recibir uno o más "retoques" dentro de los cuatro años de la intervención. Otros seguimientos a seis años de pacientes operados y que recibían sesiones de kinesiología no hallaron resultados a favor de la cirugía.

"Entonces, someterse a todo lo que significa una cirugía no se justifica -insistió Estol-. Más aún, los resultados de este nuevo trabajo muestran que la indicación de cirugía para la columna debería ser sólo excepcional."

El kinesiólogo Mario Korell, presidente de la Asociación Argentina de RPG (www.rpg.org.ar) y profesor de Evaluaciones Kinefisiátricas de la Universidad Favaloro coincide en esta línea de acción contra los dolores músculo-esqueléticos. "No debería pensarse en una instancia quirúrgica sin antes pasar por un tratamiento específico y profundo. No alcanzan los resultados de diez sesiones de kinesiología para tomar una decisión clínica y la RPG es una herramienta bastante profunda como para resolver cualquier tipo de afección -dijo a LA NACION-. En este método se puede volver atrás, pero en la cirugía no."

En la RPG se utilizan posiciones de tratamiento que, con la ayuda del terapeuta, modifican de manera progresiva la escoliosis, la hernia de disco, la estenosis y algunas enfermedades degenerativas de la columna vertebral. Sentado, parado o acostado, el paciente realiza durante una hora estiramientos guiados que logran corregir la alteración postural que causa el dolor.

"Con ayuda del terapeuta, se produce una separación vertebral en la columna que permite que el tejido atrapado se libere. Y esto se logra con el mismo nivel de esfuerzo que requiere, por ejemplo, hacer agachar al paciente", señaló el neurólogo.

Utilidad comprobada

Un estudio dirigido en 1999 por el doctor Estol ya había comprobado la utilidad de la RPG en pacientes con enfermedad lumbar crónica y síntomas tan severos como para optar por una cirugía. Los resultados fueron publicados en la revista Neurology. Cinco años después, con la kinesióloga Sofía Frattini ampliaron el estudio de los beneficios de la RPG frente a otras terapias, incluida la cirugía. Esta vez, la aplicaron en 102 pacientes de 25 a 91 años, que habían probado sin éxito quiropraxia, kinesiología, osteopatía, acupuntura, yoga, terapias farmacológicas, inyecciones de corticoides y cirugía.

Todos habían padecido dolor lumbar (82 pacientes) y cervical (20) moderado y severo en los siete meses previos. Los diagnósticos realizados con resonancia magnética incluían hernias de disco, estenosis (estrechamiento del canal lumbar que comprime las raíces nerviosas) y otras deformaciones de la columna.

Esto los obligaba a faltar al trabajo, suspender toda actividad física y, en los casos más graves, dejar de caminar más de cinco cuadras. 

A los cinco meses de la terapia y con dos sesiones de RPG la primera semana y una sesión durante el resto del estudio, el 90% pudo retomar todas sus actividades. En el 10% restante, cuatro personas sintieron molestias durante la práctica de deportes y seis no tuvieron ninguna mejoría (cuatro tenían una operación lumbar previa).  

Dos años después, los dolores no reaparecieron. "En general, otros tratamientos para el dolor de espalda severo y crónico tienen un efecto limitado o nulo, y raras veces ese dolor desaparece solo", señaló Estol. Los resultados fueron presentados a fines de abril en el Congreso Anual de la Academia Norteamericana de Neurología. .

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División