Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El recuerdo de la religiosa francesa

La monja que cuidó a un hijo de Videla

Política

Léonie Duquet crió en Castelar, junto con otras compañeras, a Alejandro, que padecía problemas mentales

Pocas cosas sorprenden tanto como la paradoja. Léonie Duquet, la monja francesa secuestrada y asesinada por la dictadura militar de la que se hallaron los restos en un cementerio de General Lavalle , cuidaba junto con su compañera Alice Domon a Alejandro, tercer hijo de Jorge Rafael Videla que padecía problemas mentales.

El dato ya es conocido. Apareció develado en el libro El dictador, una biografía de Videla escrita por María Seoane y Vicente Muleiro. Pero no deja de sorprender.

Las dos monjas francesas no sólo eran conocidas de la familia Videla, sino que cuidaron al hijo con problemas del ex dictador.

Así lo relató desde Francia a LA NACION LINE Jean-Pierre Lhande, presidente de la Asociación de Familiares y Allegados de los Desaparecidos Franceses.

La congregación de las Misiones Extranjeras, a la que pertenecían tanto Duquet como Domon, cuidaron a Alejandro en un hogar para niños con problemas en Morón, antes de que fuera internado en la colonia Montes de Oca, en Torres, a 12 kilómetros de Luján, el 28 de marzo de 1964.

"La congregación, que fue creada en Francia por una monja argentina, la madre Dolores, crió al hijo mogólico de Videla", advirtió Lhande. Y al instante reaccionó. "El era presidente cuando desaparecieron las monjas y no hizo absolutamente nada. Estas monjas le criaron a su hijo durante años".

Lhande, un argentino que tuvo a su hermano desaparecido y luego preso, recordó que Léonie desapareció en Ramos Mejía, y que allí también trabajaba para un cura que era primo político de Videla, el padre Ismael Calcagno, traduciendo el catecismo.

"Videla en aquel tiempo fue contactado por nuestra asociación y se olvidó de que esta monja había cuidado a su hijo y que era la secretaria de su primo", sentenció.

Pero también hubo otra persona que recordó la terrible coincidencia. Quien fue la madre superiora de la congregación en aquel momento y compañera de ambas religiosas desaparecidas, Thérèsa Logerot, también trajo el recuerdo en diálogo con LA NACION LINE.

"Era un hogar de niños diferenciados", contó desde Francia. Según su relato, tanto Domon como Duquet fueron allí a trabajar y conocieron al niño, pero también se lamentó por la actuación de Videla: "Nada hizo por ellas".

Alejandro murió el 1 de junio de 1971 a causa de un edema de pulmón provocado por una insuficiencia cardíaca. Todavía no había cumplido 20 años.

Anteayer, con la noticia de la aparición de los restos de Léonie, tanto Lhande como Logerot habían expresado la satisfacción de que finalmente se llegara a la verdad. Pero después de 28 años no pudieron dejar atrás el dolor de recordar esta terrible paradoja.

mveron@lanacion.com.ar.

Por Mariana Verón De la Redacción de LA NACION LINE
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015