Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Dura respuesta a la Iglesia: otro enfrentamiento

La oposición calificó al Presidente de injusto e intolerante

Política

Críticas desde la derecha y la izquierda

Una muestra de intolerancia, una generalización injusta y una falta de conocimiento de la realidad. Así calificaron, palabras más o menos, los líderes de la oposición las críticas que ayer vertió el presidente Néstor Kirchner contra la Iglesia.

Como pocas veces, los referentes de los principales partidos políticos no oficialistas, consultados por LA NACION, coincidieron en un rechazo unánime a las expresiones del Presidente, que durante un acto en la Casa Rosada apuntó duramente contra la Iglesia por su reclamo de mejoras en la situación social del país.

Las palabras del Presidente, que dijo que los obispos "están equivocados" y "no se atienen a la realidad" en su informe y que los acusó de "confesar a los torturadores" durante la dictadura militar, concitaron un repudio similar desde la izquierda y la derecha.

"Si varios días de reflexión no le alcanzaron al Presidente para ver la enorme cantidad de excluidos y pobres que tenemos, debería darse una vuelta por el conurbano para la próxima jornada", recomendó el jefe del bloque de diputados de ARI, Eduardo Macaluse, que a falta de la ironía de su jefa, Elisa Carrió (de vacaciones en las sierras cordobesas), tomó la posta.

Además, el diputado arista criticó la observación del Presidente de que algunos intentaban desvirtuar el resultado de las últimas elecciones. "Si él desvirtuó el 17 de octubre, no puede quejarse de que otros quieran desvirtuar el 23", apuntó Macaluse.

"El Presidente no debe enojarse con el mensajero", opinó el titular de la UCR, Angel Rozas, que puso así a la Iglesia en el lugar de un simple vocero de la realidad.

A contramano de la Casa Rosada, el diputado electo por Chaco elogió lo que consideró "el clamor de los obispos por una mayor equidad social" y recomendó a Kirchner "reflexionar muy bien antes de hablar, porque su intolerancia va a desgastar su gestión".

Otro radical, el diputado Federico Storani (UCR-Buenos Aires), consideró las palabras del presidente "provocativas y totalmente injustas".

"Hubo muchísimos obispos, con Nevares o Novak, que se jugaron la vida por la defensa de los derechos humanos, no está bien la generalización", observó Storani, enfrentado al sector que lidera Rozas.

Y agregó que "calificar de digno a Borocotó y descalificar a la Iglesia muestra que el Presidente tiene los valores cambiados", en referencia a la defensa que hizo Kirchner del pase de Eduardo Lorenzo Borocotó al oficialismo, justamente en el mismo acto en el que atacó a la Iglesia (de lo que se informa por separado).

"Metodología de Hitler"

En el macrismo, la voz cantante estuvo en manos del diputado Federico Pinedo (Compromiso para el Cambio-Capital), tal vez el que calificó más duramente a Kirchner de todo el arco opositor. "Identificar a una religión con crímenes es usar la metodología de Hitler. El Presidente debería pedir perdón y hacer un retiro espiritual para calmarse", dijo Pinedo, en ausencia de su jefe político, que ayer estaba en vuelo rumbo a España.

El legislador macrista se mostró apenado por las declaraciones de Kirchner. "Le pedimos perdón a la Iglesia por las cosas que el Presidente dice, por sus agravios, que nos avergüenzan como argentinos", dijo.

Ni siquiera en la izquierda las frases del Presidente encontraron eco.

"No es una actitud conspirativa de los obispos, esos datos los difunde el propio Indec", apuntó el jefe del bloque de diputados socialistas, Jorge Rivas.

"Más allá de la opinión del Presidente sobre el papel de la Iglesia en la dictadura, opinión que comparto, lo que lo irrita es que hayan difundido un documento sobre la desigualdad social: se trata de una nueva manifestación de su intolerancia, que hace oídos sordos a los que sólo llaman la atención sobre las asignaturas pendientes de la gestión", agregó Rivas.

Para el diputado Mario Cafiero (Soberanía Popular-Buenos Aires), "Kirchner cree que la película empezó cuando él llegó al Gobierno, mientras la Iglesia hace un análisis más global" de la situación del país.

"Las cosas no se resuelven con actitudes patoteriles, hay que sentarse a dialogar y buscar las causas reales de los problemas que tenemos todos", concluyó Cafiero. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerEl caso de Lázaro BáezImpuesto a las GananciasElecciones 2015