Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Deportiva

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Platense: un siglo de pasión por el fútbol

Deportiva

El club con el que se identificó el Polaco Goyeneche está de fiesta; el centenario se celebrará hoy, en el estadio de Vicente López

 
 

El siglo XX transitaba por sus primeros años y el deporte -especialmente el fútbol- ya comenzaba a transformarse en una costumbre argentina.

El 25 de mayo de 1905, en el barrio de Recoleta, que no tenía los límites precisos de hoy, un grupo de muchachos de humilde condición social decidió fundar un club.

Entre los entusiastas jóvenes estaban José Viviani (1er. presidente); César, Julio y José Pianarolli; Santos Aliverti; José Roggerone; Carlos Garbagnati; Roque Jaureguiberry, y el changador Andrés Meraggia.

El azar se alió a la naciente institución en la forma de una fija que le dieron a Meraggia: el caballo Gay Simon correría en el hipódromo nacional y no podía perder. Los muchachos juntaron plata y jugaron cinco boletos. Gay Simon ganó y pagó un suculento dividendo de 89 pesos por boleto a ganador.

Los fundadores del club cobraron 445 pesos, una fortuna para esa época, que se utilizaron para adquirir equipos deportivos, pelotas, infladores y otros elementos. Como señal de agradecimiento, le pusieron a la entidad, que hoy cumple un siglo de vida, el nombre del stud del dueño del caballo salvador: Platense. También sus colores se convirtieron en los oficiales de la flamante institución: blanco y marrón.

La primera sede estuvo ubicada en Callao 2058, el domicilio de Garbagnati, aunque muchas veces las reuniones se realizaban en la carbonería de Aliverti, en la calle Posadas 1515.

Con la idea de concretar la afiliación a la Asociación Argentina de Football, comenzaron con la búsqueda de un predio donde construir una cancha.

Alrededor de 1908 obtuvo del municipio la concesión precaria de un terreno en Manuela Pedraza y Blandengues, lugar bajo e inundable.

El agua y el barro que se acumulaban en el predio dieron lugar al nacimiento del mote de los calamares. Una vez que tuvo cancha propia el paso siguiente de Platense fue la afiliación a la Asociación, en la cual militó y obtuvo el ascenso a primera división en 1912.

Cinco años después inauguró la emblemática cancha de Manuela Pedraza y Cramer, que además poseía el único velódromo que existía en la Capital; allí estuvo hasta 1971.

Mientras tanto, lentamente, Platense fue creciendo, y en 1931 la llegada del profesionalismo lo encontró con 1300 socios, la misma cantidad que por entonces tenían Vélez y Atlanta.

Los primeros años del fútbol rentado no brindaron a Platense grandes alegrías, pero tampoco sobresaltos con el descenso.

Sólo en 1949 realizó una campaña elogiable al compartir el segundo puesto con River -que ganó el desempate-, a seis puntos del campeón, Racing.

El equipo estuvo integrado entre otros por Julio Cozzi, Santiago Vernazza, Antonio Báez y Vicente Sayago, goleador histórico del club, con 75 tantos.

En 1954 escaló al cuarto puesto, a 12 puntos del campeón Boca, pero al año siguiente tuvo su primera amargura, ya que descendió a primera B.

En 1961, el gran Amadeo Labruna culminó su prolongada carrera en primera B con dos partidos en Platense.

Retornó a primera en 1964, como subcampeón de Lanús. En 1967, de la mano de Angel Labruna, ahora como DT, llegó a la semifinal del Metropolitano, instancia en la que fue eliminado por Estudiantes de La Plata por 4 a 3, en un emocionante partido que se disputó en la cancha de Boca.

En 1971 sufrió una doble pérdida: descendió a primera B y debió dejar la cancha de Manuela Pedraza. Seis años le demandó regresar a primera (1977) y ocho volver a tener cancha propia, por primera vez fuera de la Capital.

El 22 de julio de 1979, con un empate sin goles frente a Gimnasia y Esgrima La Plata, inauguró su actual estadio, ubicado en Zufriategui y Liniers, en Vicente López.

A partir de su vuelta a primera, comenzó una serie de angustiosas salvaciones del descenso que fueron casi legendarias en el fútbol argentino.

La más dramática y recordada se produjo en 1976, en la cancha de San Lorenzo, frente a Lanús, cuando tras igualar sin tantos desempataron por tiros penales. Hicieron falta 22 ejecuciones para que finalmente el Calamar se impusiera por 8 a 7.

El héroe de ese día fue el arquero Omar Miguelucci, que atajó cuatro penales e inauguró la serie de salvaciones, hasta que en 1999 se cortó la racha y bajó a la B Nacional junto a Huracán. Otro escalón descendió en 2001, ya que pasó a militar en la primera B.

Más allá de estos avatares, en las 54 temporadas que Platense participó de la máxima categoría contó con jugadores de la talla de Julio Cozzi, Santiago Vernazza, Antonio Báez, Vicente Sayago, Jorge Maldonado, Rubén Sosa, Manuel Guidice, Enrique Topini, Roberto Cabral, Ernesto Ulrich, Juan Carlos Piriz, Carlos Bulla, Eduardo Anzarda y Carlos Alfaro Moreno.

Hoy, con el espíritu del Polaco Goyeneche, su hincha más recordado, se realizarán los festejos. Dos caravanas que partirán desde Manuela Pedraza y Cramer y desde Galván y Crisólogo Larralde, donde está el predio deportivo, confluirán en Zufriategui 2021. Allí, a las 17.45, se agasajará a las glorias del club, y a partir de las 18 Platense, hoy en la primera B, jugará ante un equipo alternativo de Racing. A las 19, se enfrentarán las glorias de la entidad, y se cerrará la jornada con fuegos artificiales para iluminar 100 años de pasión por el fútbol. .

Por Luis Botto Para LA NACION
TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo