Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las ventas de discos, en crecimiento

De enero a agosto: más de 9 millones de placas

Jueves 29 de septiembre de 2005

Entre los sectores de mayor recuperación en los últimos tres años, las empresas discográficas aparecen como una de las áreas de mayor dinamismo. Las ventas de discos crecieron en los primeros ocho meses de este año poco más del 22 por ciento respecto de igual período de 2004. De enero a agosto de este año se vendieron 9.194.277 unidades, de los cuales 8.483.539 corresponden a CD, en tanto que 372.792 son ventas de DVD y casi 300.000, cassettes.

En un análisis de más largo plazo, las ventas de discos crecieron un 410 por ciento respecto de los primeros ocho meses de 2002, el punto más bajo de la toma hecha por la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas (Capif).

Estos incrementos nos remiten a un análisis de tono más estructural. En efecto, en la historia de la economía moderna, el papel de la industria del entretenimiento cumple un rol clave dentro de los diferentes procesos de recuperación económica. Vinculadas con el área de los servicios, las industrias discográficas muestran un importante efecto multiplicador sobre otros sectores económicos; como un verdadero impulsor de actividades de pequeña y gran escala.

En la Argentina, la industria del entretenimiento se comportó desde la crisis de diciembre de 2001 como un sector de impulso económico que arrastró a la suba a otros tan disímiles como el de la construcción y el de la fabricación de discos. Dinámico y con un empuje que contagió a otros sectores, el entretenimiento surgió como un remanso para una economía golpeada gravemente por una devaluación que afectó el ingreso real de la población acompañado por el virtual desmantelamiento de la industria nacional a raíz del esquema que tendió a favorecer la importación de bienes.

Así las cosas y apoyada por una actividad artística en permanente expansión, la Argentina mostró una precoz recuperación en las ventas de discos.

El aumento, por tercer año consecutivo, tuvo el impulso adicional de la comercialización de DVD, cuyas ventas aumentaron un 80 por ciento este año en relación con 2004. Una mirada sobre la venta de electrodomésticos mostró, asimismo, que los reproductores de DVD fueron las vedettes en materia de demanda en los primeros seis meses de este año.

En materia de CD, el incremento fue del 19,7 por ciento, es decir, prácticamente en línea con el crecimiento del sector.

Como un factor concurrente con esta suba aparece también la menor movilidad de los precios de los discos frente a los índices de precios. Por ejemplo, el precio promedio de los discos de las discográficas a los comercios aumentó entre 1999 y 2005 un 25 por ciento, en tanto que el índice de precios mayoristas lo hizo en un 141 por ciento.

Mientras tanto, la encuesta de la Cámara Argentina de Comercio  coincidió con este incremento. El sondeo que toma la opinión de 500 comercios minoristas reflejó que, en promedio, un 25 por ciento de los consultados previó incrementos en sus ventas, en tanto que casi el 60 por ciento predijo que la actividad en ventas no mostraría cambios. El 15 por ciento restante dijo esperar caídas en sus ventas.

Gusto por lo nacional

Mientras que Capif establece desde sus informes la existencia de cierto gusto del público por el material cantado en castellano, lo cual es razonable en vista de que es el idioma nacional, en los rankings no siempre queda claro. Para el cierre del período tomado, es decir, junio, las encuestas de ventas mostraron un gusto variado, aunque muy orientado hacia las compilaciones. Por ejemplo, para la primera quincena de junio, cinco de los diez primeros hacen música en castellano; en el segundo tramo de ese mes, seis fueron los que mantuvieron en alto el idioma.

Durante junio y los meses subsiguientes siguen teniendo una importante permanencia en los rankings el disco de "Floricienta y sus amigos" y los discos del grupo Bersuit Vergarabat.

Junto con la venta de discos de fabricación nacional se está restaurando la capacidad de venta de discos importados, aunque decididamente en pequeñas cantidades.

Tanto para Nicolás Pichersky, de Zival´s, como para Rubén Bondoni, de Notorious, los discos importados tienen diferencias de precios según su fuente de ingreso en el país. Cuando llega a través de sus proveedores, por ejemplo Zival´s, se sitúa a un precio que promedia los 55 pesos, en tanto que si proviene de un sello multinacional, sus precios se sitúan cerca del material más caro de origen nacional. Como es el caso de los discos de Blue Note, de EMI, cuyos precios en las góndolas se sitúan entre los 30 y los 35 pesos.

La música clásica

De todos modos, el mercado de los discos importados está dominado por la música clásica, cuyos vastísimos catálogos no son económicamente viables para ser producidos en la Argentina, y el jazz, que si bien tiene una demanda sostenida, una parte del material nuevo se está editando en el país.

Para algunas disquerías con cierta especialización, la venta de importados refleja casi un 10 por ciento del total, lo cual habla de un proceso que lentamente se expande a raíz de un dólar estable y salarios con tendencia a la suba, al menos para un sector de la sociedad.

Mientras se acerca el cierre del año, las discográficas siguen con buenos niveles de ventas, tanto en CD como en DVD, a pesar de la competencia desleal que establece la piratería.

Avanza la piratería

Las empresas discográficas no pierden oportunidad de mostrar su preocupación por el persistente avance de la piratería, un fenómeno que sólo en la Argentina representa el 55 por ciento del total de discos vendidos, y aunque el país está castigado por esta venta ilegal el resto de América latina muestra proporciones semejantes o mayores de piratería discográfica.

Así, mientras en Paraguay el 99 por ciento de los discos vendidos son piratas; en Perú, el 98; en Venezuela, el 80; en Colombia, el 71; en México, el 60; en Brasil, el 52, y en Chile, el 51 por ciento, es decir que en todos esos países la mayor parte del negocio de venta está en manos de los piratas.

Para el presidente de Universal, el mexicano Víctor González, la piratería refleja una competencia desleal desde todo punto de vista frente a aquellas voces que señalan que es una forma del mercado para reducir precios.

"Además de la evasión al fisco, desconocen los derechos del artista, y esto sólo para empezar", explicó el ejecutivo, que consideró que una forma de alentarla son los importantes mark up (ganancia) que tiene el sector.

Mientras que en Europa el mark up promedio es de un 30 o 35 por ciento, en América latina llega al 50 por ciento, lo que atenta contra la competitividad del negocio.

En otro orden, González desestimó que el mercado fuese hacia precios internacionales: "Aunque existen presiones para que llevemos los precios a nivel internacional, no lo haremos; sería frenar la recuperación". González señaló que se están llevando a cabo estrategias de reducción de precios.

Los sectores comprometidos trabajan en la construcción de sitios como ITunes y Napster para bajar música en forma legítima, lo que señala el comienzo de una nueva estrategia.

Por César Pradines Para LA NACION

Cifras y tendencias

Ventas: en los primeros ocho meses de este año se vendieron 9.194.277 unidades, un crecimiento de alrededor de un 22 por ciento respecto de igual período de 2003.

Piratería: el 55 por ciento del total de las ventas de discos es pirata.

Música digital: existen actualmente unos 300 sitios que ofrecen música para bajar de Internet en forma legítima.

Te puede interesar