Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Deportiva

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La última pelea de Tyson

Deportiva

Iron Mike abandonó anoche en su combate ante el irlandés Kevin McBride; "No puedo mentirme más, es simplemente mi fin", dijo el boxeador

 
 

WASHINGTON.- La leyenda de Mike Tyson, el púgil que desde que llegó al mundo del boxeo causó sensación en todos los aspectos, alcanzó el final de su carrera después de ser humillado por un modesto púgil irlandés llamado Kevin McBride.

"No puedo hacerlo más (...). No puedo mentirme más. Es simplemente mi fin. Este es mi fin. Termino aquí", dijo Tyson tras la pelea.

Tyson cayó por tercera vez en sus cuatro peleas más recientes, las tres por la vía del nocáut y la retirada y una vez más las fuerzas se le agotaron en forma dramática a medida que transcurrían los asaltos.

McBride puede pasar a la historia por ser el último púgil que peleó contra "Iron" Mike y al que obligó a retirarse después de finalizar el sexto asalto del combate programado a 10 y ante la frustración de cerca de 16.000 aficionados que llegaron al MCI Center con la esperanza de ver resurgir al boxeador que durante más de una década fue el "terror" en el cuadrilátero.

Antes del desenlace, el ex campeón golpeó deliberadamente con la cabeza a McBride, como una reacción instintiva de impotencia de ver como el triunfo que buscaba era imposible de conseguir.

"No voy a faltarle al respeto a este deporte, perdiendo contra boxeadores de este calibre".

El ex campeón del mundo a partir del quinto asalto se había quedado a merced de los golpes y mejor boxeo de McBride, que comprobó que Tyson no tenía ningún tipo de energía y se fue a la lona con un simple empujón que le dio el púgil irlandés.

La imagen de un Tyson sentado, con su cabeza metida entre la primera y la segunda cuerda, fue patética, para luego tardar varios segundos en reaccionar y poder incorporarse con el convencimiento que había llegado el final.

Tyson caminó lento hacia su esquina, se sentó y cuando el árbitro de la pelea, Joe Cortez, lo fue a ver para revisarlo, los preparadores del ex campeón del mundo le dijeron que todo había concluido, no iba a salir para el séptimo asalto.

McBride, también sentado en su esquina, vio cómo Cortez le levantaba el brazo, declarándole vencedor para comenzar la celebración, que era observada con una mirada impávida de Tyson.

"Pude haber continuado, pero pensé que me estaban dando una paliza", reconoció Tyson. "No creo que vaya a continuar en esto".

Tyson ganaba por 57-55 en las anotaciones de dos jueces, y estaba atrás por el mismo margen en la del tercero. Pero el rumbo de la pelea había cambiado.

McBride había tomado el controly todo hacía indicar que a medida que avanzasen los asaltos el grado de castigo y paliza para Tyson hubiese sido brutal y sin sentido.

"Estoy peleando por pagar las deudas y no quiero seguir haciendo más esto", declaró el ex campeón. De la bolsa recibida, tuvo que entregar dos millones de dólares a sus acreedores, pagar impuestos a su ex esposa, que se llevo 750.000, para quedarse con sólo 250.000.

Tyson, que cumplirá 39 años el próximo 30 de junio, después de felicitar a McBride, dijo que había llegado la hora de preocuparse de su vida, pero en otra dirección y sin ser ya nunca más "Iron" Mike. .

Agencias EFE y ANSA
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner