Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los juguetes están de fiesta

Después de años difíciles se advierte un alza en el sector que promete trascender Navidad. Los fabricantes invierten y apuestan al 2006

Martes 20 de diciembre de 2005
SEGUIR
LA NACION

"La industria del juguete, arraigada desde hace bastante tiempo en nuestro país, cobró importancia extraordinaria en el último decenio. Bastará al efecto recordar que, mientras en 1938 se importaron, especialmente de Europa y de los Estados Unidos de América, 1.158.125 kilogramos de juguetes, en la actualidad se satisface la demanda interna y aun se está en condiciones de exportar.

"Los principales fabricantes de Buenos Aires, de los alrededores de la metrópoli, y de otros lugares del país, con un total de 210, pertenecen a la Cámara Argentina del Juguete, fundada en 1945 (...). Las cifras estadísticas que posee dicho organismo establecen que en el último ejercicio el número de empleados en la industria asciende a más de 8000 (...). En la elaboración de las diferentes piezas de juguetería se emplean, por lo general, materias primas nacionales: maderas, pinturas, barnices, telas y diversos ingredientes para la preparación de pastas, etc. Cabe agregar que el artesanado de juguetería se ha ido extendiendo y perfeccionando de tal manera que ya figura como asignatura especial en muchos establecimientos de enseñanza media y especial." Diario La Prensa, 12 de diciembre de 1948 .

El vaivén pendular de la economía argentina se podría resumir así: promesa, auge, caída, promesa, auge, caída, promesa...

"Los años 40 en la Argentina eran épocas en que se jugaba a El Estanciero, un juego que reflejaba a un país próspero. Se podían comprar desde pozos de petróleo, hasta líneas de ferrocarriles", explica a LA NACION Lucila Araujo, encargada de las visitas guiadas del Museo de la Ciudad, donde hay una muestra permanente de juguetes antiguos.

Desde allí, hubo de todo menos continuidad política y económica, y esto frenó el crecimiento. Según datos actuales de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, hoy el sector cuenta con 90 empresas aproximadamente y 7000 puestos de trabajo (directos e indirectos). Si se comparan con los 8000 puestos que reflejaba el escrito de 1948, se ve claramente cómo se dio un paso hacia adelante, y varios para atrás.

Una de las pocas fábricas que logró sobrevivir durante todo este tiempo es Caupur SA, el nombre actual de Duravit, empresa fundada en 1945 que producía los famosos camiones irrompibles que hacían las delicias de los niños, y de los padres, que veían a estos juguetes como una inversión, que pasaría de generación en generación. Esta expectativa desapareció con el advenimiento del plástico, pero en el Museo de la Ciudad todavía se pueden apreciar, intactos, estos camiones.

"Logramos atravesar inflaciones, el plan Bonex, el plan Primavera, el corralito, el corralón, el patacón, el bocón y otras tantas cosas más", dice Alejandro Machiavello, hijo del fundador de la fábrica. "Es muy difícil tener una empresa vigente y pujante en la Argentina con tantos cambios económicos. Hay que tener mucha cintura", agregó.

Para Machiavello, la resolución 485/05, que limita las importaciones (ver página 10), logró darle oxígeno a este sector, que venía golpeado desde la convertibilidad. "En nuestro caso, la empresa siempre estuvo firme, pero desde la resolución hubo una expansión en la producción. Esta demanda que existe actualmente hace que trabajemos las 24 horas, incluso los sábados y domingos. Además, estamos apostando en 2006 a sumar maquinaria para mejorar los volúmenes de producción", adelantó el empresario. Actualmente en Caupur SA están concretando envíos a Uruguay y cerraron contrato con Carrefour Brasil. Además, del 1° al 5 de febrero esperan expandir sus planes de comercio exterior después de presentarse en la mayor feria mundial de juguetes en Nuremberg, Alemania.

Desarrollo de mercados

En cuanto a las exportaciones, hoy, el péndulo vuelve a la palabra promesa, y, por supuesto, todos tienen fe en que después venga el auge, y allí se quede. Según datos de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, si bien los primeros 10 meses de 2005 muestran una baja respecto del año anterior se han retomado operaciones con Brasil, México, Chile y Uruguay. Además, ya hay exportaciones pequeñas a Bolivia, los Estados Unidos y Centroamérica, por lo que se espera durante los próximos meses equilibrar la situación y crecer un 20% el próximo año.

El informe de esta Cámara especifica -en sintonía con Machiavello- que se perciben signos de recuperación del mercado a partir de las medidas dictadas por la Secretaría de Industria de la Nación y la Dirección Nacional de Aduanas. Aumentó la participación del sector, en el mercado interno, un 10%; la inversión total del año en curso será de $ 20.000.000; las ventas se incrementaron en un 15% y las fábricas ampliaron las horas de trabajo de su personal, un 30 por ciento.

¿Cuál es el panorama de la industria hoy? "Aunque hubo una baja importante en las exportaciones de juguetes durante el último año -afirma Norberto García, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete- hay algunas empresas como la nuestra (Turby Toys) que mantienen su nivel de exportaciones. Pero es difícil, sobre todo porque ya cambió la ecuación del famoso 3 a 1.

"Desde la devaluación hasta hoy, las materias primas aumentaron un 500% y los productos un 100 por ciento. Otro tanto sucede con los sueldos, que ya no son los de antes. Estos aumentos han sacado a algunas empresas del mercado. Pero otras están trabajando mucho y están haciendo una fuerte inversión pensando en el mercado internacional", indica.

"En este sentido, hoy notamos que el sector está pujante, se esta invirtiendo y hay un mercado nacional en crecimiento. Al haber consumo, hay trabajo. Esta empresa llegó a tener 120 obreros en su mejor momento, antes de que devaluara Brasil. Después, con la apertura indiscriminada de mercados y la invasión de productos chinos, tuvimos sólo 14 y ahora llegamos a 47. Necesitamos que esta política de industrialización continúe. Una industria no se hace en 15 días, necesita tener reglas claras y a largo plazo. Las fábricas de juguetes tenemos dos fechas clave: el Día del Niño y fin de año, pero ¿qué hacemos el resto del año? Hay que exportar, no cabe duda", dice García y agrega: "Competir con China es difícil. Pero hay buenas oportunidades en aquellos mercados como México, donde la limitación por aranceles protege su industria nacional, en especial de la invasión de juguetes chinos".

Según el último informe de la Fundación ExportAr, en el Lejano Oriente se encuentran las fábricas del rubro más grandes del mundo. China lidera la producción masiva de juguetes con mano de obra intensiva de bajo costo. La participación a escala mundial de los productos chinos se estima en el 50 por ciento. Existen allí más de 2000 fábricas que producen para la exportación y que ocupan a casi un millón de trabajadores. A partir de este análisis, según ExportAr puede inferirse que la estrategia más conveniente para la Argentina consiste en dirigir sus esfuerzos exportadores hacia el incremento de las transacciones con el mercado latinoamericano y la diversificación hacia destinos no tradicionales como, por ejemplo, América Central y Africa.

Tal como detalla el informe, si bien el mercado internacional se encuentra dominado por la demanda estadounidense y la producción de China, las exportaciones argentinas alcanzan niveles relevantes debido a su alto valor agregado en diseño y conceptos didácticos novedosos.

Una cuestión de ingenio

Es el caso de Silvia González, creadora de Ciencias para Todos, una empresa que se dedica a la producción de juegos didácticos relacionados con la ciencia. "Nos ingeniamos para desarrollar una línea de juegos científicos para chicos de más de 8 años, que además son seguros y están certificados por el INTI", aclara la ideóloga del emprendimiento.

En julio de 2004 lanzaron los primeros juegos y hoy están presentes en jugueterías de todo el país. Algunos ejemplos: Atrapa tu ADN permite que los chicos hagan extracciones de su propio ADN a través de la saliva y experimentar con otras cosas como frutas y verduras; Kit motor eléctrico sirve para entender el funcionamiento de un motor; Estación meteorológica, avalada por el Servicio Meteorológico Nacional, con la que se pueden tomar mediciones del clima y hacer pronósticos, y Explorando Colores, para entender cómo funciona la luz y por qué vemos los colores como los vemos.

"Creemos que con cosas ingeniosas; los chicos se enganchan y se acercan a juegos de mayor compromiso educacional. No hay productos chinos con estas características, entonces la veta que encontramos de negocios es apuntar a temas innovadores, atractivos", explica González.

Ganadora del Concurso de Emprendedores 2005, organizado por el Instituto Pyme del Banco Ciudad, fue invitada a participar de la Semana Pyme, organizada por esta institución, y allí, en sucesivas rondas de negocios, se puso en contacto con empresas de Perú y de España. Por supuesto, hay más casos donde la creatividad, el ingenio y la calidad argentinos logran despertar el interés de otros países. Esa es una de las metas para 2006.

Te puede interesar