Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Agricultura: innovación en Carlos Casares

Nuevas tecnologías en almacenamiento

Campo

La empresa Tomás Hermanos invirtió unos 400.000 dólares en la ampliación de su planta de acopio, que le permitirá realizar prelimpieza, separación de granos partidos y de tamaño mayor y segregación de semillas por forma y por peso

CARLOS CASARES.- Era uno de esos días en los que uno se lamenta por caminar en el campo sin colocarse botas de goma. Un manto de persistente lluvia de gotas medianas se asentó por largas horas en el noroeste de Buenos Aires.

De todos modos, cerca de 300 productores, contratistas y profesionales procuraban esquivar charcos y trataban de observar con atención las nuevas instalaciones de la planta de acopio de Tomás Hermanos a unos pocos kilómetros del centro de esta ciudad.

"La lluvia en el campo es generalmente bienvenida y es buen augurio para los nuevos emprendimientos. Hoy estamos inaugurando la ampliación, un sistema de mejoras del tratamiento de la semillas y de la capacidad de acopio de nuestra centenaria firma", comentó Raúl Tomás, presidente de la mencionada firma.

"En este mismo lugar, en el año 1946, un ciclón devastó un galpón que había aquí instalado. Por entonces, era un niño y me llamó la atención la celeridad con que se reconstruyó todo lo destruido", agregó Tomás, que además es presidente de la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Cereales.

Esa capacidad de acción parece no haberse diluido con el correr de los años. Con una inversión de unos 400.000 dólares en la ampliación y mejora del tratamiento de semillas, se proponen brindar un nuevo servicio a los productores. Las instalaciones fueron adquiridas en Londrina, Brasil, y las fabricó la firma Silomax de ese país.

Mayor servicio

"Con el mismo precio para los productores, que es actualmente de unos 14 dólares por cada bolsa de 50 kilos de semilla de soja, procuramos vender semillas uniformes, bajar el porcentaje de material quebrado de uno por ciento a la mitad y elevar el poder germinativo de 85 por ciento a 92", comentó Eduardo Aguirre, encargado de siembras propias del semillero de Tomás Hermanos.

Según comentaron los directivos de la firma, el objetivo a corto plazo es entregar a los productores una exacta y determinada cantidad de semillas de soja por bolsa de 50 kilos. "Este número permitirá a los productores saber con precisión la calidad de sus siembra y, por supuesto, disminuir costos", agregó Aguirre.

Hoy es frecuente que en materiales híbridos como el maíz y el girasol los productores compren bolsas con determinada cantidad de semillas. Todavía no es así en la soja en gran cantidad de casos.

La nueva planta de clasificación y tratamiento de semillas consta de los siguientes tramos: sistemas de prelimpieza, "silo pulmón", sistema que separa las semillas arriñonadas, ovaladas o con antracnosis, mesa vibradora, cinta transportadora y filtros, entre otros.

"El proceso tiene cuatro módulos de limpieza: prelimpieza, separación de granos partidos y de tamaño mayor, segregación de granos por forma y por peso específico. "El tablero de control permite poner en marcha todo el circuito simultáneamente, en forma parcial, o realizar by pass de un circuito", comentó Carlos Borla, vicepresidente de la compañía.

Borla tiene poco más de 40 años y es, además gerente general de Tomás Hermanos, e ingresó a la firma como contador recién graduado. Hoy es socio de la compañía familiar con un 30 por ciento de las acciones.

Llamó la atención que en su discurso de apertura e inauguración de la planta hiciera mención a que el verdadero motor de la empresa está dado por un concepto genérico y, a la vez, muy preciso: "pasión por lo que hacemos", dijo. Borla cuenta con posgrados en dirección de empresas.

Cabe apuntar que Tomás Hermanos tiene una capacidad de acopio de 370.000 toneladas, vende insumos por el valor de unos 30 millones de dólares, siembra unas 26.000 ha con productores asociados y su plantel estable es de 79 personas. "En los cultivos de soja trabajamos especialmente con Nidera, aunque también con Don Mario y Agriseed; en trigo, con Nidera, Buck y Klein", comentó Alvaro Tomás, directivo de la firma.

La zona de trabajo de Tomás Hermanos se asienta sobre el noroeste de la provincia de Buenos Aires, una región que ha crecido mucho desde el punto de vista agrícola. El número de hectáreas sembradas, especialmente con soja, ha reemplazado a la ganadería extensiva.

Cabe acotar también que esta extensa parte de la pradera hace un lustro y también algo menos recibió el implacable embate de fenomenales inundaciones. Catástrofes que fueron lentamente superadas por el tiempo, el esfuerzo y la aplicación de los modernos adelantos agronómicos

Panorama alentador

"Las inversiones de Tomás Hermanos están orientadas a mejorar sustancialmente el manejo de la semilla desde la cosecha trabajando con contratistas poseedores de máquinas de última tecnología (sistemas de trilla axiales), también instrumentando un sistema de trazabilidad que permita identificar el lote productor de cada grano que se procesa, así como ampliar la capacidad de almacenaje y manejo de bolsas facilitando su distribución", explicó Borla. Y agregó: "El proceso se realiza bajo normas IRAM 14.102 y desde hace 2 años se está abasteciendo a productores de la región, distribuidores nacionales y extranjeros".

Resulta alentador que algunas empresas estén invirtiendo en instalaciones mecánicas para la clasificación de semillas autógamas, un negocio que, como se sabe, no recibe las recompensas suficientes en regalías por la obtención de nuevas y superiores variedades. Además, Tomás Hermanos, con el apoyo de Nidera desarrolla una nueva variedad de soja transgénica (la RG 3604), que lleva su propia denominación. .

Por Angel Palermo Para LA NACION
TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina