Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Lo afirma Alejandro Hoberman, del Hospital de Niños de Pittsburgh

En otitis, se recetan antibióticos sin comprobar la infección

Ciencia/Salud

Las dudas surgen especialmente en chicos de menos de seis meses

Por   | LA NACION

Para el doctor Alejandro Hoberman, ningún chico debe recibir antibiótico para tratar una infección del oído medio sin que el médico la haya diagnosticado, aun en bebes menores de seis meses.

"Un especialista siempre tiene que poder hacer un diagnóstico correcto de la otitis media aguda. Todo es un problema de técnica y de tener los instrumentos y la preparación adecuada para examinar al pequeño: hay que limpiar la cera del canal auditivo externo y poder visualizar el tímpano. En general, si se hace una punción del tímpano (tímpanocentesis), cuando está abombado y opaco, en el 80 al 90% de los casos se logra aislar los organismos que son tratables con antibióticos", explicó a LA NACION el director de la División de Pediatría Académica del Hospital de Niños de Pittsburgh. Hoberman visitó recientemente el país para participar del II Capítulo Pediátrico y Neonatológico de las VII Jornadas Franco-Argentinas de Medicina y Cirugía, organizadas por el Hospital Francés y auspiciadas por la Sociedad Argentina de Pediatría.

Las últimas guías para el tratamiento de la otitis redactadas por la Academia Estadounidense de Pediatría recomiendan que ante la duda de si existe o no infección, se deben suministrar antibiótico. "Las dudas surgen con los bebes menores de seis meses -señaló Hoberman, que participó en la redacción del documento-. Como suponen que el médico no puede determinar claramente si tienen o no otitis, nos inducen (a los pediatras) a que los tratemos con antibióticos. Esto no es correcto."

Sobre todo, según advirtió el especialista argentino, porque son muy pocos los productos efectivos para tratar la otitis media aguda, aquella que dura poco tiempo y es muy dolorosa. El tratamiento más recomendado incluye la administración del medicamento en altas dosis y por corto plazo.

En otro estudio, Hoberman y especialistas del hospital Garrahan intentaron responder si era posible prescindir de los antibióticos en los pacientes con otitis virales, como la que puede causar el virus sincicial respiratorio. "La respuesta fue que no pudimos, porque de los 33 pacientes que estudiamos, todos tenían bacterias y terminamos tratándolos con antibióticos", dijo.

¿Cinco o diez días?

Para tratar la inflamación aguda del oído medio, según el especialista, la regla de oro debe ser: "Si un diagnóstico correcto determina que el chico tiene la membrana timpánica abombada, hay que usar antibióticos".

La diferencia, puntualizó, estará en la duración del uso del antibiótico. "Cuando el paciente tiene menos de 5 años, en general se lo trata durante 10 días, que es lo que se ha aceptado como estándar de tratamiento", indicó Hoberman, que en un estudio publicado en 1996 comparó los efectos del tratamiento de 5 y de 10 días.

"Definitivamente, en los chicos menores de 2 años fue más efectivo el tratamiento durante 10 días -indicó-. El problema es que no todos los antibióticos son iguales: hay algunos más efectivos que otros para erradicar las bacterias. Pero está claramente demostrado que si se eliminan las bacterias del oído, la respuesta clínica es favorable."

En el 50% de los casos, los chicos con otitis media aguda tienen síntomas, como un resfrío, un catarro de las vías aéreas superiores (que predispone a la otitis media aguda), fiebre en el 30 al 40% de los casos, y dolor de oído en el 50 por ciento. "Por esto sacaría las culpas de los padres por los errores de diagnóstico... La infección puede ser más difícil de determinar en los más chiquitos, pero en ellos también puede evidenciarse: se tocan el oído, o no duermen a la noche y se quejan. Lo que deben saber los padres es que no siempre la otitis media aguda produce dolor de oído."

Infecciones urinarias

Otra área de especialidad del doctor Hoberman es el estudio y tratamiento de las infecciones urinarias infantiles, que en 7 de cada 10 lactantes produce infección renal. En distintos estudios, Hoberman comparó los beneficios de la terapia endovenosa versus la de administración oral. Hasta hace pocos años, comentó, "esos chicos recibían tratamiento endovenoso y, según quién era el médico, duraba 3, 7 o 10 días. Y aún lo reciben en algunos centros". En una comparación de la terapia endovenosa con la cefixima, un antibiótico oral de primera elección, "no hubo diferencias entre ambas".

Un problema, señaló el médico argentino, es que el 40% de esos chicos tienen reflujo vesicouretral, cuando la válvula que forma la entrada del uréter a la vejiga no funciona bien y la orina infectada regresa al riñón. "Estos chicos hoy se tratan con bajas dosis de antibióticos a largo plazo, hasta curar el reflujo -dijo-. El estudio que proponemos desde Pittsburgh y del que participarán cinco centros de los Estados Unidos, con 600 pacientes, buscará demostrar que en los chicos con reflujo leve quizá no sean necesarias esas dosis porque no habría diferencias en las cicatrices que las infecciones urinarias dejan en el riñón."

Prohibido guardar

  • Los antibióticos, según afirmó el doctor Hoberman, son seguros y efectivos. "En general, deben usarse durante 10 días y tienen una vida útil de menos de dos semanas. Después, hay que tirarlos y no guardarlos en la heladera para volver a usarlos -afirmó-. Guardar antibióticos para la próxima otitis, por ejemplo, no tiene sentido porque la dosis no será la correcta y el antibiótico ya no será efectivo."

. .

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico