Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crece la polémica por la educación sexual

Las autoridades de una escuela de La Plata admitieron que se repartieron píldoras y preservativos a chicos de 11 y 12 años

Miércoles 02 de noviembre de 2005

LA PLATA.- La entrega de píldoras anticonceptivas y preservativos a alumnos de 11 y 12 años fue admitida ayer por autoridades de la Escuela General Básica N° 40 de esta capital, que responsabilizaron de lo ocurrido al Ministerio de Salud bonaerense.

El reparto de píldoras y condones entre los menores de edad tuvo lugar el miércoles último durante una materia de educación sexual y ayer todavía era motivo de una fuerte polémica entre padres, educadores, eclesiásticos y autoridades nacionales y provinciales.

El Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, que conduce Ismael Passaglia, defendió la política de educación sexual impartida desde el Estado, pero reconoció que la entrega de anticonceptivos y píldoras a menores de edad en escuelas públicas "puedo haber sido un error".

Los alumnos de 6° y 7° año de la EGB N° 40, situada en la calle 20 y 84, fueron instruidos sobre los usos de la denominada píldora del día después y los dispositivos intrauterinos.

El hecho se suma a la severa crítica del arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, que condenó al Estado por "incitar a la lujuria" y denunció "corrupción legal". El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, calificó estas expresiones como propias de un "fanático" religioso.

Niñas sorprendidas

"Mi hija me informó que a sus compañeras les entregaron anticonceptivos orales. No me parece bien. Ella es una nena. Ni siquiera se desarrolló", advirtió a LA NACION Hilda Jaimes, mamá de la alumna Milagros Barrera.

"Me parece mal la distribución de métodos anticonceptivos. Y aun peor la mención de la píldora del día después, que es abortiva", dijo Elena, mamá de Macarena, una niña de 11 años. "Nos repartieron pastillas anticonceptivas, con un manual. También nos hablaron sobre otros métodos, como la T de bronce y la píldora del día después. Yo no lo conocía", relató la menor.

Su testimonio fue confirmado por Lucía, mamá de Rocío, compañera de Macarena en 6° año de la EGB. La niña también llevó pastillas anticonceptivas a su domicilio, al término de la clase. Además, Ninfa Suárez, mamá de Robert Molina, de 11 años, mostró un preservativo con una inscripción del Ministerio de Salud y Medio Ambiente de la Nación que llevó su hijo a su hogar. "Me lo dieron adentro [del edificio escolar]", dijo el niño.

En medio de la controversia, la directora de la escuela, Ana María Giusto, se reunió con la inspectora del área Nora Blinkhorn, de la rama de psicología, Nora Catoira, y padres de los alumnos, que expresaron sus quejas. "No podemos negar lo que sucedió", dijo la directora, que presentó un pedido de informes al Ministerio de Salud.

"Nosotros capacitamos a las escuelas para atender los requerimientos dentro del programa de salud sexual y procreación responsable de la provincia y de la Nación", dijo José Luis Mainetti, director de la Región Sanitaria XI del Ministerio de Salud, encargado de instrumentar el plan en 17 municipios.

"En estos cursos se hace una demostración de métodos anticonceptivos. Tras la muestra quedan elementos y es probable que algunos alumnos se los hayan llevado a sus casas. Hubo una mala interpretación de los padres que entendieron esto como un libre acceso a los anticonceptivos orales y a los preservativos. Pudo haber sido un error. La intención no es hacer una distribución masiva. La entrega de anticonceptivos no es habitual", explicó.

María José Lucesole

Te puede interesar