Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los supermercados piden rebajar el IVA en alimentos

Alfredo Coto reflotó la idea que el Gobierno había descartado por su incierto efecto en los precios

Sábado 08 de octubre de 2005
SEGUIR
LA NACION

SALTA.- La voz áspera de Alfredo Coto sonó, entre irónica y suplicante: "¿Ustedes me quieren hacer pelear con Tyson?". El dueño de la cadena de supermercados Coto miraba a los periodistas y buscaba ser categórico: no quería contestar las críticas del presidente Néstor Kirchner hacia el sector por la inflación.

Su forma de responder fue otra: propuso reducir el IVA a los productos de la canasta básica de alimentos para evitar más alzas. "Es una alternativa. Se le pueden bajar unos puntitos al IVA. En México, por ejemplo, ese impuesto es en esos productos del 0 por ciento, y algo parecido pasa en España", dijo Coto, presidente de la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU) y del Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresario Argentino (IDEA), que hizo aquí uno de sus habituales encuentros.

En rigor, ya hay algunos alimentos básicos exentos de IVA, como pan común y leche sin aditivos (vitaminas y/o minerales), y otros con alícuota reducida, como carne vacuna, frutas, legumbres y hortalizas frescas. Kirchner había culpado esta semana a los supermercados por la inflación de septiembre del 1,2%. Los acusó de estar cartelizados, de remarcar precios y de intentar desestabilizarlo.

En Buenos Aires, una alta fuente del Ministerio de Economía no descartó ayer que se estudie una rebaja del IVA en alimentos si el empresariado formula una propuesta concreta, pero recordó que el año pasado se desestimó porque implicaba sacrificar $ 270 millones anuales de recaudación y los hombres de negocios no garantizaban una poda en los precios finales. Ahora se agrega otra contra: los productos pueden abaratarse en un principio, pero eso no soluciona el problema de la inflación y los valores con el tiempo pueden volver a subir, según la fuente.

El Precoloquio de Salta dejó una conclusión ambivalente: los precios preocupan a los empresarios, pero ninguno de ellos está dispuesto a sobrecalentar la campaña electoral. "Yo no voy a hablar de eso ahora, perdóneme. Si quiere, lo hablamos en tres semanas", se disculpó uno de ellos.

De ahí, los esfuerzos de Enrique Pescarmona, presidente de Impsa y de IDEA, por tranquilizar el ambiente durante la conferencia de prensa que compartió con Coto, el empresario vitivinícola Roberto Lavaqué y Ernesto Ferrer, director ejecutivo de IDEA. No fue fácil: Coto es un hombre brutalmente sincero y esa característica, que cualquier entorno juzgaría como virtud, no tiene tanto consenso en el mundo de los negocios.

"Yo estoy en una actividad bastante complicada, que está de moda", bromeó ayer el supermercadista, después de repasar con minuciosidad la copia de las declaraciones que él mismo había hecho por la mañana a una radio. "Está bien", se tranquilizó al instante. Había recibido la desgrabación de manos de su mujer, que lo acompaña a todos estos encuentros.

"¿Es cierto que están remarcando?", insistió LA NACION, y Pescarmona se apuró a intervenir: "Le voy a contestar yo. Yo no creo que estén remarcando, más allá de los aumentos que ya vienen en los productos. La competencia que hay es brutal. Si hay incrementos, es por muchas razones". Coto agregó: "No, para nada, no estamos remarcando, estamos controlados por Defensa de la Competencia. Hay acuerdos de precios en algunos sectores y tratamos de colaborar todo lo posible. Estamos todos preocupados por la inflación". Lavaqué fue más tajante: "Yo hablo como proveedor. Creo que la preocupación de los supermercados es por ver quién vende más barato. Nunca vi a nadie que se peleara por vender más caro. Ellos no generan inflación, de ninguna manera".

Los ejecutivos afirman que la inflación se explica por los aumentos estacionales. Por eso no quieren alarmar. Pescarmona, por ejemplo, cree que será este año de un 11%, pero que está dentro de lo previsto. Oscar Vicente, director de Petrobras, agregó que, en la medida en que crecieran la economía y la productividad, el indicador se reduciría el año próximo. Ferrer tampoco quiso explayarse sobre las palabras del Presidente: "No lo tomamos como una acusación. Pero se puede decir que es algo en lo que no tenemos control. Es un país democrático. Desde el último ciudadano hasta el Presidente pueden tener sus opiniones. No es una sola causa. Nuestra percepción es que no hay un proceso inflacionario. No vemos un rebrote, o a la gente pensando en sistemas de indexación. No estamos preocupados".

Una alta fuente de Economía reconoce que puede haber comercios minoristas que se abusen en la recomposición de sus márgenes, dañados tras la devaluación de 2002, pero admitió que esa acción no contradice la legislación antimonopolio. De todos modos, aclaró que no quería contraponerse al Presidente.

Pescarmona piensa que un poco de recalentamiento es natural en toda economía en crecimiento. "¿Qué es mejor: tener deflación, como en 1999, cuando no crecíamos?", se preguntó en la conferencia. "Es evidente que la Argentina está mejor. Aunque a la inflación hay que combatirla de cualquier modo", dijo. Tampoco se mostró preocupado por el pedido de responsabilidad y compromiso que les hizo en persona la primera dama, Cristina Kirchner, el lunes pasado, durante un almuerzo. "Estamos muy orgullosos de que ella haya venido. Sus posturas coincidían en un 99 por ciento con el ideario de IDEA." Nadie quiso opinar en público sobre la propuesta de bajar el IVA que hizo Coto. "Nooo? ¿Para que mañana me llamen y me pidan explicaciones? No, gracias", se excusó otro ejecutivo.

Con una tasa del 21%, la Argentina ocupa el 13er. lugar en el ranking mundial de IVA, que encabezan Dinamarca y Suecia, con un 25%. En América latina, el país sólo es superado por el 23% que se cobra en Uruguay y más que duplica el 10% de Paraguay.

Pero no todo fue inflación en el encuentro de IDEA, también hubo preocupación por la situación energética del país.

Te puede interesar