Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los obligaron

Brandazza y De Aduriz: el SEP7IMO cambio

SEGUIR
LA NACION
Jueves 01 de septiembre de 2005

Manuel Brandazza entró en Godoy Cruz 1776 -el local de Brandazza de Aduriz-, caminó hasta el fondo, donde están los probadores, la mesa de corte y la computadora, y vio una nota firmada por su amigo-socio-tal para cual, Diego de Aduriz: Manú: ya visualicé la new coleccion y ¡es un escándalo! Es lo mejor ke hicimos hasta ahora. ¡Las españolas kedarán mudas!

Por acá también es posible que algún fashionista se quede mudo ante la cantidad de novedades que tienen De Aduriz y Brandazza. Como cuatro. Primera novedad: la firma Brandazza de Aduriz ya no existe más; siguen trabajando juntos con la misma estructura, pero de ahora en más se trata de la etiqueta SEP7IMO. Segunda: la fiesta flúo y de colores en general queda reservada para la obra plástica de De Aduriz; porque la primera colección de SEP7IMO es roja y negra, nada más. Tercera: los porteños podrán saber de qué se trata recién el Día de la Raza, porque justo hoy... a las 16 hora argentina y a las 21 hora española, SEP7IMO debutará en Madrid, en el Parque Ferial Juan Carlos I, en la pasarela LatinoAméricaFashion de la Semana Internacional de la Moda de Madrid (SIMM, uno de los mayores salones de indumentaria de Europa), junto con el brasileño André Lima, el mexicano León Felipe, el uruguayo Carlos Silveira y la colombiana Olga Piedrahita. Es la primera vez que América latina tiene un espacio propio.

Una cuarta novedad: la semana próxima, Brandazza y De Aduriz ya estarán en Nueva York inaugurando dos muestras colectivas de la galería porteña Belleza y Felicidad. Country I y II; una -el miércoles- en el consulado argentino en Nueva York y la otra -el sábado- en la Hogar Collection Art Gallery, en Brooklyn. Los que pasen por ahí (justo en los días de la Fashion Week) podrán ver "un dibujo diamantino con figuras suspendidas y muchos relatos dentro" y una instalación de De Aduriz y desfiles-retrospectiva de estos cinco años de trabajo como Brandazza de Aduriz.

Los diseñadores-artistas: desfile en España y muestras en Nueva York
Los diseñadores-artistas: desfile en España y muestras en Nueva York. Foto: Hernán Zenteno

"Cambiamos el nombre Brandazza de Aduriz por SEP7IMO porque, entre otras cosas, preferimos guardarnos nuestros nombres para nosotros", explica Brandazza. Y sigue De Aduriz: "Queremos corrernos a un lado como imagen. Que el trabajo no remita a un diseñador, sino sólo a una idea, a una configuración".

-¿Cómo los eligieron desde Madrid?

M.B.: -Conocían nuestro trabajo, nos invitaron, aceptamos, y por ahora no sabemos mucho más.

-Ya no hay Teletubbies ni vestidos de princesa extraterrestre. Hay reminiscencias oscurantistas, góticas, ropa al cuerpo y la colección se llama El diablo me obligó. ¿A qué?

D.A: -A trabajar.

M:B: -A utilizar el rojo y el negro, los colores que nunca antes habíamos usado, y dio la casualidad que son los colores que no pueden usarse en metafísica.

D.A.: -Es el espectro de la luz vedado para los maestros ascendidos. Parece que hacemos un quiebre con lo anterior, pero no, porque esto puede leerse como una respuesta a, por ejemplo, la colección Metafísica: el reino de los ángeles.

M.B.: -Siempre con humor. En la ropa hay murcielaguitos que se ríen, como cosas sin sentido que tienen que ver con una especie de locura, como unos pantalones con ala de vampiro al costado, botones en bordados neuróticos y cantidad de cosas que asociamos con la obsesión, muy De Aduriz.

-Ahora montaron su taller en el local y lo llaman cocina...

D.A: -Es un intermezzo, una situación que quizá derive en otra cosa que no podemos definir. Estar acá nos sirve para verificar qué ocurre en el lugar, qué quiere la gente, que se vende, qué no. Hasta hace poco teníamos el taller en la Beca Kuitca y era más una clínica de obra; ahora podemos estar más en contacto con las ventas, la demanda, el público.

M.B: -Si Britney tiene un reality-show, nosotros también. Acá planeamos de todo, no sólo la colección: ahora estamos planeando una fiesta para la vuelta -vamos a hacer una por temporada-, Diego está organizando su editorial...

D.A.: -Quiero poner la poesía de moda.

M.B.: -... y empezamos con vestidos de novia: estamos armando una novia roja para noviembre. Además, tenemos muchas ganas de exportar. Desde que estamos acá le prestamos mucha atención a la ropa. Hubo una especie de parate durante un tiempo, que fue necesario para que surgiera algo nuevo. Siempre manteniendo el trabajo artesanal.

-Desde el año último su trabajo se expone en galerías de arte porteñas y gira por América latina en la muestra colectiva Civilización y Barbarie, curada por Sonia Becce, y en unos días se presentan como artistas plásticos en Nueva York. ¿Conclusiones de su paso por la Beca Kuitca?

M.B.: -Tanto el haber sido seleccionados como la clínica de obra que tuvimos durante un año y algo nos hizo dar cuenta de que estábamos haciendo un hecho artístico, con los desfiles en la calle, en un parque de diversiones, y el tipo de desfiles que presentábamos en Fashion Buenos Aires. En poco tiempo conocimos mucha gente del arte y aprendimos más del circuito. Pero también nos alejó un poco de la moda, desviándonos hacia el arte. Está bueno presentarse en galerías tanto como en la FBA. Cada cosa da algo diferente, no es lo mismo. Aunque nosotros presentamos lo mismo.

Te puede interesar