Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nadia Michel: Algo que decir

Después de las circunstancias vividas en forma personal y también con su equipo, el AXN Nike, en el Raid Adventure World Championship realizado en nuestra Patagonia, la deportista entrerriana rompe el silencio y aclara puntos que, a su criterio, no quedaron muy claros en las decisiones de los jurados de aquella competencia

Viernes 03 de junio de 2005
SEGUIR
LA NACION

El Mundial de Aventura realizado en la Argentina entre noviembre y diciembre últimos, que mostró a los dos equipos locales en actuaciones extraordinarias, no terminó de la mejor forma para uno de ellos. Porque mientras Corredor Andino Neuquentur se quedó celebrando el sexto lugar, el team AXN Nike, que llegó cuarto, sufrió dos golpes seguidos en los días siguientes a la exigencia.

Primero, la desclasificación por no haber pasado en conjunto por uno de los últimos PC de la prueba, y después, un informe en la página oficial del Raid que indicaba que la integrante femenina del equipo, Nadia Michel, había dado positivo en el control antidoping.

Lejos de acatar las medidas, el equipo (integrado, además, por Gustavo Muñoz, el Gurí Aznarez y el Mono Soria) protestó ambas, ya que se sintió "perjudicado" por decisiones que consideraron "arbitrarias" y que los tuvieron como directos involucrados.

Nadia Michel sufrió en forma directa las dos determinaciones, pero entendió que no podía quedarse de brazos cruzados ante lo que consideró "la injusticia más grande que le haya tocado vivir" en su corta campaña deportiva. A la vuelta de los hechos y mientras intenta dejar atrás la bronca para reemplazarla por su habitual optimismo, tiene cosas para decir...

–¿Cuándo se enteraron de la desclasificación?

–Nos avisaron de la desclasificación un día después de nuestra llegada en la cuarta posición. Nos argumentaron que no habíamos pasado juntos por el PC 41, lo cual es verdad. Pero en vez de darnos una penalización de media hora, nos desclasificaron. Ni siquiera nos avisaron del problema en el PC 42, dado que ya sabían que no lo habíamos pasado. En definitiva: nos correspondía una penalización de 30 minutos porque nosotros sí pasamos por el PC 41, sólo que no lo hicimos juntos.

–Al argumentarles eso, ¿qué dijeron los jueces?

–No hubo forma de revertir nada. Les dijimos que si no nos querían aplicar los 30 minutos, nos pongan un recargo de 6 horas, que fue lo que tardamos en ir del PC 40 al PC 42 y el doble de tiempo que hubiésemos tardado en volver del PC 42 al 41. O sea, pensamos que la falta cometida debía ser penalizada con tiempo. Ni siquiera esas horas de recargo hubiesen modificado nuestro cuarto lugar. Después nos enteramos que los dos equipos franceses que iban detrás nuestro nunca encontraron el PC 41 y decidieron abandonar la carrera y ellos hoy figuran entre los diez primeros y nosotros, que hicimos toda la carrera, figuramos últimos...

–Después apareció tu problema con el control antidoping...

–Del doping nos enteramos tres meses después, por Internet. Jamás nos dijeron qué sustancia fue la encontrada. Vale aclarar que ellos se rigen por el reglamento olímpico, pero los procedimientos para juntar las muestras dejan bastante que desear. Además, los resultados deben estar listos a la semana siguiente de la carrera y es muy raro que aparezcan tres meses después y lo publiquen primero por Internet y sin decir qué sustancia encontraron.

–¿Cómo te manejaste a partir de entonces en ese tema?

–No pude hacer nada. Hacer algo sería poner un abogado en Francia y eso es imposible.

–¿Cómo está hoy la causa?

–La causa no existe, porque nunca hicimos nada. Eso sería echar más leña al fuego y realmente queremos olvidar todo esto. Sentimos que nos trataron mal. Nosotros fuimos a todas las carreras clasificatorias, fuimos sus mejores clientes y realmente no nos tenían ni en cuenta. Cuando vimos que ellos no escuchaban nuestros argumentos y nos dimos cuenta que lo único que querían era sacarnos (había dos teams con nuestro sponsor entre los cinco primeros y ningún equipo francés) tuvimos que recurrir a las apuradas a un abogado para que nos ayudara... fue todo muy desagradable.

–¿Qué sensación les queda después de todo?

–Hoy seguimos juntos, con el mismo equipo y tranquilos pero arrepentidos de haber permitido que se arme ese escándalo, no queremos ni acordarnos de aquello. Ya es historia pasada y no hay nada que hacer. Fue todo un disparate. La vida continúa y habrá más carreras. Nosotros estamos con la conciencia tranquila.

Te puede interesar