Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El balance de los primeros siete meses: el mayor índice de conflictividad desde 1991

Ya hubo más paros docentes que en los últimos 14 años

Cultura

Las 173 huelgas de maestros de este año son el 40% de todas las medidas de fuerza en el país

El dato es inquietante: en la primera mitad de este año escolar, los maestros de escuelas públicas de todo el país hicieron más paros que en los últimos 14 años.

Así lo detalla un informe del Centro de Estudios Nueva Mayoría que, además, señala que entre marzo último y el martes pasado se efectuó en la Argentina un total de 173 paros docentes, cuatro veces más que en todo el año último.

Las cifras completan un escenario educativo en conflicto en el país. Mientras en trece provincias los alumnos ya perdieron más días de clase que en 2004, los docentes bonaerenses y el gobierno provincial mantienen un enfrentamiento que va subiendo en intensidad y se aleja de una resolución. En ese distrito, casi 3,5 millones de chicos ya perdieron diez días de clase.

En tanto, los paros de los maestros representan el 40% de las 437 medidas de fuerza que este año concretaron distintos sectores gremiales en el país. Se trata, así, del mayor índice de conflictividad docente en relación con todo el mapa gremial desde 1980.

El estudio precisa que, desde ese año, los maestros efectuaron 1887 huelgas (el 18,6% del total de los 10.145 paros que realizaron las distintas organizaciones sindicales). Si se traza un promedio anual, se verifica que desde hace 25 años los alumnos argentinos sufrieron 75 paros por año, es decir, una huelga cada cuatro días.

Consultado por LA NACION, el ministro de Educación, Daniel Filmus, prefirió no opinar. Fuentes del área intentaron relativizar la investigación. "Filmus no está de acuerdo con esas cifras. Le parece que es poco serio el estudio. No coincide con la realidad y no opinará", dijo un vocero.

Durante la semana última, Filmus había advertido que no se podrán evitar siempre los conflictos con los maestros de escuelas públicas. "La Argentina tiene que empezar a acostumbrarse a que no va a ser posible evitar siempre los conflictos docentes", había dicho.

Lo cierto es que el calendario escolar ya está comprometido. Los paros docentes afectaron el año lectivo en al menos 13 provincias, que no llegarán a cumplir con los 180 días de clases fijados por la ley 25.864.

El informe de Nueva Mayoría incluye una extensa tabla que detalla el número de huelgas "sufridas" por los alumnos durante los últimos 25 años. Según la nómina, los ciclos escolares más afectados fueron 1990, el primer año completo de la gestión del ex presidente Carlos Menem, con 244 paros. Y 1989, último año de la presidencia de Raúl Alfonsín, con 198 huelgas.

Luego se ubica el primer semestre de 2005, que presenta un panorama desalentador con 173 huelgas en las escuelas, cuando aún falta cumplir la mitad del ciclo lectivo, con conflictos en varias provincias.

El director del estudio, Eduardo Ovalles, dijo a LA NACION que solamente se tomaron en cuenta los paros o medidas de fuerza que afectaron las clases en las distintas provincias.

"No se contabilizaron los días en que los gremios llevaron adelante medidas de fuerza sin afectar la enseñanza de los chicos. En ese sentido, no se tomó en cuenta la carpa blanca (1997-1999), pues si bien fue el gran símbolo de la lucha por la educación, esos 1003 días no significaron una pérdida de jornadas escolares", señaló Ovalles.

El informe añade que en la segunda mitad de la década pasada -segundo gobierno de Menem- los paros docentes disminuyeron, en parte, porque fueron sustituidos por la carpa docente, registrando entonces sólo el 15% de la conflictividad laboral total.

Volver a la calle

Los dirigentes de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) también tomaron distancia del informe del Centro de Estudios Nueva Mayoría. "No es bueno aplicar la matemática para entender la problemática social de los docentes. Eso puede distorsionar la lucha y la realidad", sentenció Hugo Yasky, secretario general de la Ctera.

Para el dirigente gremial, la carpa blanca instalada frente al Congreso Nacional representó el pináculo de la protesta docente. "Se puede decir que esos años fueron los más conflictivos, junto con la etapa en que se sancionó la ley federal de educación. Ahora, tras trece años de estar en coma vegetativo, los maestros hemos vuelto a la calle a exigir mejoras laborales", señaló Yasky.

Precisamente, la semana última los docentes volvieron a exigir mejoras salariales y afectaron, con huelgas de 48 y 72 horas, el regreso a las clases -tras la finalización de las vacaciones de invierno- de unos cinco millones de alumnos de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, San Juan, Corrientes y Jujuy. Aunque en algunas jurisdicciones las medidas fueron suspendidas a la espera de ofertas salariales de los gobiernos provinciales, en otras los conflictos continúan y ya se han previsto nuevos paros. En Entre Ríos, los maestros harán a partir del miércoles un paro de 48 horas y otro la semana siguiente.

Para intentar destrabar los conflictos gremiales, hace diez días, el Consejo Federal de Educación (integrado por los ministros del área de todo el país) creó una comisión que la semana próxima deberá tener listo un plan de recuperación de los contenidos perdidos durante los días de huelga.

La idea fue bien recibida, en general, en las provincias. Pero la Ctera afirmó que en ningún momento fue convocada para discutir el tema en la comisión. "No entendemos por qué no nos convocaron. Los docentes son los encargados de programar y dictar las clases. Y serán quienes, en definitiva, aplicarán el plan de recuperación de contenidos", dijo Yasky.

Consultado por LA NACION, el doctor Mariano Narodowski, director del área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella, dijo: "El problema central es que las autoridades nacionales no previeron la magnitud del conflicto docente. Toda la estrategia del Gobierno estuvo focalizada en la sanción de la ley que fija los 180 días de clase", dijo el especialista.

Y concluyó: "Los problemas se pueden solucionar, pero no con una ley que mejore el presupuesto educativo recién en el año 2010, sino con una mayor inversión que se concrete, a más tardar, en 2007, porque cinco años en este país es mucho tiempo. De todas maneras, no significa que a mayor inversión los problemas desaparecen. Se deben realizar reformas estructurales que, por ahora, este gobierno no ha comenzado a concretar". .

Por Jesús A. Cornejo De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYConflicto en Medio OrienteLa pelea con los holdoutsEl derribo del avión de Malaysia Airlines