Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Elección

Caja manual versus automática

Al volante

Además del modelo, tipo de motor y color del auto nuevo, los compradores argentinos tienen que tomar otra decisión importante

Luego de que fueron ahorrando peso sobre peso, por fin llegó el momento de comprar un vehículo. A la familia le tomó semanas decidir el modelo, el combustible y, por supuesto, el color del auto. La llegada al concesionario es una fiesta, ahí está el coche de sus sueños, el que costó tanto esfuerzo.

Luego de la charla amena con el vendedor, cafecito y gaseosas de por medio, éste, con una sonrisa, hace una pregunta que descoloca a los hasta allí decididos compradores: ¿con caja manual o automática?

La familia se mira entre sí, casi desolada, ya estaba todo planeado, pero faltaba un detalle, y no uno menor, sino uno que tiene mucha incidencia en la conducción de un vehículo. Todos piensan para sí: se abre una nueva ronda de negociaciones y ésta, con certeza, será larga.

Esta parodia, seguramente habrá sido real en varios hogares argentinos donde, hasta unos años atrás, casi no se tomaba en cuenta esa decisión. La caja era siempre manual, las automáticas eran lentas y le restaban picante al auto, además se gastaba mucho más combustible. Pero, con la moderna tecnología, las cajas automáticas ya se equiparan a las manuales en la entrega de performances y, además, brindan mucha más comodidad ya que, como muchos nos comentaron: "Es algo menos de qué ocuparse en el complicado tránsito ciudadano".

La preferencia de los argentinos siempre se inclinó hacia la transmisión manual (MT, también llamada sincrónica), pero consultados los importadores y fabricantes de nuestro país sobre este tema, todos coincidieron en destacar que si bien todavía continúa esa predilección, la tendencia poco a poco se va revirtiendo y la transmisión automática (AT) va ganando adeptos.

Además de la arraigada tradición, los adeptos a las MT se aferran al mismo argumento: tener el control del vehículo todo el tiempo, ya que permite decidir el momento exacto en el que se requiere un cambio de relación de engranaje, acción muy importante para los que gustan de la conducción deportiva, que en nuestro país son los más.

Otros motivos: no requieren tanto mantenimiento, es sencilla su utilización y se puede lograr un gasto menor de combustible.

Por otro lado, los entusiastas de la AT se aferran a las ventajas que ofrece este tipo de caja, sobre todo la principal: olvidarse del pedal de embrague (tan odiado por los que intentan aprender a manejar), sobre todo cuando el tránsito es tan intenso que obliga a constantes arranques y detenciones. Además, las modernas AT sólo consumen, aproximadamente, un 5% más que las MT, un argumento muy importante, ya que no es tan significativo el incremento del gasto en el combustible como antaño.

Como decíamos al principio, en estos tiempos los vehículos con AT no son menos veloces que los manuales; han avanzado mucho gracias a la aparición de sistemas de transmisión mixtos, en los que se conjugan las ventajas de los dos cambios.

Este es el caso del Tiptronic, dispositivo creado por Porsche (comercializado también por otras marcas, con distintos nombres: steptronic, autostick, impulsional o como quieran llamarlas), en el que el conductor puede elegir el sistema que más le interese en cada momento, en función de su estado de ánimo o del tránsito.

También hay que tener en cuenta que los avances de la tecnología permitieron cambios en la TM. Por ejemplo, en las modernas versiones se ha reemplazado la conexión mecánica del varillaje de la transmisión por motores eléctricos con sus respectivos cableados. Los alta gama deportivos usan un sistema muy similar a los de los vehículos de Fórmula 1, ya que traen palancas de mando detrás del volante, para hacer los cambios. Otra significativa evolución se advierte en el embrague, que ahora puede estar controlado por una minicomputadora, que determina, en forma automática, su aplicación en el momento de mover la palanca de cambios; por eso, en autos con este sistema, ha desaparecido el pedal de embrague.

Más avances

Por último, debemos recordar que hay vehículos en nuestro mercado, por ejemplo el Honda Fit, que introducen las Transmisiones Continuas Variables (CVT, por sus siglas en inglés), llamadas así por no tener definidas las relaciones de engranaje, que también significan una novedad y que pueden detreminar la competencia entre la AT y la MT.

Esta caja, con gestión electrónica, funciona midiendo todo cambio en la aceleración del motor, ya que esto modifica, en forma progresiva, la relación de transmisión y hace variar el diámetro de las poleas.

¿Cuál de estos sistema reinará en el futuro? Sería difícil aventurar una respuesta porque los ingenieros de las empresas siguen estudiando la forma de hacer la conducción más simple y placentera, pero sin dejar de tener en cuenta los gustos de los consumidores.

Volvamos a la familia. Generalizando (para que nadie se enoje), seguramente el papá y el hijo (los pisteritos de la familia) estarán tratando de convencer a la mamá y la hija (mucho más prácticas y menos interesadas en la velocidad, pero sí en el confort) sobre las bondades de la MT.

Ellos hablan, gesticulan y hasta imitan el sonido del motor para tratar de entusiasmarlas.

Ellas los miran incrédulas, niegan con la cabeza y también argumentan. Además, ante cada fundamento interponen un pero (porque siempre hay un pero).

¿A alguien le queda alguna duda respecto de quién ganará? .

Fernando Soraggi
TEMAS DE HOYCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresFondos públicosControl de la SUBEElecciones 2015