Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

A 3 meses de los nuevos sistemas de vigilancia

Resiste la mafia de los taxis

Información general

El director de la Policía Aeronáutica investiga a siete supuestos cabecillas.

Los controles que se instrumentaron en junio último en el aeroparque Jorge Newbery para erradicar la llamada "mafia de los taxis" parecen no haber sido suficientes.

La mafia existe. Y se constituyó en un tema que enfrenta a las diversas partes involucradas en el problema. Así lo demuestran las posiciones asumidas por el director de la Policía Aeronáutica Nacional (PAN), comodoro Eduardo Perondi, y por Agustín Magrat, presidente de la Unión Propietarios de Auto-Taxis (UPAT), que congrega a muchos de los perjudicados.

"En tanto la Policía Aeronáutica siga ayudando a la mafia de los taxis, nunca van a poder erradicarla", aseguró Magrat. Perondi admitió que sigue una línea investigadora que apunta a descubrir y procesar a alrededor de siete personas, que serían los cabecillas de la llamada "mafia del Aeroparque".

"Desde hace muchos años sé que la recaudación de esos coches va al casino de oficiales. Le tienen que sacar el control a la Aeronáutica, pero lo pelean con uñas y dientes. Es una entrada económica muy importante y no quieren resignarla", aseveró Magrat.

Perondi se echó a reír cuando se enteró de las declaraciones que acusan a la institución que encabeza. "Espero reunir todas las pruebas necesarias para presentarme ante la Justicia dentro de los próximos días", anunció.

En tren de no generar suspicacias, Perondi dio orden al personal a su cargo de evitar todo contacto con los taxistas que paran en las terminales aéreas. "Tengo a mi personal bien controlado", se jactó. Y agregó que su principal cometido es garantizar la seguridad de los pasajeros.

Desde los últimos meses del año pasado se han publicado varias notas acerca de robos y sobrefacturaciones sufridas por los pasajeros. Se registraron también los disgustos de los taxistas que no eran admitidos en las filas de taxis del Aeroparque.

Pedro Daneluz, presidente de la Cámara de Empresarios de Autotaxis (Cametax), no reprimió un comentario irónico: "Si existe mafia con todos los sistemas que se instrumentaron, la Policía Aeronáutica tendría que retirarse a los cuarteles de invierno a tirar avioncitos de papel".

Opiniones encontradas

Si bien Magrat reconoció que la situación de los taxistas que quieren trabajar en el Aeroparque mejoró desde que se instrumentaron nuevos sistemas de vigilancia, la presión de los "grupos que se mantienen firmes acaudillando paradas" no desapareció por completo.

La otra cara de esta moneda negra y amarilla sólo encontró un defensor. Jorge OmarViviani, secretario general del Sindicato de Peones de Taxis y miembro del consejo directivo de la CGT, afirmó que no existen problemas con los taxis y que en su gremio no se recibieron denuncias de hechos ilícitos.

El sindicalista explicó que luego de que un taxista se pone en la fila "no hay forma de que pueda salir, y nadie lo puede echar" porque hay una sola hilera contenida por dos controles. Es decir que el limitado espacio físico para retroceder evitaría cualquier presión de la supuesta mafia para expulsar a un trabajador.

Un chofer llamado Hernán, y que prefirió no revelar su apellido, manifestó: "Trabaja una cantidad determinada de autos que está amotinada. Si no te vas por la buenas te sacan por las malas".

Al señalar una cola de 200 metros de taxis que esperaban pasajeros frente al espigón de la compañía Aerolíneas Argentinas, el tal Hernán generalizó: "Todos esos que ves ahí, son mafiosos".

Reformas en Aeroparque

"Las obras civiles definitivas destinadas a mejorar el sistema de control de taxis en el aeroparque Jorge Newbery comenzarán a realizarse en los próximos días", anticipó a La Nación el ingeniero Carlos Hidalgo, subsecretario de Tránsito y Transporte de la comuna porteña.

Desde hace unos meses, los taxistas porteños cuentan con una tarjeta magnética identificatoria extendida por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Pueden recibirla aquellos que están libres de antecedentes policiales y de deuda impositiva.

Cada vez que el chofer entra en el aeroparque Jorge Newbery para buscar un pasajero debe exhibir la credencial para ser reconocido. Luego se le entrega un ticket o papel que lo habilita a recoger pasajeros en el lugar y que debe presentar al oficial de aeronáutica cuando se pone en la hilera.

Antes de dejar la terminal aérea, los autos pasan por una barrera de control donde el conductor presiona un botón que acciona cuatro cámaras fotográficas.

Estas retratan al taxista, al pasajero, la puerta del auto con su número de licencia, la patente y el frente del vehículo. Una quinta obtiene una toma elevada del área de carga.

Una única vía para los taxis

El sistema actual permite que los taxistas ingresen por zonas en las que no hay controles.

El nuevo método habilitará un único derrotero por el que todos los autos deberán pasar.

Las obras proyectadas consistirán en la construcción de una dársena sobre el Río de la Plata y la prolongación de la existente.

Estas reformas servirán también para agilizar el tránsito ya que hoy muchos particulares utilizan la dársena destinada a los taxistas.

Remiseros de caza en Ezeiza

Caos: los choferes reconocen que su forma de trabajo molesta y espanta a potenciales clientes; piden un espacio donde trabajar.

"ºTaxi! ¡Remise! ¡Taxi!", son las exclamaciones que más escuchan a diario los viajeros que cruzan el hall central del espigón internacional del aeropuerto internacional de Ezeiza.

Los gritos de los choferes, ávidos por conseguir pasajeros, opacan los eufóricos saludos de familiares y amigos que esperan ansiosos la llegada de los aviones que traen a sus seres queridos.

Taxistas y remiseros consultados por La Nación reconocen que su forma de trabajo repercute negativamente en el ánimo de los que llegan. Sin embargo, aseguran que "es la única manera de conseguir viajes", y advierten: "Nuestro método no cambiará hasta que no nos otorguen un espacio físico dentro del aeropuerto".

Promesas incumplidas

El propietario de la agencia de remises United Cabs, Héctor Gari, dijo que en Ezeiza existen más de 150 autos, entre taxis y remises, que trabajan de esa forma.

Según Gari, "hace años que nos vienen prometiendo un espacio físico para trabajar, pero pasan los días y todo sigue igual. Además -protesta-, no tenemos una contestación oficial que explique el porqué de la demora, aunque supongo que se debe al monopolio que quiere imperar en este negocio".

Gari dijo que para muchos es vergonzoso trabajar así, aunque admitió que "es verdad que existen muchos autos truchos, que no están acreditados para trabajar acá".

Como en pocos lugares

A pesar del vallado existente dentro del hall y de los stands colocados para taxis y remises fuera de éste, la aglomeración de choferes dificulta el paso de los pasajeros, que no ocultan su malestar por el avasallamiento al que son sometidos.

José Luis García, un español que en cuestión de minutos se embarcaba rumbo a Madrid, dijo a La Nación : "He estado pocas veces en Ezeiza, pero uno puede observar a simple vista el acoso por el ofrecimiento de autos".

Por su parte, el bonaerense Rubén Ramos, que arribaba desde Montevideo, opinó que "es un poco incómodo el asedio, pero Buenos Aires no es el único lugar del mundo donde ocurre esto".

La empleada administrativa Inés Ríboli enfatizó: "Los gritos de los taxistas te fastidian un poco, pero no es para alarmarse".

En cambio, el turista chileno Pascual Guerrero dijo que "las preguntas de los choferes atemorizan a los que desconocen esta modalidad de trabajo y algunos temen que les arrebaten sus bolsos y valijas". .

TEMAS DE HOYTensión racial en Estados UnidosCristina KirchnerSuperclásicoCárceles en la Argentina