Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Correo como refugio de la cultura

La propuesta ganadora del concurso para refuncionalizar el edificio histórico

Miércoles 02 de noviembre de 2005

En 2010, año de celebración del Bicentenario de la Revolución de Mayo, la ciudad de Buenos Aires contaría con un gran centro cultural en el edificio del antiguo Palacio de Correos y Telecomunicaciones, Monumento Histórico Nacional, más conocido como Correo Central, que fue construido entre 1908 y 1928 y que actualmente está fuera de uso casi por completo.

La iniciativa del Ministerio de Economía y la Secretaría de Cultura de la Nación incluyó la realización de un Concurso Internacional de Ideas, del que resultó ganadora la arquitecta Rosa Angela Diego, con un premio de 30.000 pesos, y contó con la decisión final del Poder Ejecutivo Nacional. El edificio se define como Centro Cultural para el Desarrollo de Artes Escénicas, Danza, Música, Exposición y Otras Actividades. "Durante un recorrido -afirma Rosa Diego- me di cuenta de que el lugar era ideal para un auditorio de música sinfónica; entonces lo convertí en el corazón del proyecto, ya que no hay ninguno en la ciudad y también tuve en cuenta la preservación al máximo de los sectores más lujosos."

Según esta propuesta, el edificio que está en la manzana de Sarmiento, Bouchard y las avenidas Corrientes y Alem, con 88.000 m2 sobre un terreno de 12.000 m2, se dividiría en dos grandes sectores, separados por un eje este-oeste. Hacia Corrientes se desarrollará en distintas plantas el auditorio para 110 músicos y 90 coreutas (piso 1º a 3º), radio FM (piso 3º), salas de ensayo (4º) y los estacionamientos en el subsuelo y primer piso. Hacia Sarmiento, se ubicarán: foyer, museo y oficina del Correo, venta de libros y catálogos (planta baja); guardería temática (piso 1º); salas de exposiciones con depósitos (del 2º al 7º), cafetería (2º); departamento audiovisual (3º); salón de actos oficiales y servicios auxiliares (4º); salón de conferencias (5º); despachos, dirección del centro cultural y oficinas de Patrimonio (6º); Museo Buenos Aires Histórico y Mirador (7º y 8º). Se conservarán los núcleos de escaleras y ascensores, y se agregarán dos escaleras mecánicas en el centro. La idea de la arquitecta Diego prevé el cierre de la calzada de Sarmiento y la unificación del área verde, para conformar la gran plaza del Bicentenario.

Foto: Archivo

Con respecto a los pasos por seguir, el arquitecto Rubén Pierro (Ministerio de Economía), encargado de la Unidad de Gestión de este proyecto cultural, junto con el arquitecto José Martín (Secretaría de Cultura), destaca: "La razón del concurso de ideas era tener la opinión de la ciudadanía, y ahora hay que definir si se hará un Concurso de Anteproyectos o uno de Antecedentes. El uso será cultural, pero falta definir si la sala de conciertos se fusionará con las propuestas del segundo y tercer premio".

Dada la magnitud del proyecto, se vislumbra el debate. Pierro afirma que invitaron a participar de la próxima etapa a la SCA, mientras el titular de esa entidad, Daniel Silberfaden, asegura: "La SCA fue invitada como asesora y no como organizadora, y así no aceptamos. La entidad tiene mucho prestigio en organizar concursos con transparencia".

En junio de 2006 deberá estar seleccionado el ganador, y la construcción comenzaría en 2007, para que esté terminado en 2010.

"La ocasión de hacer las cosas bien"

"Meses atrás, ante la noticia de que un estudio extranjero había presentado un proyecto arquitectónico para el Palacio del Correo, el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU), la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) y la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) reclamaron a las autoridades nacionales, las que decidieron entonces convocar a un primer concurso abierto y anónimo de ideas para después concursar el proyecto arquitectónico. Curiosamente, aquel proyecto presentado resultó ganador del segundo puesto, e inmediatamente el ministro Lavagna anunció que se haría una sociedad entre el primero y el segundo puesto. Ahora se informó que el gobierno español financiaría las obras de un proyecto que se desconoce, y que felizmente se harían mejoras urbanísticas en la zona.

"Es la oportunidad de hacer las cosas bien. Debe recordarse que el sistema de concursos de arquitectura, vigente desde 1826 y del que surgieron las más importantes obras públicas del país durante el siglo XX, es el único que garantiza transparencia en el procedimiento de selección y la certeza de contar con la mejor solución en todos los aspectos. Más aún cuando debe definirse no sólo la propuesta para este Monumento Histórico Nacional, sino también el planeamiento de su entorno, de por sí un área de conflicto.

"Ante esta situación, es deber de las entidades abajo firmantes exigir a las autoridades nacionales que se concrete ese proyecto mediante un concurso de arquitectura público, abierto y transparente. Reclamamos que se llame a concurso nacional de anteproyectos con el programa de necesidades planteado en la idea que resultó ganadora, para garantizar que el proyecto resulte el mejor posible, en un marco de total transparencia."

Roberto Aisenson Presidente del CPAU Daniel Silberfaden Presidente de la SCA

Fernando G. Caniza

Te puede interesar