Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Bibliografía

Oculto nudo de la trama

Suplemento Cultura

EL SABER DEL CUATRO
Por Angel Faretta-(Sudamericana)-189 páginas-($ 24)

Reconocido en el ámbito del cine por su labor crítica y teórica (sobre todo en revistas de la década del ochenta como Fierro y Minotauro) y por su tarea de formador de jóvenes críticos en sus cursos, el argentino Angel Faretta (1953) realiza con su libro de relatos El saber del cuatro su primera incursión en la narrativa. Publicado casi en simultáneo con El concepto del cine -obra que recupera su teoría sobre ese arte-, su libro de relatos presenta cuatro historias en que las persecuciones fácticas o psíquicas, las metamorfosis, el crimen y los viajes de la mente configuran el invariable mundo de sus personajes y narradores.

En un equilibrio a veces inestable entre lo alusivo y lo ciertamente críptico, las historias se van armando a partir de aquellos episodios o recuerdos que bordean el verdadero nudo de la trama, pero que nunca lo nombran directamente. El número cuatro del título, y ese saber que se le adjudica, también reproducen la superposición entre lo alusivo y lo críptico presente en las historias. Cuatro personajes que se reúnen a emborracharse en un bar, una puerta con el número cuatro, cuatro historias en contigüidad, entre otras marcas, diseñan una variable de sentido tan ambigua como posible.

En la primera de las historias, "Halcones de la noche", un narrador en primera persona narra las rutinas de tres hombres y una mujer que beben sin límites en un bar, cuya decoración y concurrencia parecen fijarlo en un pasado que insiste en perpetuarse. Amantes nostálgicos de la belleza y entregados a la desidia, dedican casi todas sus noches a contemplar a una joven que parece encarnar lo único que los mantiene conectados al mundo exterior. Como halcones, y también como vampiros, extraen de su presa fantasías, proyecciones e incluso, tal como se entrevé en el final, desahogos criminales.

Tanto en este relato como en los siguientes, Faretta realiza un trabajo consciente sobre el lenguaje, apelando a las elipsis, profundizando en cansinas descripciones, recuperando palabras en desuso o dándoles a conocidas palabras una nueva colocación. Asimismo, la desrealización de las experiencias de sus personajes se apoya en una narración que regula con extrema cautela qué va a develarse y qué no. Es el caso de "Mientras subía", el segundo relato, que narra las ausencias mentales de una oficinista y su traslación imaginaria hacia el gabinete de un gurú. La estructura formal del relato es la responsable de mostrar las vueltas de tuerca de una historia que, al principio, engaña con su linealidad.

Mayor despliegue argumental presentan los dos relatos finales, emparentados por sus climas persecutorios y sofocantes. "Capítulo siguiente: Desesperación" narra el extraño complot que sufre el protagonista en manos de su antiguo mejor amigo, complot que Faretta articula con una original versión del doble. En diálogo con una teoría del azar y su posible control, el relato coquetea a su vez con ciertos elementos de la ciencia ficción sórdida. Finalmente, "El carnaval del mundo" narra la metamorfosis "chamánica" del protagonista y su huida de unos extraños perseguidores, potenciando aún más el juego de intercambios identitarios que ya habitaban el relato anterior. En ambos, asistimos tanto a un buen manejo de la intriga y de la elipsis, como a resoluciones algo abruptas, acaso demasiado apoyadas en el poder adivinatorio o especulativo del lector.

Aferrados a esta intermitencia y situados en extraños márgenes del mundo, los relatos de El saber del cuatro oscilan entre la economía de lenguaje propia del efecto fantástico y una cierta desmesura por lo oscuramente cifrado. .

Soledad Quereilhac © LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015