Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Cine / Polémicas

Chicos de pelicula

Revista

Hollywood sigue siendo una usina de niños actores. Muchos de ellos, cuando crecen, quedan en el camino; otros, a fuerza de talento, superan el peso de la fama y hacen carrera

Por   | LA NACION

Filmar es mi vida, y no me faltan compañeros de juegos mientras hago una película. Sólo me siento triste cuando termino de rodar y tengo que despedirme de todas las personas maravillosas que conocí", confiesa Dakota Fanning, la niña estrella de Hollywood que con tan sólo siete años consiguió una nominación a los premios Oscar como mejor actriz de reparto por su papel en Mi nombre es Sam. Tres años después, la pequeña gran actriz, que ya compartió cartel con Tom Cruise en la Guerra de los mundos, con Denzel Washington en Hombre en llamas y Robert De Niro en Mente siniestra, no sólo es tema recurrente en los medios de comunicación por sus trabajos en la pantalla grande, sino que se ha convertido en objeto de discusiones que se centran en su futuro.

Según una publicación reciente del Corriere della Sera, psicólogos y asociaciones se preguntan si la heredera de Jodie Foster soportará el peso del éxito o seguirá el camino del pobre angelito Macaulay Culkin.

Se sabe que el cine y la tele adoran a los chicos. Y las publicidades protagonizadas por los bajitos son más recordadas gracias a sus morisquetas. Hoy, nuestra televisión es una buena muestra de que las ingenuidades de los bajitos (a veces espontáneas, otras guionadas) pueden asegurar buenos puntos de rating. Esto no es nuevo: los pequeños siempre tuvieron las puertas abiertas a todos los medios; eso sí, muy pocos son los que logran mantenerse cuando pegan el estirón, porque aun en estos tiempos crecer parece irremediable y entonces las posibilidades de mantenerse son menores.

El director Steven Spielberg está convencido de que si Haley Joel Osment no hubiese existido, él jamás habría podido filmar Inteligencia Artificial. Este es sólo uno de los tantos elogios que el nene de Sexto sentido recibió a » lo largo de su corta pero intensa carrera. "Una de las cosas más importantes que me dijo mi padre es que actuar es creer, que tienen que creer lo que te está ocurriendo en la escena, y si lo consigues, eso le llega al espectador", ha dicho Haley, cuya carrera es celosamente supervisada por su progenitor. El actor Eugene Osment dejó de lado sus ambiciones artísticas para dedicarse al niño prodigio, que desde hace dos años no filma ni participa en programa de televisión alguno. ¿Qué ocurrió con Haley? ¿Y con Mara Wilson (la dulce nena de Matilda y Papá por siempre)? ¿Qué pasará con Daniel Radcliffe, el eterno Harry Potter, cuando culmine la saga? ¿Qué le espera a Dakota? Son preguntas que día tras día los medios especializados, sobre todo los estadounidenses y británicos, se hacen. Y, por qué no, ¿qué ocurrirá con nuestro Rodrigo Noya, el Valentín de Alejandro Agresti?

Las comparaciones entre la child star, como la denominan a Dakota Fanning, y Haley no se hicieron esperar, pero rápidamente la representante de la niña, Cindy Osbrink, se hizo escuchar: "Su carrera no puede compararse con la de Haley Joel Osment, ni siquiera con la de Macaulay Culkin. Dakota es, sin duda, la heredera de Jodie Foster".

Una familia detrás

Los Fanning están decididos a que así sea. Detrás de todos los movimientos de la pequeña están papá (un ex vendedor de artículos electrónicos) y mamá (una tenista de clase C), que vislumbraron el talento de su hija cuando apenas tenía cinco años y la pusieron en manos de un preparador de nuevos talentos.

Es cierto que los niños brillan en la pantalla desde hace tiempo. Sólo basta recordar El pibe (1921), de Charles Chaplin, protagonizado por el travieso Jackie Coogan, más tarde conocido por todos como el Tío Lucas de Los Locos Addams; la muñequita de tirabuzones de la década del 30, Shirley Temple, la niña que bailaba, zapateaba, cantaba y enamoraba al público y a los estudios con su sonrisa y que le valió un Oscar cuando contaba 6 años, creado especialmente para ella.

La lista es larga, y por momentos roza el drama hollywoodense. Pero si muchas jóvenes estrellas quedaron en el olvido, otras superaron las adversidades del medio, como Drew Barrymore, la blonda niñita de ET, que tras pasar un infierno de drogas y alcohol volvió a ser parte de la meca.

Naturalidad y profesionalidad, eso es lo que se le pide a cada niño que pisa un set. Después de tres horas de rodaje, deben mantener la frescura y la osadía para ser capaces de hacer cualquier cosa. "Uno no puede obligar a un niño a llorar en una determinada escena. Si no pueden hacerlo, entonces hay que rodar sin las lágrimas", asegura Danny Boyle, el director de Trainspotting, que sorprendió recientemente con Millones, film protagonizado por Alex Etel, un chico de diez años cuya actuación fue considerada una de los mejores de la temporada.

El también cineasta Campbell Scott, que dirigió a Valentina de Angelis, de 13 años, en la cinta Off the Map, está convencido de que por lo general se intenta capturar el aspecto angelical en los pequeños, una característica difícil de encontrar. "Los niños deben ser lo suficientemente profesionales como para no querer irse a casa si algo les sale mal » -añade Scott-. En realidad, uno no quiere a un niño actor que sea perfecto y carezca de alma; aunque sean pequeños, uno busca personalidad y talento creativo."

En Hollywood, los productores, agentes y directores saben muy bien cuál puede ser el efecto de una buena película con un menor como protagonista, razón por la que salen a la búsqueda de niños que aún mantengan la habilidad de sorprenderse ante lo desconocido y cierto nivel de curiosidad, porque la mayoría de los chicos no cuentan con una preparación formal y se manejan con su instinto.

Meredith Fine, que representó a Haley Joel Osment, considera que actuar es como patinar sobre hielo: "Es necesaria cierta habilidad innata y saber mantener el equilibrio sobre los patines". El pequeño Etel, de Millones, fue descubierto en una escuela de Manchester y nunca antes había actuado: "No buscaba en realidad a un actor, me interesaba encontrar cierta inocencia, una simplicidad y belleza que te haga pensar que no estás viendo un trozo de arte comercial manipulado, que de eso se trata una película finalmente", subrayó Boyle.

El show debe continuar y día tras día nuevos chicos actores sorprenden y enamoran. Ahora es el turno del talentoso británico Freddie Highmore, el pequeño que interpretó a Peter, el inspirador de J. M. Barrie en Descubriendo el país de Nunca Jamás, al lado de Johnny Depp, que se deshizo en halagos: "Es un chico fantástico, capaz de lograr que la gente que lo mira quede atrapada por su encanto y su seguridad interpretativa". El propio Depp lo recomendó para la nueva aventura de Tim Burton, Charlie y la fábrica de chocolate, que también protagoniza. "Cuán natural y genuina es su actuación -comentó Burton-. Tiene la habilidad de transmitir emociones sin hablar o esforzarse demasiado."

Su carita ya comienza a ser familiar. Freddie Highmore, el pequeño británico, desembarcó en Hollywood con una prometedora carrera. Se sabe: este negocio puede ser muy gratificante, pero también muy cruel. La fama puede ser pasajera y el precio demasiado alto.

Para saber más
www.imdb.com
www.cinenacional.com

Apostillas

Clásicos

Jackie Coogan, El Pibe de Chaplin; Shirley Temple, la niña de los tirabuzones; Elizabeth Taylor, la pequeña de intensos ojos color violeta; la bella Natalie Wood; Mickey Rooney y Judy Garland, la famosa pareja de los años 30; Jodie Foster, Brooke Shields y Andrea Del Boca, un hito de nuestras pampas.

Chicos con suerte

Demostraron su talento de pequeños y siguieron trabajando tras dejar atrás la pubertad. Hoy ocupan un lugar de privilegio: Leonardo DiCaprio, Christina Ricci, Natalie Portman, Kirsten Dunst, Drew Barrymore, Elijah Wood y Anna Paquin (ganó un Oscar por El piano en 1993), entre otros.

Películas inolvidables

Varios títulos protagonizados por chicos pasaron a la historia; sin embargo, en muchos de estos casos hoy son pocos quienes recuerdan el nombre de los pequeños protagonistas. Por ejemplo, Ladrones de bicicletas, de Vittorio De Sica; Alemania año cero, de Roberto Rossellini; Los 400 golpes, de François Truffaut; Los olvidados, de Luis Buñuel; Mouchette, de Robert Bresson; Cero en conducta, de Jean Vigo; Sol ardiente, de Nikita Mikhalkov; Crónica de un niño solo, de Leonardo Favio, y más recientemente, La vida es bella, de Roberto Benigni, y Estación central, de Walter Salles.

Presiones familiares

Lic. Evangelina Grapsas

Si entendemos la actuación como un trabajo, es de esperarse que un niño no tenga el tiempo de desarrollo necesario para crecer y prepararse psíquicamente; es decir, entra en el mundo laboral de un modo anticipado.

El trabajo se relaciona con la vocación; es por tanto difícil suponer que un niño, por lo general, tenga una vocación decidida a temprana edad, y, aunque la tuviera, el paso a la actividad de mercado es una exigencia para la cual no cuenta aún con los recursos psíquicos suficientes. Estimulados por su grupo familiar, vemos muchas veces niños expuestos frente a cámaras de TV que miran la cara de sus padres con temor de defraudarlos.

Esto tiene consecuencias; la sobreadaptación a la que se someten dista mucho del juego, actividad por excelencia de los niños, dada la necesidad de elaboración inherente al desarrollo de los primeros años de vida. Vemos entonces conductas estereotipadas, imitativas, y hasta caritas angustiadas. No es lo mismo que un niño cante en casa o en el colegio a que sea expuesto en un medio desconocido o frente a un jurado o un público; esto excede la presión que un chico puede soportar, y que no se manifieste en lo inmediato no significa que el peso no se lleve a cuestas.

Muchos niños desean ayudar a sus padres, y cargan con sus frustraciones, sus sueños de ser famosos, de ganar dinero, de aparecer en una pantalla de TV o en el cine. ¿Podrán esperar a que sus hijos decidan por sí mismos? Es decir, a que evalúen por sí mismos el precio que deberán pagar por sus elecciones y luego decidir en consecuencia.

Psicoanalista, directora de psicologos y psiquiatras de buenosairesinfo@ppba.org.ar http://www.ppba.org.ar.

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015NarcotráficoMundial de Básquet