Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Evolución

Rever Pass crece, se renueva y va por más

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 04 de agosto de 2005

Pablo Sönne, dueño de Rever Pass, tiene mucho de su marca y viceversa. Llega para la entrevista a su primer local totalmente renovado (el de Unicenter) con un look urbano/deportivo. Saco negro de corderoy y zapatillas tan blancas como modernas. Su aspecto atlético delata sus años de rugby, aunque hoy su vida se reparte entre la empresa que fundó hace 8 años y su familia.

Rever Pass, que nació con un solo local vinculado con el mundo del rugby y el surf, y evolucionó hacia un producto más urbano, está cambiando la imagen de sus 18 locales y en febrero espera cortar la cinta del Centro de Investigación y Desarrollo (su nueva planta industrial). La inversión total, 5 millones de pesos.

-¿Qué se viene con la nueva planta?

Sönne, una apuesta de 5 millones de pesos
Sönne, una apuesta de 5 millones de pesos. Foto: Marcelo Omar Gómez

-De las 500.000 prendas que hacemos actualmente vamos a pasar, en un corto plazo, a los 2.000.000. Lo más importante es poder incrementar el volumen, algo que nos permitirá ingresar en nuevas líneas y lograr un producto diferenciado. Además, tomar posicionamiento en las provincias y responder a la demanda internacional.

-¿Fabrican todo en la Argentina?

-La gran mayoría. Todavía existen muchas limitaciones en cuanto a la materia prima y el desarrollo de determinados productos. Por ejemplo, hacer una buena línea de ojotas acá resulta muy complicado; productos muy técnicos, también. Siempre doy como ejemplo las prendas con goretex. Hay muy pocas empresas que lo desarrollan acá y en muchos casos hay que traerlo de afuera. Es importante que el sector tenga un resguardo general para poder seguir creciendo y para estar en un nivel internacional.

-¿Renovarse era una prioridad?

-Con este local rediseñado, que se va plasmar en toda la cadena, nos sentimos satisfechos con la imagen. Después de muchos años logramos reunir tres conceptos: como forma, el cuadrado; como color, el colorado, y como diseño, la pantera.

-¿La imagen cuenta mucho?

-Uno primero se acerca a una vidriera porque algo le gusta, lo más importante es primero tener el llamador, un buen local. Después, buen producto, y finalmente un buen precio. Alcanzar esa concordancia entre imagen y producto permite diferenciarse. Más si se ataca un público de nivel superlativo, que ya no compra únicamente por precio, quieren sentirse diferentes y necesitan la satisfacción en ese aspecto. Es un buen desafío.

-¿Siguen las tendencias?

-Siempre estamos pendientes de la tendencia internacional, Europa y Estados Unidos, por ejemplo. Buscamos etnias nuevas, es divertido viajar por Costa Rica, Sudáfrica, Australia, e infinidad de lugares de donde surgen cosas realmente distintas, que se salen de la media y terminan siendo exitosas.

-¿A qué segmento se orienta Rever Pass?

-Está pensada para hombres de 14 a 30 años. Pero cada día recibo reclamos de chicos más chicos y se ve por los locales gente más grande.

-¿Habrá más diseños para la mujer?

-Esto se está concretando junto con la remodelación de los locales. Es probable que en un mediano o largo plazo terminemos lanzando una línea propia de mujer relacionada con Rever Pass, pero que tenga nombre propio. La ropa tendrá un estilo deportivo, con espíritu de aventura, pero con un toque femenino.

-La próxima colección...

-La ropa será más suelta y cómoda. Habrá telas rústicas, una línea de pantalones tipo bahianos, telas de camisería trabajadas con ratier (gráficos con relieve), estampas con escrituras, con una tendencia al monocolor. Seguiremos con la línea de surferos, con estampas y bordados. Tendrán mucha fuerza el celeste, rosa, amarillo suave, chocolate y morado. En cuanto a los jeans, serán simples, sueltos, con roturas y trabajos especiales.

Te puede interesar