Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La felicidad de ser útil y honrar al periodismo

Sábado 25 de junio de 2005

Tiene 28 años, es periodista y si bien es consciente de que no puede cambiar el mundo, lo intenta a su manera. Mariano García forma parte del Programa de Participación Juvenil (dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación) y se dedica a crear revistas, que cuentan con un staff especial: chicos creativos que viven en villas.

La que le lleva más tiempo, Realidad Escrita, es fruto del taller de periodismo que él dicta en la Escuela Nº 25 Bandera Argentina, a pocos metros de la Villa 31 de Retiro. “Vamos por el cuarto número y los chicos (de quinto y séptimo grado) están entusiasmadísimos. El abanico de temas por tratar es muy amplio, pero el problema de la discriminación es una constante. Es que ellos conviven con dos tipos de discriminación: la del resto de la ciudad hacia ellos y la que existe entre sectores dentro de la villa. La pica entre bolivianos y paraguayos, por ejemplo, es un clásico.”

Uno de los objetivos de este programa es prevenir el delito reduciendo las condiciones de riesgo social, con eje en la participación de los adolescentes y jóvenes. “Acá no pretendemos que estos chicos sean periodistas. Por el momento los ayudamos a desarrollar conductas que honren la vida, a buscar metas en el marco legítimo de la convivencia. Instalar en ellos el sentido de la pertenencia, de identidad, y garantizar su derecho de elección”, explica García, el profe, en una de las pausas del taller.

"Hay mucho por hacer", dice el periodista, y se dedica a editar publicaciones con chicos de villas
"Hay mucho por hacer", dice el periodista, y se dedica a editar publicaciones con chicos de villas. Foto: Mariana Araujo

Veinte chicos (la mayoría, mujeres) lo rodean, le preguntan, le muestran sus textos y dibujos. Alexis, un paraguayo de 12 años, se despacha con su nueva historieta y deja a todos con la boca abierta. Oshin, una boliviana menuda, comenta orgullosa que es especialista en cuentos, y Cinthia lo mismo con las noticias, especialmente las referidas al Vaticano. “Al principio no me animaba a tratar ciertos temas, como el sida, la droga, el abuso de menores o los embarazos prematuros. Pero ellos me fueron llevando, es una realidad que lamentablemente viven de cerca, así que no podíamos pasarlo por alto en la revista.”

García está de novio con una profesora de artes plásticas, que también participa ayudando con el diseño de la revista. Vive en Boedo, pasa largas horas frente a la computadora y, cuando no está en una imprenta o trabajando en sus proyectos, disfruta viendo una película o jugando al basquet. “Suelo levantarme bien temprano, pero los días varían bastante ya que trabajo en puntos distantes. Ahora estamos por sacar el primer número de Roma Informa, una revista parecida, pero que surge del barrio Los Perales, en Ciudad Oculta. También voy periódicamente a Lugano, donde funciona el Centro Cultural Saladillo. Ahí estamos haciendo una importante campaña para prevenir el sida. Así que mucho tiempo no me sobra. Lo importante es que disfruto de mi trabajo, me siento útil y vivo entusiasmado. Eso me alcanza para ser feliz.”

García exprés

Tema: “La idea de erradicar la villa es un tema que preocupa mucho, y los chicos se expresan. Tienen miedo y, por sobre todas las cosas, se indignan cuando los señalan como usurpadores o delincuentes. Son 4000 familias, el barrio ya tiene 60 años y existen lazos sociales. Es muy delicado”.

Pares: “A la mayoría le interesa especialmente las noticias que tienen que ver con los menores. Pero no necesariamente tienen que ser pobres. Ahora están empecinados con el proyecto de un puente peatonal en la avenida Antártida Argentina, ya que es muy ancha para cruzar y se producen muchos accidentes”.

Futuro: “Acá el largo plazo es difícil. Uno sólo espera que a fin de año sigamos todos, e intentar canalizar vocaciones. El 90% de esta villa va a la escuela primaria, pero el secundario lo termina sólo el 10%. Hay mucho por hacer ¿no?”

Flavia Fernández

Te puede interesar