Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

BAAM

Buenos Aires Alta Moda

Moda y belleza

En su 23a. edición, pasarelas con día, noche, tendencias y originalidad

A continuación, la síntesis de los desfiles de la semana Buenos Aires Alta Moda, que por problemas técnicos fue omitida en el suplemento del jueves último.

Primer desfile de Buenos Aires Alta Moda, el de Piu, de Teresa Calandra (a beneficio de la Fundación Germán Sopeña), que trajo de Italia ropa para una "una mujer ultrachic que quiere estar perfecta las 24 horas". Lo étnico estuvo presente en cada pasada, con polleras como hit: estilo gipsy con mucho vuelo o con diseños del norte africano, para llevar con plataformas de yute. Además, chaquetas con vivos de pitón; batiks en seda plisada y un fuerte acento en los accesorios, como brazaletes, bolsos, collares, sombreros y donde no faltó la colección de anteojos. ¿Su paleta? Blanco y chocolate para combinar con turquesa o colorado.

A su turno, el sanjuanino Alejandro Parra llevó a la pasarela Fuerza Latina (más noche que día). Le puso música flamenca a un verano llamativo, lleno de volados, con algunos lunares; también a polleras con búlgaros brillantes y estampados Liberty. Además, propuestas de lujo oriental con polleras largas y cortas, pantalones con falda arriba, tops y corsets donde hicieron alianza una y otra vez el azul francia y el dorado pálido. Exótico.

Asimismo inspirada en tierras lejanas, con la música de los Balcanes de Goran Bregovic, Gloria López Sauqué continúa demostrando que el cuero puede ser tan versátil como la tela: le pone volados, flecos, plisados, lo frunce y también lo arruga a mano. Los tapados llegan con ruedos de líneas irregulares, como mordidos. Además, vestidos con entramados estilo hippie, bien artesanal. ¿Lo mejor? Las cazadoras, en camel y con faja trenzada ceñida a la cintura, de líneas simples y fáciles de usar.

Muy femenino, el verano de Fabián Kronenberg, de la mañana a la noche. A la oficina se puede llegar con sastrería con mangas transparentes o estilo Chanel. Para todo momento, babuchas con floripondios fucsias sobre blanco, o toda de blanco en broderie como una bahiana. Pantalones dorados de shantung o vestidos con babuchas para el cóctel. Y si hay fiesta, vestidos de satén vaporosos, con brillo y caída impecable. ¿Colores? A la carta: desde pasteles hasta colorado intenso, con bordados a mano.

Todo un arte... La primera presentación, en BAAM, de Flavia Martini a beneficio de la Asociación Amigos del Centro Cultural Recoleta. Es que convocó a nueve artistas plásticas (Carolina Antoniadis, Carla Benedetti, Karina El Azem, Tristana Macció, Marta Minujín, Marcela Mouján, Flavia Mihanovich, Leila Tschopp y Lorena Ventimiglia) para que intervinieran nueve prendas. Y varias desfilaron la suya, en una pasarela decorada con candelabros y pajareras llenas de flores. Minutos después, el verano de Martini. Impecable, romántico. Usó estampados propios, con temas florales que remiten a los papeles de decoración. Así pasaron polleras años 50, vestidos y sacos con sombrero de la misma tela (o no), que logran un estilo sofisticado y a la vez relajado. Más lánguidos, los vestidos de modal, tops lenceros y tejidos de punto. Para la fiesta, más vestidos, esta vez, lisos, de gasa y con corte imperio.

Con primera fila completa (Karina Rabolini, Evelyn Scheidl, Juan Santa Cruz, Juan Pons, Rosi y Angie Frías), Evangelina Bomparola dio el puntapié inicial del martes 6 con un desfile a beneficio de Esclerosis Múltiple Argentina. Lo suyo, para mujeres de 30 en adelante, para usar de la mañana a la noche (fiesta incluida). El juego de los opuestos (trajes de corte femenino con materiales masculinos como cool wool italiana tizada), la mezcla de texturas (tafetán de seda natural, encaje chantilly, crêpe georgette y tul de seda natural), y la combinación de prendas (como tops con volados combinados con pantalones clásicos, shorts o bermudas con sacos entallados) rompen con lo formal y agregan frescura a una colección impecable.

Más tarde, tormenta, relámpagos y un samurái haciendo una breve demostración de destreza..., prólogo de la colección de accesorios Co &Co: aros colgantes, cadenas, collares, anillos y brazaletes con juego de formas (redondas, rectangulares, grandes, medianas y pequeñas), en piedras, silicona, plata, cristal de Murano y cristal checo, con un marcado toque oriental.

Francisco Ayala juega con los extremos. Va de los colores lisos (como el naranja, fucsia, verde limón y el amarillo) a la conjunción de estampados. Desde vestidos corte imperio pasando por otros lánguidos y cortos hasta faldas con flecos de un metro de largo tejidas con rafia o cintas de lúrex. De lo simple a lo más elaborado (con bordados en piedras como el ónix, ámbar y cristales de roca Swarovski). Una colección amplia y dispersa.

Festejo de Adriana Costantini y sus 20 años en la moda. En su colección no falta nada. Trajes de baño (enteros, bikinis y trikinis), jeans gastados con toques metálicos o aplicaciones de strass. Sí al look safari, pero con estampados florales y tribales, en sepia y beige, y una sastrería desestructurada con muchas polleras. El blanco se hace fuerte en vestidos y conjuntos para la noche (en gasas plisadas, brocatos, shantung bordado y redes con paillettes). Bien comercial y pensada para todo tipo de mujeres.

Archetype abre la pasarela del miércoles 7. ¿Destinatarias? Mujeres muy femeninas que se sienten cómodas con una buena sastrería. Esta temporada se presenta con aires del Sahara, en tonos tierra, en lino con print geométricos de inspiración africana y detalles de pespuntes, con mucho accesorio y plataformas en madera. Se destacan los bermudas, las polleras tableadas a la rodilla y los soleros corte imperio. Una propuesta clásica que incluye una línea Chanel y otra de noche en gasas, ambas con brillo.

Amelia Sabán presentó el verano 06 de Ménage à Trois, algo así como Valentino y Chanel en Buenos Aires. Faldas tableadas, otras folk y chaquetas safari. Una propuesta con reminiscencias de las décadas del 60 y 70, para la mujer elegante y actual. Muy concurrido, a beneficio, como siempre, de la fundación del hospital Fernández, con Mirtha Legrand en primera fila. Las faldas, primeras en la lista. Todo, muy producido con cinturones de perlas que reiteró en toda la colección, además de anteojos y capelinas. Además de su versión Chanel en lúrex, lino y rafia, sumó un cóctel a puro volado y drapeado, y para la noche, vestidos cortos de gasa estampada. Tendencia internacional con excelente realización nacional.

Las flores de los jardines parisienses y la sensualidad de las playas de Fortaleza llevaron a Laurencio Adot a crear una colección impecable para una mujer romántica, con gran variedad de vestidos. Se destaca un elegante devorée en satén aplicado sobre tul de inspiración años 30. También chemises, strapless con drapeados y plisados, y otros en seda natural cortada a láser y bordada a mano, trabajos de macramé y strass. Trajo de vuelta el corte imperio con corpiño armado y faldas con mucho vuelo y volumen. Algo oriental, algo griego, sastrería entallada y novias chic. Variantes para estar espléndida.

Maureene Dinar le puso brillo a la pasarela del jueves 8. Ideal para quienes no quieren pasar inadvertidas, su colección Sentidos incluye diseños con mucha intervención. Los vestidos llegan con detalles de pétalos en escote y ruedo, y las faldas con volados y piedras bordadas. La línea casual, informal, pero sin perder el trabajo artesanal. ¿Lo más novedoso? Blazers de satén con estampas del Pato Lucas, la cara de Mick Jagger y otros con patch de colores. Los tonos, celeste, turquesa, verde, rosa, lila, coral, naranja, colorado, blanco y negro. Para animarse.

Daniel Hechter, para hombres, se llevó los aplausos de las mujeres. Más moderna que otros años, la etiqueta francesa plantea una colección para todas las edades. Incluye bermudas y pantalones cargo, sacos sports de lino para combinar con jeans y pantalones de gabardina. No pierden vigencia las camisas rayadas y con rombos, estampado que se repite en suéteres de hilo. Un detalle, el desfile comenzó y terminó con pasadas de Nacho Herrero (imagen de campaña). Las chicas, encantadas.

LKBA, by Leticia Carosella viste a mujeres cancheras a quienes les gustan las superposiciones y cierta reminiscencia de los años 70, algo marroquí y oriental. Polleras largas con volumen y bordadas, muchas superpuestas, algunas con pañuelos-faja, otras plisadas y sobrefaldas encima de chupines. Todo en tonos tierra y cemento, y estampas safaris. Un look para armar a gusto.

En su tercera colección de verano Judith Levy, diseñadora de Solo Ivanka, "a modo de homenaje" tomó elementos de diseñadores internacionales: algo de la lencería de John Galliano, lazos y grandes escotes de Valentino, plisados de Chanel. Y resultó una mujer desinhibida, con la figura bien marcada por cintos drapeados, mucha espalda descubierta y transparencias. Su casual wear se presenta en un mix de géneros, con el encaje como protagonista. Para animarse.

Después llegó Dorina Vidoni, con sus características líneas envolventes en telas mórbidas y prendas funcionales. Suma cortes geométricos y genera asimetrías en faldas, tops y vestidos. Estrena diseños en jacquard en tonos vibrantes, y sandalias de tientos de cuero. También sobresale la superposición, abullonados, drapeados y túnicas en un estilo Mediterráneo.

Elías Daghlawi, de Lody Lingerie, presentó su nueva línea de tiempo libre en algodón, bien teens, con estampados Liberty en dos y tres colores bordados. Además de su habitual propuesta de corsetería en encaje, puntilla y gasa bordada, que incluyó enaguas de seda natural.

Siempre teatral, esta vez con La vie en Rose, Verónica de la Canal se inspiró en la llamativa y glamorosa París de los clubes nocturnos, de 1900, con Nicole Neumann como protagonista del desfile. Muchísimos corsets y bordados, vestidos con cola, transparencias, tul drapeado y encaje, reservados sólo para una fiesta más de otra época.

Con 32 diseños (noche, cóctel y novias), Calandra-Hock estrenó la pasarela del martes 13. Su colección, Eternidad, se inspiró en "mujeres emblemáticas del siglo XX: desde Jackie Kennedy, Marilyn Monroe y Katharine Hepburn hasta Eva Perón, Tita Merello y la madre Teresa de Calcuta", cuentan sus diseñadores, Gustavo Calandra y Claudio Hock. Se traduce en una propuesta ecléctica que contempla looks modernos (túnicas sobre pantalones) y otros más clásicos (vestidos de shantung cortos o mix de corsets con maxifaldas). A todo color y en texturas livianas, como gasa, organza, satén, crêpe y tul.

A continuación, Van Domselaar hizo pie en la pasarela con una colección moderna y muy cuidada. ¿La propuesta? Tanto faldas indias y otras con guardas bordadas para llevar con musculosas o camisas quimono como strapless con detalles en piedras y lentejuelas. Negro, blanco, plata y dorado envejecido, los tonos que mejor la acompañan.

Una sala completa (quedó gente parada) le dio la bienvenida a Gabriel Lage, por primera vez en BAAM. Estampas, trabajos en patch, pinturas a mano, bordados y rebordados... Recursos que enriquecen esta propuesta atemporal para la noche.

Con banda de percusión en vivo y diseños para cuerpos reales (desfiló un grupo de clientas con Georgina Barbarossa incluida) Marisa Marana presentó propuestas para el día y la noche. Entre lo más casual, faldas paisanas con detalles bordados, trajes (pantalón y cazadoras) en linos rústicos y chaquetas en patch de estampados contrastan con lo más glamoroso: maxifaldas bordadas en piedras multicolores y otras con floripondios que brillan, en una paleta de colores bien estridente.

A beneficio de Make a Wish, llegó el verano de Nina Ricci, por Sylvie Burstin. Una colección romántica, para la noche y el cóctel, que se construye sobre la intervención de géneros (importados de Europa) que, superpuestos, crean texturas originales y ricas. Todo, para vestidos, polleras en todos los largos y sacos, que ganan movimiento con apliques en forma de hojas. También, estampados florales, lunares, búlgaros, lúrex, seda, satén, encaje y transparencias que insinúan. La paleta incluye desde blanco y negro hasta los colores más alegres, como el fucsia y amarillo, que también se combinan. Puro lujo francés.

Elegante y moderna a toda hora, la mujer de Max Mara propone una colección sobria, ponible y combinable, en la que se destaca el pantalón blanco en varias versiones (jean, algodón, gabardina, lino), para usar con trench lila o con sacos entallados con rayas multicolor o a lunares en la gama pastel. También, sastrería safari, con detalles como correas de cuero; flores en camisas de gasa o polleras de satén. Para la noche, vestidos negros ligeramente drapeados. ¿Los colores? Además de lila y blanco, los de temporada: chocolate, la gama de los beige, con aguamarina.

Y cuando bajaron las luces y sonó la música electrónica entraron las modelos vestidas por Claudio Cosano: Nicole Neumann, Pía Slapka, Dolores Trull, con actitud ganadora para ir a la fiesta. Cosano abandona los pronunciados tajos y escotes, y se inclina por las transparencias, que también llegan en color tierra con brillos. Recurre a las aberturas en el corsage, a los corsets drapeados y a las camisas de encaje con vivos de satén llenos de botones, que también lo adopta una novia que se anima a lo diferente.

Para esta temporada Ta Te Ti abrió el juego con colores pastel (propios de la firma) y estampados de colores más vivos. La firma infantil, de estilo clásico, propuso una colección de prendas urbanas y modernas que se llevan bien con las rayas, las flores y un universo de fantasía. La principal novedad de esta colección es que incluye trajes de baño, que son bien alegres.

COBERTURAS: Teresa Calandra, Alejandro Parra, Gloria López Sauqué, Fabián Kronenberg, Flavia Martini, Nina Ricci, Max Mara, Claudio Cosano y Ta Te Ti, Gabriela Cicero; Evangelina Bomparola, Co & Co, Francisco Ayala y Adriana Costantini, Andrea Salgueiro; Archetype, Ménage à Trois, Laurencio Adot, LKBA Leticia Carosella, Solo Ivanka, Dorina Vidoni, Lody Lingerie y Verónica de la Canal, Delia Alicia Piña; Maureene Dinar, Daniel Hechter, Calandra- Hock, Van Domselaar, Gabriel Lage y Marisa Marana, Paula Cipriani. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División