Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dengue: hay condiciones para un brote

La presencia del mosquito transmisor es muy alta en el país y en varios países vecinos circula el virus

Viernes 21 de octubre de 2005

"Están dadas las condiciones biológicas para que se produzca un brote epidémico de dengue en la Argentina", advirtió ayer el doctor Héctor Coto, presidente del VIII Simposio Internacional sobre Control Epidemiológico de Vectores, organizado por el Ministerio de Salud y Ambiente, la Organización Panamericana de la Salud y la Fundación Mundo Sano, que se realiza actualmente en Buenos Aires.

¿Cuáles son esas condiciones? "Hay una importante población del mosquito transmisor de la enfermedad en el país que llega incluso a la ciudad de Buenos Aires, y al mismo tiempo tenemos al virus del dengue circulando en los países vecinos (Bolivia, Paraguay y Brasil)", respondió Coto.

La pregunta que aún no tiene respuesta es si el virus también se encuentra escondido dentro del país. Pero hay indicios que sugieren una posible respuesta afirmativa.

Aunque en lo que va del año no se ha reportado ningún brote de dengue -"sí se han atendido casos de turistas argentinos que contrajeron la enfermedad en Brasil", agregó el doctor Coto-, todavía están frescos en la memoria de los expertos en infectología ciertos brotes de la enfermedad ocurridos en 2004 que hablan de la circulación del virus entre provincias argentinas.

Transmisión local

"El año pasado hubo un brote importante en Ingeniero Juárez, un pueblo de Formosa de aproximadamente 1500 habitantes -dijo a LA NACION el doctor Alfredo Seijo, jefe del Servicio de Zoonosis del hospital Muñiz-. Estudios serológicos realizados una vez pasado el brote demostraron que la infección había alcanzado al 66% de la población."

En ese caso, continuó Seijo, "pudimos constatar que el virus no provino de Paraguay, que en ese momento no presentaba brotes de la enfermedad, sino de Salta, pues la única comunicación con Ingeniero Juárez es una ruta que vincula esa ciudad con el chaco salteño".

Según el experto en enfermedades infecciosas, "actualmente estamos considerando que hay un peligro de brote epidémico ya no sólo a partir de los países vecinos, sino de algunas provincias argentinas".

En lo que va del año, se han notificado en América latina 251.000 casos de dengue, enfermedad transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti, que se manifiesta mediante fiebre alta, dolor muscular y articular, náuseas y vómitos.

La forma más grave de la enfermedad, el llamado dengue hemorrágico, puede incluso causar la muerte. Afortunadamente, comentó el doctor Seijo, "en los últimos brotes que se produjeron en el país no hubo casos de dengue hemorrágico".

¿Que este año no se haya reportado ningún caso de dengue en el país significa que el virus no está circulando? "Siempre se pensó que el dengue era un virus humano, que requiere la presencia de una persona infectada para su transmisión a partir de la picadura de los mosquitos -explicó el doctor Seijo-. Pero ahora se sabe que un mosquito infectado puede pasar el virus a su descendencia."

Así, en ausencia de casos de personas infectadas, el virus podría seguir latente de una a otra generación de mosquitos. Por otro lado, completó el especialista, "un estudio mexicano sugiere que en los períodos entre brotes el virus podría tener una baja circulación a través de casos asintomáticos o con poca sintomatología".

De todos modos, dejó en claro el doctor Seijo, "por ahora lo que ocurre en los períodos entre brote y brote sigue siendo materia de discusión científica".

Hogares infestados

Lo que sí está fuera de discusión es que la cantidad de mosquitos Aedes aegypti de la Argentina excede preocupantemente los límites aconsejados por organismos sanitarios internacionales. "Se aconseja que la tasa de infestación de viviendas no supere el 5% y en provincias como Salta, Formosa o Misiones hay mosquitos en más del 20% o el 30% de los hogares", señaló el doctor Coto.

En la ciudad de Buenos Aires, los últimos relevamientos señalan que más del 10% de los hogares alberga al mosquito capaz de transmitir el virus del dengue. "Incluso hay focos puntuales en donde la tasa de infestación llegó el 50%", agregó el director de la Fundación Mundo Sano.

"El proceso de urbanización desorganizada que caracteriza a nuestras grandes ciudades genera situaciones de alto riesgo. La ausencia de servicios de agua potable y de cloacas, junto con las condiciones de hacinamiento en que vive parte de la población de esas ciudades favorece el ciclo de vida del mosquito vector del dengue."

¿Qué puede decirse de las distintas acciones de control que se llevan a cabo para disminuir la presencia del Aedes aegypti ? "Que son insuficientes, lo que sugiere que el control de vectores no es una prioridad", concluyó Coto.

Por Sebastián A. Ríos De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar