Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reúnen valiosas piezas literarias anteriores al siglo XIX

El Fondo Antiguo de la Compañía de Jesús en la Argentina incluye 15 mil obras

SEGUIR
LA NACION
Lunes 06 de junio de 2005

"Queremos que el libro sea algo vivo, que se estudie y se investigue sobre él; que este material nos siga diciendo cosas." El padre Martín Morales habla con entusiasmo del Fondo Antiguo de la Compañía de Jesús en la Argentina, que comprende 15.000 obras manuscritas e impresas anteriores al siglo XIX.

Ese conjunto estaba disperso en casas de los jesuitas por el país. Con esfuerzo se lo juntó y concentró en el Colegio del Salvador, donde se sumará a otros 45.000 libros que comprenden la biblioteca de la institución.

La idea es que las obras estén al alcance de los investigadores y del público en general, y que esa histórica manzana de los jesuitas se convierta en un activo centro cultural, con música, representaciones teatrales y conferencias.

Un libro del doctor Benjamin Franklin, parte del acervo recuperado
Un libro del doctor Benjamin Franklin, parte del acervo recuperado. Foto: Ricardo Pristupluk

Morales, un sacerdote argentino que desde hace 10 años dirige el Instituto de Historia de la Compañía de Jesús en Roma, destaca el valor de ese patrimonio, que se quiere poner a punto, como se está restaurando la vieja iglesia del Salvador.

Estado precario

Muchos de los libros estaban en estado precario. El Instituto Italo-Latinoamericano dio su apoyo para instalar en el Colegio del Salvador un laboratorio único en la Argentina para la conservación y restauración de libros y documentos en papel. Allí se están formando especialistas, en seminarios dictados por docentes italianos.

Entre las piezas significativas del Fondo se cuenta un ejemplar original de los "Ejercicios espirituales", de San Ignacio de Loyola, impreso en Roma en 1548. Es uno de los cinco que hay en el mundo y cuenta como valioso añadido con una inscripción manuscrita del padre Polanco, secretario del fundador de la Compañía.

Hay importantes volúmenes impresos en las misiones jesuíticas del Río de la Plata con tipografías construidas por los mismos misioneros. Por ejemplo, un manual de sacramentos que sumaba al latín el idioma guaraní, 250 años del Concilio Vaticano II, que favoreció el uso de los idiomas vernáculos en la liturgia.

Catecismo en guaraní

Hay un libro de "Sermones y exemplos en lengua guaraní", escrito en 1727 en el pueblo de San Javier por Nicolás Yapuguay, hijo de un cacique. Del mismo autor se conserva una explicación del catecismo en guaraní, bajo la dirección del padre Paulo Restivo, italiano, impreso en el pueblo de Santa María la Mayor en 1724.

Historiador de carrera, Morales piensa que en la Argentina, por experiencias dolorosas, a veces se ha querido olvidar con la ilusión de empezar de nuevo, hacer borrón y cuenta nueva. Hay que mirar para adelante, con optimismo y esperanza, dice, pero basados sobre la memoria, sabiendo de dónde venimos y quiénes somos.

Morales quiere reeditar la experiencia de los jesuitas, donde la cultura está en la frontera del cambio social: "Muchos de estos libros estaban en medio de la selva". Morales acaba de dictar un seminario de dos semanas sobre "Leyenda negra y leyenda blanca de la Compañía de Jesús".

En la entrevista con LA NACION lo acompaña Elva Roulet, ex vicegobernadora de Buenos Aires y directiva del Instituto de Cultura Indígena Argentina, que asistió al curso e integra una fundación que moviliza Amelia Lacerca para preservar el acervo de los jesuitas y apoyar este nuevo emprendimiento cultural. Otros socios fundadores son María Einaudi, Paolo Sabatini y señora, José María Poirier, Susana Mitjans de Closa, Guillermo Moreno Hueyo y José Luis Ortiz.

El lanzamiento del proyecto se realizó recientemente en la embajada de Italia.

Te puede interesar