Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Pruebas LA NACION

Suzuki Grand Vitara X-7: espacio familiar

Al volante

General Motors presentó este modelo, que aporta un nuevo concepto entre los SUV light: siete plazas y modularidad para aprovechar todo el espacio

Por   | LA NACION

 
 

El segmento de los SUV light todo camino ofrece una variedad de modelos de gran calidad. Honda CR-V, Hyundai Tucson, Land Rover Freelander, Mitsubishi Outlander, Subaru Forester y Toyota RAV-4 se cuentan entre los más representativos, junto con el Suzuki Grand Vitara de cinco puertas.

Pero General Motors, que dirige los destinos de Suzuki en nuestro país, rompe el fuego con un nuevo concepto en este segmento: la mayor habitabilidad y el espacio que brinda el Suzuki Grand Vitara XL-7, que ofrece siete plazas en tres líneas de asientos.

Con más distancia entre ejes (2800 mm) y más longitud (4760) que el resto de los modelos mencionados, el Grand Vitara XL-7 presenta un interior más versátil, sin perder capacidad todo terreno. En suma, un modelo ideal para disfrutar del esparcimiento y las vacaciones en familia.

Con las tres filas de asientos en posición, quedan aún 121 litros de capacidad para equipaje; debajo del piso, una práctica baulera de varios compartimientos. Si se rebate sólo la tercera, el volumen de carga sube a 353 litros y, finalmente, si se reclinan las dos filas ofrece una amplia plataforma plana de 584 litros.

Los dos asientos finales son amplios y confortables, si se considera las soluciones vistas en otros modelos, aunque el espacio para las piernas es limitado; algo que no afecta demasiado si allí se sientan niños. Todas las plazas cuentan con cinturones de seguridad inerciales y apoyacabezas de generosas dimensiones.

Argumentos sólidos

La solvencia todo terreno de este Grand Vitara se sustenta en dos atributos: la caja de transferencia con alta y baja (con palanca selectora), que permite afrontar terrenos difíciles (ripio, arena, barro) sin dificultades, y el chasis tipo escalera, que se distingue, frente a las estructuras autoportantes, porque ofrece mayor robustez.

La mecánica adoptada en este Suzuki se basa en un motor naftero V6 de 24 válvulas y 2.7 litros de cilindrada, de funcionamiento casi imperceptible (excepto un ronquido sport al acelerar), pero con un consumo que, si bien no es elevado para este tipo de propulsor, resulta oneroso por el precio de la nafta en nuestro país.

La aceleración y la elasticidad están garantizadas por este V6 de 183 CV y por el adecuado escalonamiento de la caja de cambios manual de cinco velocidades (con óptima selectora).

Los frenos aprobaron el examen sin dificultad, aunque sólo tenga discos en las ruedas delanteras, gracias al impecable aporte del ABS.

El comportamiento dinámico se caracteriza por una buena tenida en las curvas, con poco rolido de la carrocería. Pero se muestra sensible al viento cruzado, que hace derivar la trompa al circular por ruta a velocidad de crucero. Salvo esto, la dinámica general de este Grand Vitara XL-7 resulta impecable.

El nivel de equipamiento es otro de los puntos fuertes de este Suzuki. En lo que se refiere al confort, incluye climatizador automático, un completo paquete eléctrico (elevacristales, espejos, techo solar, apertura a distancia, bloqueo centralizado), reloj digital integrado con el termómetro exterior, radio con CD, comando satelital en el volante y volante regulable en altura, por ejemplo. Tiene apertura interna de la tapa del tanque, pero no del portón posterior. Con buen criterio, incorpora variados portaobjetos.

Cuenta con airbags frontales y luces antiniebla adelante y atrás, lo que suma en la correcta visibilidad hacia todos los ángulos.

Comparado con versiones similares competidoras, el precio sólo es superado por el Hyundai Tucson; esto afirma una interesante relación costo-beneficio. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezIncendio en ValparaísoElecciones 2015Semana Santa