Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Cosas de chicos, de la TV al teatro

Espectáculos

Hoy, "Chiquititas", en el Gran Rex; en julio, "Cebollitas" y "Las tres Marías".

"Dos saltitos para adelante, cuatro palmas para atrás, con tres gritos enchufate, vuelta entera y a empezar...!", enseña "Chufa chon", el himno-baile de "Chiquititas".

No es tan popular como "el corazón hecho agujeritos" que el año último inundó disquerías y radios, pero la canción se abre paso anunciando el próximo desembarco del elenco de la telenovela de Telefé en el teatro Gran Rex.

Hoy, a las 17.30, comienza la temporada teatral con "Lo nuevo de Chiquititas". Mañana habrá dos funciones, que se repetirán el siguiente fin de semana. Cuando comiencen las vacaciones de invierno se realizarán dos funciones diarias. El debut se adelanta a "Cebollitas" y "Las tres Marías, con mucho amor", las otras obras nacidas en la televisión que llegan al teatro.

Ambas puestas comienzan el 5 del mes próximo, con funciones sólo los fines de semana hasta el comienzo de las vacaciones.

Romina Yan, Agustina Cherri y el grupo de chicos que protagoniza desde agosto de 1995 uno de los mayores éxitos de Telefé, son de la partida. Fernán Mirás y Guido Kaczka, los galanes de la tira, no forman parte del elenco. Hilda Bernard y Alberto Fernández de Rosa sí se pusieron a las órdenes de Cris Morena, autora, productora general y directora del espectáculo.

Cris Morena y Carlos Nilson son los autores de todos los temas musicales de la obra, que ya se editaron en CD. José Luis Masa (reconocido director publicitario y responsable de "Cybersix" y "El arcángel") es el encargado de los efectos visuales y la dirección de video.

El desglose artístico confirma la fidelidad de Telefé a un negocio de proporciones que se retroalimenta: tevé, teatro y un profuso merchandising (negocio publicitario) conforman las patas de este fenómeno, que el año último invadió la calle Corrientes. Para sus hacedores, la obra no necesita más promoción que la que le ofrece su canal de origen. Las entradas (de 25, 20 y 15 pesos) ya están a la venta y frente a la boletería hay un desfile incesante de padres dispuestos a conseguir una buena ubicación para que sus chicos vean en vivo a los protagonistas de la tira.

Quienes compran las entradas son, en su mayoría, reincidentes. Ya vieron el año último la versión teatral de "Chiquititas" y quedaron "muy conformes". Por eso vuelven, y de paso suman a algún pariente, convencidos de que vale la pena. Fidelidad del público, entonces, que no espera más de lo que vio.

Hasta las "sorpresas" dejaron de serlo y ya saben que, si un niño asiste a la función el día de su cumpleaños, tiene la posibilidad de subir al escenario y de recibir un regalo al final de la función.

Sutilezas

Los responsables de "Chiquititas" prefieren no conceder entrevistas. Apuestan, para presentarse a la prensa, a un discurso new age.

"Tu mente es tu verdadero yo:tu verdadero ser. Hay millones de posibilidades en la naturaleza, en los elementos, en el ser humano y fuera de él, y aparecen cuando el hombre mira y aprende a usar esta fuerza de la naturaleza y de sí mismo", dice la gacetilla distribuida por Telefé, firmada por todo el elenco de la obra y que tiene el estilo inconfundible de Cris Morena.

No como seguidora de Louise Hay, sino en su rol de "productora de éxitos", es indudable que Cris Morena es la responsable de que la aceptación de "Chiquititas" continúe sin síntomas de desfallecimiento. Distintas versiones aseguran que fue precisamente la esposa de Gustavo Yanquelevich (gerente de contenidos de Telefé) y madre de Romina Yan, quien se ocupó de cambiar "Chiquititas" en diciembre del año último , cuando "Modelos", en Canal 9, amenazaba con sacarle el liderazgo. Durante el verano, Cris Morena decidió un golpe de timón que incluyó el cambio de guionistas y la incorporación de Patricia Maldonado, la autora de "Grande, pa".

Sin cambiar la esencia del programa (Belén sigue siendo una suerte de madre sustituta de huérfanos, capaz de cualquier sacrificio por ellos), se sacaron los personajes más polémicos y los diálogos que erizaban a padres cuidadosos del mensaje que reciben sus hijos.

Agustina Cherri, crecida en la ficción y la realidad, ya tiene conflictos adolescentes y recibe besos apenas más tibios que Andrea del Boca. Como toda heroína de telenovela que se precie, estuvo ciega y compite por el amor de un joven con su hermana postiza.

Multiplicada así la trama, atrapa a púberes y niños. "Chiquititas" suma audiencia y gana en su franja horaria (a las seis de la tarde) desde hace dos años. Las vacaciones de verano dieron un respiro a la pantalla, que fue aprovechado por Telefé para poner en el aire un producto similar, protagonizado por "chiquititos".

El negocio continúa

"¡La hinchada ya lo grita: "Cebollitas" en figuritas!", insiste la publicidad que se emite durante el programa ídem. El CD de "Cebollitas" se editó en febrero.

En cambio el merchandising de remeras y gorritas no fue licitado, es "trucho" y debe ser tomado "como un reconocimiento de la gente al programa", según le explicaron en Telefé a Enrique Torres cuando fue a preguntar por qué nadie lo había consultado por la comercialización de la marca. El álbum de figuritas, el CD y la obra, en cambio, son iniciativas de Telefé.

Torres y Daniel Dátola son los autores del programa de televisión y de la obra de teatro que se verá en el Opera a partir del 5 de julio los fines de semana, y tendrá funciones diarias a partir del 19 del mismo mes.

"No hay un traslado del programa al teatro, se trata de una obra hecha especialmente que contiene la esencia de lo que es la ideología "Cebollitas", a saber: que en la vida hay que crecer y no agrandarse, que hay que hacer pasos para adelante y que ser segundo también es importante. En la obra hay canciones, pero no se trata de una sucesion de canciones coreografiadas", explica Torres, más que satisfecho por la repercusión del programa. No termina de entender cómo la cronista no vio a Diego Maradona entrenando para las cámaras del mundo con la gorra del programa. Dalma Nerea, que forma parte del elenco, también irá al teatro. Y Maradona siempre se reconoció como un padre fanático.

En la tira como en el teatro, el fútbol es el leitmotiv. En el escenario habrá, entonces, una cancha para que los protagonistas puedan "jugar el juego que mejor juegan". Vestuarios, botines y camisetas transpiradas hacen, según Torres, que "los varones tengan una excusa no vergonzante para ver la tira". Las canciones de este programa de Telefé llevan la firma, también, de Cris Morena.

Las Trillizas de Oro, que trabajan en ATC, deben apostar a otros autores. Desembarcarán también en la calle Corrientes y durante las vacaciones de invierno darán dos funciones por día en el Teatro Astros. Con entradas de 20, 15 y 10 pesos esperan colmar las 750 plateas de la sala.

Vacaciones mediantes, julio es el mes de los chicos. Para ellos se despliega una impresionante batería de atracciones no siempre aptas para los bolsillos paternos. "Chiquititas", "Cebollitas" y "Las tres Marías" cuentan, para atraer al público, con el indudable respaldo de la televisión, generadora incansable de éxitos fugaces.

Disparatados cuentos para reírse y pensar

Hay muchas formas de narrar. Roberto Vega propone un encuentro con juegos de palabras, adivinanzas, coplas, poesías y cuentos de la mano de dos actrices narradoras que, con mucho encanto y humor, se disputan el espacio, hacen travesuras, o simplemente comparten por turnos la tarea de contar y de ilustrar con la acción y algún detalle de vestuario lo que la otra dice.

El espectáculo apuesta a chicos inteligentes y que prestan atención al texto, y es realmente muy grato escuchar la respuesta en las risas inmediatas de los espectadores más jóvenes, que a veces descubren antes que los mayores la picardía traviesa en alguna vuelta de tuerca de una copla o un retruécano.

Sin transiciones

Los cuentos populares, con reyes y princesas, son una especie de síntesis de varias versiones que andan por ahí, como también el del sapo vanidoso, tal vez el menos convincente.

Se podría señalar que los enlaces no siempre son armónicos y que en algunos casos se pasa de una narración a otra con un "bueno", como para decir "ya está". Esto se siente al final del poema sobre las lágrimas, que concluye con una especie de dardo directo al corazón sobre el hambre de los niños. Parece que el autor no supo cómo salir y simplemente se fue y cambió de clima un poco bruscamente.

Pero, en general, la función va transitando placenteramente por una especie de plato fuerte de textos cortos y largos, con deleite y concentración del público, además de equilibrio escénico.

Tanto, que fue muy bien recibida la reacción de una de las actrices, quien cuando (¿puede entenderse?) sonó el timbre de un teléfono celular en la primera fila de la platea, le dijo amable, pero claramente, a la señora responsable del molesto sonido: "Apague su teléfono".

Gratos, refrescantes y coherentes, los "Relatos casi disparatados", además de entretener, rescatan para chicos y grandes el riquísimo acerbo de la literatura que se disfruta, porque divierte, intriga o emociona. .

Marisa Quiroga Ruth Mehl
TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaCristina KirchnerLey de abastecimientoTorneo Primera División