Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una muestra de fotos de víctimas de Cromagnon

La exposición está organizada por varios de los familiares

Lunes 18 de julio de 2005

Impactan esas fotos, simples, ajenas y cotidianas, mezcladas con otras profesionales, capturadas en momentos de furia, dolor y protesta espontánea. Los mensajes que los acompañan profundizan la sensación y dejan adivinar los sueños truncos de sus protagonistas, una de las principales intenciones de la primera muestra de fotos de víctimas de la tragedia en República Cromagnon.

La exposición denominada "Vidas robadas, sueños en marcha" está organizada por los familiares y amigos de las víctimas del incendio de la disco de Once, fue abierta al público el 6 de este mes y se extenderá hasta el 24, en la Sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación, en Corrientes 1543.

"La muestra nace del deseo de que todos podamos conocer sus caras, sus ojos y sus sonrisas. Y hasta quizá poder adivinar en ellas parte de sus sueños y esperanzas. Hay historias y sueños individuales detrás de los fríos números. La elección de las fotos fue durísima y muy emotiva", explicó Diego Rozengardt, de 26 años, economista y hermano de Julián, de 18 años, uno de los 193 muertos en la tragedia.

Los ídolos, los sueños, los amigos y los proyectos de los que ya no están
Los ídolos, los sueños, los amigos y los proyectos de los que ya no están. Foto: Soledad Aznarez

Cuarenta familias eligieron qué y cómo realizar el collage de fotos amateurs de sus deudos, que hacen un repaso de sus vidas en forma fugaz, alternadas con las profesionales tomas fotográficas que cuelgan en las paredes.

Envuelto en la funda de su bajo, en uno de los paneles, se puede ver a Federico González, de 18 años, en pleno ensayo con sus amigos, o a Liz de Olivera, de 17, con la remera de Callejeros, en su viaje de egresados a Córdoba, un mes antes del mortal recital de su grupo favorito. O ver esas mismas sonrisas cuando eran bebes.

"La muestra es muy buena. Me causa dolor, soy madre, a mis hijos les gusta el rocanrol y esto les pudo haber pasado a ellos y a cualquiera", dijo Lilia Varela, de 45 años, ama de casa, ante una foto que retrata a los padres de las víctimas en la primera marcha desde Once hasta Plaza de Mayo.

La exposición fue pensada para ser itinerante: a fin de mes se trasladará a La Pampa y a Villa Gesell: También ya la pidieron de varios colegios secundarios de la Capital y del partido de La Matanza, donde murieron muchos chicos que estaban en el recital.

"Están buenas las fotos y el sentido de la exposición, sirve para que la gente tome más conciencia de lo que pasó", dijo Fernando Sánchez, de 25 años, empleado.

Había dejado para el final el vistazo a la imagen que obliga a los visitantes al silencio y a la reflexión: las zapatillas renegridas e impares que dibujan siluetas que ya no están.

Sin honorarios

Voceros del Ministerio del Interior confirmaron a LA NACION que el Gobierno frenó el pago de los honorarios a los letrados de las víctimas de Cromagnon, una suma fijada en hasta 38.000 pesos, por las discusiones que provocó. Un eje de debate era si les correspondía cobrar a los abogados de las familias de los fallecidos o también a los de los sobrevivientes. En otra resolución, el ministerio impondría la primera posición y reduciría el monto mencionado.

Te puede interesar