Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El costo de vida: las negociaciones para controlar la inflación

Acuerdo limitado para fijar el precio de la carne vacuna

Economía

Siete entidades del sector, sobre un total de 15, convinieron el valor mayorista del novillo

Por   | LA NACION

Sin conceder una baja de las retenciones, como pretendían los productores, el Gobierno logró cerrar anoche un acuerdo por un año con parte del sector cárnico (cinco cámaras industriales y dos entidades de la producción sobre un total de 15), con el objetivo de asegurarse cierto abastecimiento de hacienda en el mercado y ponerle un techo, de $ 4,40 más IVA, al kilo de la media res de novillo que los frigoríficos entregan a la salida de planta.

Tras un encuentro en la Casa de Gobierno con el presidente Néstor Kirchner y la ministra de Economía, Felisa Miceli, la Federación Agraria Argentina y Coninagro, más cinco cámaras que agrupan a empresas cárnicas que venden en el mercado interno y para la exportación, rubricaron el convenio luego de intensas negociaciones que comenzaron el jueves pasado.

Las autoridades pretendían avanzar hacia un acuerdo amplio con quince entidades, pero la Sociedad Rural Argentina y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que agrupan a gran parte de los 190.000 ganaderos que hay en el país, no suscribieron el convenio. Tampoco adhirieron el Frente Agropecuario Nacional (FAN), las tres cámaras de consignatarios de hacienda, una entidad que agrupa a los productores exportadores de carne y a las empresas que engordan ganado vacuno.

En realidad, a las ocho entidades que no firmaron les molestó que no hubiera un anuncio concreto por una baja de las retenciones al sector, de por lo menos del 15 al 5%. Ayer por la tarde, horas antes de la reunión, las entidades de la producción que no firmaron habían hecho saber que no iban a convalidar el acuerdo si las retenciones no aparecían como eje del encuentro. Otra de las cosas que les molestó es que no se anunció formalmente, pese a que sí figura en el convenio suscripto ayer, la línea de créditos por 300 millones de pesos para inversiones.

"Decidimos no firmar porque no estaban dadas las condiciones para el acuerdo", dijo Mario Llambías, presidente de CRA. Hugo Biolcati, vicepresidente de la Rural, tuvo una opinión similar: "Preferimos no firmar porque hubo diferencias entre lo conversado y lo que se iba a firmar".

Por su lado, Miceli señaló, durante la conferencia de prensa realizada luego del encuentro, que no se trató el tema de las retenciones, aunque mencionó que en el acuerdo está "en uno de los puntos por analizar". Precisamente, esta referencia y la posibilidad de avanzar hacia un plan general para el sector impulsó a los industriales de la carne a convalidar el pacto. "Este acuerdo es muy importante; hay un compromiso de Economía de analizar las retenciones mientras los precios se comporten en torno de los valores actuales", indicó Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra).

El entendimiento, que se revisará cada dos meses para monitorear eventuales aumentos de costos de producción, sólo compromete a los frigoríficos a vender la media res a un promedio mensual no superior a $ 4,40 más IVA el kilo, es decir un precio mayorista. En tanto, las entidades de la producción firmantes deberán asegurar la oferta de hacienda en el mercado. No entran los supermercados ni las carnicerías, sectores claves para el precio final, ya que la carne llega al público con valores más altos que los que obtienen los minoristas.

"Firmaríamos un acuerdo siempre que se respeten esos valores [$ 4,40 + IVA] y se incluya, además del novillo, a la hacienda chica de 260 a 300 kilos, que es la que más se consume en la Capital", dijo ayer Alberto Williams, representante de los carniceros porteños. A ellos apuntará ahora el Gobierno.

Elogio a los empresarios

  • La ministra de Economía, Felisa Miceli, elogió ayer a los responsables de las empresas con los que mantiene negociaciones desde principios de diciembre para mantener el precio de varios productos. "Hay mucha responsabilidad en el sector empresarial. Nos aportan ideas y soluciones. El compromiso parte de una buena actitud del sector empresarial. No hemos tenido hostilidad ni temor de los empresarios con los que hablamos para firmar estos acuerdos", destacó Miceli. Hoy están vigentes convenios con los supermercadistas, con productores de envases (aluminio y plástico), con varias cámaras farmacéuticas, con empresas lácteas, cementeras, de alimentos y de limpieza.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAEl brote de ébolaElecciones en BrasilEstado Islámico