Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un encuentro con el piano

Miércoles 11 de enero de 2006
0

Presentación del disco "Ensemble" , del pianista Sergio Gruz, con Alejandro Herrera en bajo eléctrico y Daniel Piazzolla en batería. Músico invitado: Oscar Feldman en saxo alto. Próximos shows: hoy y el próximo miércoles, a las 21.30, en Notorious, Callao 966. Nuestra opinión: bueno

Un encuentro con un pianista que desarrolló un estilo de variedad estilística y fuerza expresiva. La presentación del disco de Sergio Gruz, con el bajista Alejandro Herrera y el baterista Daniel Piazzolla, mostró la calidad de la música compuesta por este músico, radicado desde mediados de los años noventa en París, y la del grupo, que sonó de manera compacta.

Gruz es un pianista que exhibe un rico contraste, infrecuente, de cierta intelectualidad musical que no le ha hecho perder potencia expresiva. Con este trabajo, el tercero en su carrera y primero como líder editado en la Argentina, el músico mostró combinar un criterio conceptual moderno, que se percibe a través de sus composiciones en las cuales abundan asimetrías y compases impares, y una apertura estilística en la que los aromas rioplatenses se filtran a través de su espíritu jazzístico.

Sin intentar aproximarse al mundo del folklore o al del tango, los temas de "Ensemble" señalan un camino más abstracto, aunque cargado de tensiones rítmicas. El tándem Herrera-Piazzolla mostró una contundencia que pareció alentar a Gruz a ir por caminos de exploración y riesgo, los que resultaron estimulantes para el auditorio.

Con una estética musical que no perdió fuerza en las improvisaciones, el pianista combinó algunas sutilezas armónicas con un estilo fuertemente percusivo.

De todos modos, la propuesta de Gruz es una de las formas clásicas de trío de piano. Incluso hubo pocos momentos para desarrollar algún diálogo entre Gruz y un músico de amplísimo lenguaje como Piazzolla.

En este sentido, el baterista logró introducirse en ese mundo melódico-armónico creado por Gruz con creativas estructuras rítmicas dirigidas directamente al corazón del Río de la Plata. El trío sonó moderno y es como decir que se alejaron del swinging a la neoyorquina, para desarrollar una mirada de mayor identidad musical.

En "Treinta y siete", de Gruz, el músico propuso una mirada ágil. El trío construyó un arco de tensión que fue tomando fuerza en la larguísima exposición del pianista que desembocó en un cierre con la frase "Salt Peanuts", de Gillespie. Otro tema rápido "No Exit" tuvo solos de Herrera y de Piazzolla. El bajista mostró su acostumbrada solidez; es un músico ubicuo como pocos que consigue transmitir sentimiento. Su solo tuvo un comienzo muy rítmico para ir variando hasta una propuesta de enorme lirismo y mood baladístico; hacia el final, su historia se volvió otra vez rotunda para terminar en un up-time.

Los dos últimos temas, "On Green Dolphin St" y "All Blues", de Davis, tuvieron como invitado al saxofonista alto Oscar Feldman. Un excelente ensamble marcó también esta última parte del concierto, con un Feldman de hermoso sonido y una variedad de solos que guardan un mensaje intenso.

César Pradines

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas