Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las retenciones, eje del debate por el precio de la carne

El Gobierno amenazó con aumentar los derechos de exportación; los empresarios rechazaron la medida ya que consideran que no resuelve los problemas de fondo y que no impactará favorablemente en el bolsillo de los consumidores

Martes 24 de enero de 2006 • 14:34

El rechazo de la principales entidades del agro y de un sector de la cadena de comercialización de la carne al acuerdo firmado anoche para frenar la suba en el precio de los cortes generó hoy reacción por parte del Gobierno, que no sólo defendió el convenio, sino que lanzó una dura advertencia: en el caso de que suba el precio del novillo en el mercado de Liniers, aumentarán las retenciones a la carne.

El encargado de hacerlo fue el ministro del Interior, Aníbal Fernández, que advirtió: "Si los precios en Liniers subieran, al Gobierno no le tiembla el pulso para tomar decisiones de fondo (...) con la posibilidad inclusive de subir la tasa de las retenciones".

Fernández lanzó la advertencia a los productores y comercializadores que ayer no quisieron firmar el acuerdo para congelar el precio de la carne porque no contenía una claúsula que diera lugar al principal reclamo del sector: bajar las retenciones del 15 al 5 por ciento.

Respuesta privada. Hoy, directivos de la Sociedad Rural Argentina, la asociación Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y del Centro de Consignatarios de Hacienda -tres de las entidades que no adhirieron al acuerdo- salieron al cruce de las declaraciones de Fernandez.

En distinto tono, señalaron que la suba de retenciones no generará una rebaja en el precio de la carne al consumidor, que los acuerdos de precios sólo servirán en el corto plazo y que la solución definitiva es delinear una política de largo plazo.

El titular del Centro de Consignatarios de Hacienda, Jorge Aguirre, sugirió hoy que un cortocircuito en el Gobierno habría impedido que todas las entidades firmaran el acuerdo, a la vez que descartó que el incremento verificado hoy en el Mercado de Liniers obedezca a causas "políticas".

Consultado por radio Continental sobre la advertencia del ministro del Interior, Aníbal Fernández, dijo que "no es problema de ver quién es más malo y quién hace declaraciones más altisonantes: es un problema que hay que tratar de solucionar".

En tanto, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens, luego de reclamar una rebaja de las retenciones a las exportaciones del sector, dijo, en declaraciones a Radio Aspen, que "los acuerdos de precios son medidas de corto plazo". Reiteró, además, que los productores no son formadores de precios y que el último aumento del 10% en las retenciones no frenó la suba en el precio de los cortes.

El vicepresidente de la SRA, Hugo Biolcati, sostuvo en el programa de cable Asteriscos: "El problema de la carne, fundamentalmente es la falta de oferta. Tenemos el mismo stock ganadero que hace 40 años, con 15 millones más de habitantes y un consumo mayor per cápita. Eso es lo que está haciendo presión sobre los precios".

En ese sentido, consideró que "sin políticas que permitan aumentar el stock y la oferta, seguirá la presión sobre los precios" de la carne. Destacó, al igual que Migeuns, que la aplicación de retenciones no tuvo el efecto buscado por el gobierno: "El precio continua aumentando, por lo que la medida produjo una transferencia de ingresos del sector productivo al resto de la cadena, supermercados, carnicerías, pero doña María paga lo mismo o más".

Finalmente, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, consideró que la amenaza de Fernández "es una medida que tiene carácter de castigo", y consideró que "sería bueno que recapacitara y que se analizase cuáles son las soluciones" para frenar las subas en la carne.

"No creo que sin política [para el sector], se pueda mediante la firma de un papel encontrar los resultados que el Presidente [Néstor Kirchner] quiere", indicó Llambías.

Toma y daca. Fernandez defendió con duros términos el convenio alcanzado anoche, del cual se abrieron a último la Sociedad Rural, la CRA y Frente Agropecuario Naciona (FAN). "No es un papelón. El Gobierno no hace acuerdos de toma y daca. El objetivo era otorgar líneas de crédito livianas y trabajar en busca de temas que le fueran óptimos a la industria cárnica para mejorar el sector. Nunca se ha hablado de otra manera", expresó.

En este sentido, en declaraciones a radio Mitre, el ministro lanzó: "El gobierno no acepta que nadie le diga cómo tiene que gobernar. Estas discusiones se van a tener que dar en otros términos".

Cambio de reglas. Biolcati afirmó que el Gobierno no les "dejó más salida que pedir que borren la firma de lo que se había acordado".

El empresario detalló que "el compromiso incluía bajar las retenciones a las exportaciones, pero después se dijo que no iba a figurar en el acuerdo y nos dijeron que eso se iba a anunciar por separado y, como no sucedió, nos tuvimos que bajar".

"Yo no dudo de la buena fe del Presidente [Néstor Kirchner]; la reunión fue clara, frontal, con convencimiento y con un calor y un entusiasmo que lo hace un hombre con el que da gusto cambiar ideas, pero después se cambiaron las reglas de juego y eso no estaba pautado", concluyó Biolcati.

Subió el precio en Liniers


El precio de la carne subió hoy en el Mercado de Hacienda de Liniers, donde ingresaron más de 9000 vacunos -cerca de tres mil menos que ayer- y el valor promedio del novillo se ubicó en los 2,52 pesos, seis centavos más que en el cierre de la víspera.
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.