Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Chiquititas", un despliegue espectacular

Sábado 12 de julio de 1997

"Chiquititas". Libro: Cris Morena. Intérpretes: Hilda Bernard, Romina Yan, Alberto Fernández de Rosa y las niñas: A. Cherri, B. Estrabou, C. Bordonaba, D. Mastricchio, G. Mollo, M. Píccolo, N. Di Cello, P. López y los niños: D. Mesaglio, E. Castaño, G. Santa Cruz, N. Goldschmid y S. Stieben. Música de C. Giacomi y C. Nilson. Escenografía: S. Giustozzi. Vestuario: S. Pérez Amigo. Ambientación: C. Lecouna. Efectos y dirección de video: José Luis Masa. Coordinación artística : M. Divito. Dirección y producción general: Cris Morena. Gran Rex, a las 15 y 17.

El espectáculo podría llamarse "Las Chiquititas y los sueños", o "Los sueños de las Chiquititas", que no son nenas comunes, sino nenas que viven circunstancias especiales, de las que se evaden con sus fantasías. Ellas y ellos, los niños que también están allí.

Como en otros espectáculos surgidos de un programa de televisión, se dan muchos supuestos. Pero esta vez es más claro; el espectáculo se sustenta por sí mismo, con su despliegue de efectos y la cuidada presentación de la escenografía, las coreografías y el ritmo con que se suceden los cuadros.

Con un despliegue de movilidad impecable, las nenas y los nenes se suceden en sus bailes, sus juegos y sus canciones (aunque no se destacan precisamente por entonar ni afinar) y arman y desarman situaciones donde campean la inocencia, la picardía y una cierta cuota de erotismo que a veces los traslada abruptamente al mundo adulto.

Pero todo está muy bien medido y, especialmente, perfectamente sazonado con efectos especiales de categoría. Todo participa y es cómplice de una magia que se instala desde la primera escena.

Mención aparte corresponde para las escenografías, en colores suaves y bien gamados, que cambian espectacularmente para cada cuadro en un enorme despliegue creando verdaderos momentos de encantamiento para los espectadores.

En ese marco, las niñas y niños actores juegan y se mueven transmitiendo un disfrute que aligera el planteo de corazones con agujeritos.

La dificultad que podría señalarse a este espectáculo, sin baches en lo que se refiere a producción y realización artística, es precisamente que se mantiene en el mundo de la fantasía, donde todo vale y todo puede ser, pero no aporta elementos para que los personajes encuentren sus propios recursos para modificar su realidad, en lugar de evadirla, ni les ayuda a conocerse, excepto en lo que se refiere a sus emociones, que en algunos casos se homologan con las de hombres y mujeres adultos, aunque sutilmente.

Así, sería bueno que alguna vez una chiquitita, además de su corazón, descubriera los valores de su intelecto, de su espíritu y de sus destrezas.

De cualquier manera, los espectadores que vayan a verlas se encontrarán con una presentación de calidad y simpatía que dejará satisfechos sus sentidos.

Por Ruth Mehl

Para verVideos recomendados
El Intendente de San Miguel estuvo en LA NACION pm

El Intendente de San Miguel estuvo en LA NACION pm

Cómo medir la velocidad de tu conexión a Internet con tu celular

Cómo medir la velocidad de tu conexión a Internet con tu celular

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

De no creer: La guerra secreta del Papa y Macri

De no creer: La guerra secreta del Papa y Macri

Te puede interesar