Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Devoción a la Rosa Mística en Mendoza

Menos fieles en un culto desautorizado por la Iglesia Católica

Cultura

Aun así, asistieron ayer 15 mil personas

MENDOZA.- Pese a que los milagros que se le atribuyen no son reconocidos como auténticos por la Iglesia de Mendoza, la imagen de la Virgen María Rosa Mística, venerada en una modesta casa del barrio Victoria del departamento de Las Heras, congregó ayer a unos 15.000 devotos. La cifra, sin embargo, es sensiblemente menor que la que se registró en otras oportunidades, en que llegó a picos de 30.000 creyentes.

En un gesto conciliador, el arzobispado de Mendoza ofreció ayer a los fieles contención por medio de la administración de los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía, que se oficiaron en la capilla de Nuestra Señora de Fátima, a unas diez cuadras del lugar de veneración. Además, envió a tres sacerdotes para dialogar con la gente e invitarla a acercarse a las iglesias de la zona donde el padre Sergio Buenanueva, vocero del arzobispado de Mendoza, dijo a LA NACION que, con esas acciones, "hemos iniciado un camino de acompañamiento a los fieles que nos da esperanza para que los devotos reflexionen y continúen la comprensión de las orientaciones pastorales que dio el arzobispo".

Centro de peregrinación

El lugar de la controversia es la casa de Manuel Yanzón, un albañil de 52 años, que desde hace 5 años es un centro de peregrinación de fieles atraídos por la supuesta experiencia religiosa de este hombre. El dice que el 27 de julio de 2000 se le apareció la Rosa Mística y lo curó de la pérdida de audición y de problemas motrices que padecía como consecuencia de un accidente de tránsito.

Desde entonces, el 27 de cada mes se leen supuestos mensajes de la Virgen y desfilan miles de personas -mayoritariamente mujeres mayores de 40 años y de clase media baja- que padecen problemas de salud o de trabajo, y otras agradecidas por los beneficios recibidos.

El 14 de este mes, el arzobispo de Mendoza, José María Arancibia, difundió un documento en el que la Iglesia desaconseja el culto de la Rosa Mística. Sin embargo, no hubo ayer gestos de malestar con la Iglesia por parte de los coordinadores del centro de veneración, aunque algunos fieles disienten con el documento, según pudo constatar LA NACION. Nélida Cárdenas, por ejemplo, dijo a este cronista: "Lo único que le pido al obispo es que venga y vea las manifestaciones de la Virgen para que terminen las discusiones. Cuando él venga, va a creer". Margarita Quiroga agregó: "Respeto mucho lo que dicen el obispo y los sacerdotes porque ellos están en el sendero de Dios, pero vengo aquí porque la Virgen me ha llamado y me gustaría que sus mensajes lleguen a todos".

Elida Viliatto de Luján opinó: "El arzobispado tendría que ser más accesible, porque toda esta gente, así como cree en la Virgen cree en Dios y debemos estar unidos". La mujer dijo "haber visto algo especial similar a la silueta de la Virgen en dirección al sol" y ahora espera su mediación por la "salud de todos y por mi hijo que se quedó sin trabajo". Dora Ana Méndolas, que fue con su madre en silla de ruedas, señaló que su experiencia la convirtió. "El 27 de diciembre vine porque estaba muy mal por una enfermedad en mi pierna izquierda y al día siguiente pude ir a trabajar sin ningún dolor. Con el tiempo la Iglesia va a ser una convencida de que aquí tenemos a alguien que nos escucha."

Laicos de la arquidiócesis distribuyeron en el lugar copias del documento del arzobispado, pero no hubo reacciones de los allegados a Yanzón. Incluso el periodista de TV José Domínguez Palazzini, devoto de María Rosa Mística, dijo por los altoparlantes del lugar: "Respetuosamente damos la bienvenida a la gente del arzobispado y agradecemos su colaboración". Palazzini asegura que gracias a la Rosa Mística salvó su vida amenazada por un cáncer de colon, e invoca a la Virgen en cada apertura de su programa "Verdad y opinión", que se emite por la TV de cable local.

Hasta hace pocos meses Yanzón se presentaba en público durante el rezo del Rosario, pero tras los cuestionamientos del arzobispado se llamó a silencio. Su lugar lo ocupan algunos de sus colaboradores. Uno de ellos, Jorge Reynoso, quien ayer guió el rezo del Rosario, dijo a LA NACION que Yanzón "tomó las indicaciones del arzobispado con desazón porque a él le gustaría estar entre la gente. Ahora está encerrado en su casa y no quiere hablar con los periodistas". Agregó que "pese a todo veo en la gente que no hay bronca, sino serenidad".

La organización del sitio de veneración fue perfeccionándose en los últimos años al punto de que ayer trabajaron cerca de 12 voluntarios para ordenar a los peregrinos. Además, la municipalidad de Las Heras asignó dos ambulancias y una camioneta de Defensa Civil, e instaló 8 baños químicos. .

Sergio Dimaría
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou