Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Servicios programados para viajar tranquilos

Deben realizarse de forma sistemática según las indicaciones del manual del usuario de cada modelo

Viernes 09 de septiembre de 2005

El mantenimiento periódico de los vehículos 0 km y usados debe realizarse en talleres especializados que ofrezcan garantía tanto por el trabajo como por los repuestos que utilizan.

Si bien existen diferentes tipos de talleres, cada vez más los vehículos están compuestos por sistemas que deben revisarse con maquinaria especializada para mantener sus cualidades originales.

Los locales están dispuestos de tal forma que en el mismo lugar se realiza el conjunto de pruebas necesarias con maquinaria de primera generación, donde se tiene en cuenta temas como aire acondicionado, calefacción, inyección electrónica en autos diesel o nafteros, frenos, lubricación, tren delantero y la mecánica general. Después de hacer este diagnóstico integral electrónico que tarda pocos minutos se entrega al usuario un informe escrito con el estado del vehículo y el presupuesto en caso de precisar algún arreglo o cambio.

Igualmente existen muchos locales que ofrecen a sus clientes una zona de espera con cafetería, televisión, revistas y hasta servicio de Internet y locutorio.

Los talleres que están a la vanguardia mantienen un historial sistematizado de cada rodado revisado, donde incluye las fallas, los arreglos, los repuestos usados y la garantía de cada trabajo. El valor de un diagnóstico integral varía según el taller, el modelo y la mano de obra, y parte desde los 60 pesos.

Además, si un vehículo sufre un desperfecto durante un recorrido existen talleres móviles que en la actualidad ofrecen la mayoría de las aseguradoras, incluidos en el seguro del automotor.

Cuando el dueño del vehículo realiza los controles adecuados, en el momento que decide venderlo seguramente va a conseguir el mejor precio por éste (ver recuadro).

En cuanto a la garantía de los vehículos 0 km es importante tener en cuenta que el usuario debe ceñirse a las inspecciones que indica el manual del rodado y realizarlas en los talleres habilitados por la empresa para tal fin.

Si el usuario aplica las indicaciones del manual conserva las prestaciones y características de seguridad propias del vehículo.

En los talleres habilitados, las herramientas utilizadas son especiales según las normas homologadas y los repuestos usados son siempre originales.

En cualquiera de los casos, los vehículos están en manos de los mecánicos, por eso es decisión de cada usuario decidir en quién deposita la seguridad propia y de su familia.

Listado: piezas y sistemas fundamentales para los vehículos

Una revisión general debe incluir:

Motor.

Niveles de fluidos de refrigeración, lubricación, dirección, la transmisión y los limpiacristales.

Sistema de frenos.

Correas, mangueras y sistema de refrigeración.

Tren delantero y trasero.

Suspensión y amortiguadores.

Alineación y balanceo.

Presión de los neumáticos.

Tenga en cuenta

En los 0 km realizar los mantenimientos programados para no perder la garantía.

Al finalizar la cobertura de la garantía realizar una revisión preventiva al rodado cada 8000 km.

Conocer los servicios de posventa.

Pedir presupuesto del trabajo y los repuestos.

Controles: diagnósticos mecánicos que ayudan a prevenir dolores de cabeza

Antes de adquirir un usado realice una revisión completa. Hay empresas que hacen el servicio a domicilio (entre 100 y 150 pesos) y otras que ofrecen a los socios el servicio de revisión mecánica gratuita tanto del rodado a la venta como a la compra.

Según una estadística realizada por Estudio CIA, sobre 2000 casos de vehículos dispuestos para la venta en Buenos Aires, el 62% no fue adquirido debido al resultado de la inspección mecánica.

Sobre este total, el 88% no adquirió el auto debido a que el costo de reparación superaba el 10% del valor que le pedían por el vehículo.

Los puntos con mayores problemas en los vehículos revisados fueron el motor y la caja de cambios, con un 98%, y los daños serios en la carrocería y estructura, con un 83 por ciento.

Otros problemas se encontraron en el tren delantero, deterioros en los neumáticos, fallas de electrónica en los componentes de seguridad como airbags, ABS y control de tracción.

Gastos: el mantenimiento

Si va a comprar un vehículo como herramienta de trabajo hay que tener en cuenta estos gastos:

Cantidad de combustible que consume el vehículo.

El seguro del vehículo.

El impuesto de patente.

Gastos como neumáticos, reparaciones o lavado.

Valor de los repuestos.

Patricia Osuna Gutiérrez

Te puede interesar