Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Polémica autocensura de Google en China

Cedió ante las presiones de Pekín

Jueves 26 de enero de 2006

PEKIN.- En una polémica medida, el buscador de Internet Google aceptó voluntariamente censurar en su nuevo sitio en China, "Google.cn", algunas páginas y contenidos prohibidos por el gobierno de Pekín, a cambio del acceso al creciente mercado de Internet en China.

"Para poder operar en China, hemos quitado algunos contenidos de la búsqueda de resultados disponibles en Google.cn, en respuesta a las leyes y regulaciones locales", reconoció Google en un comunicado.

Las primeras búsquedas realizadas ayer en el nuevo sitio, con algunas palabras clave como "Falun Gong", un movimiento proscripto por Pekín, "independencia de Taiwan", "derechos humanos" o "Dalai Lama" llevaron a sitios en los que se expresaba la posición oficial china al respecto o a páginas directamente omitidas.

El lanzamiento del nuevo sitio se produce pocos días después de que Google rechazara un pedido del gobierno estadounidense para que revelara los registros de las búsquedas de millones de usuarios. La organización Reporteros sin Fronteras señaló en un comunicado que Google "defiende los derechos de los usuarios americanos frente al gobierno de Estados Unidos, pero fracasa a la hora de defender a sus usuarios chinos".

Google, por su parte, intentó justificar su sometimiento a la censura al sostener que se atuvo a las leyes locales, tal como lo hace en países occidentales como Alemania y Francia. "Los gobiernos de todo el mundo imponen restricciones al acceso a la información", añadió el comunicado.

La empresa estadounidense tampoco ofrecerá páginas personales (blogs) ni correos electrónicos para evitar problemas legales con Pekín, que emplea sofisticados filtros informáticos para bloquear el acceso a determinados sitios en la Web.

"El lanzamiento de Google.cn es un día negro para la libertad de expresión en China", dijo la ONG Reporteros sin Fronteras en un comunicado, y señaló que las declaraciones de Google sobre el respeto a la privacidad de sus usuarios "son el colmo de la hipocresía en vista de sus estrategias en China".

Para diseñar el buscador, Google recogió información sobre los tipos de sitios web y las frases que Pekín considera objetables, basados en información ofrecida por terceras partes y observando cómo operan los filtros chinos de Internet.

Google tiene previsto alertar a los usuarios chinos sobre la censura y piensa colocar una pequeña advertencia debajo de sus páginas de resultados, pero se desconoce si esta medida será aceptada por Pekín.

Con esta autocensura, Google sigue el ejemplo de sus competidores Yahoo y Microsoft con MSN Search, que censuran desde ya hace tiempo sus contenidos en China.

Analistas sostienen que tanto la censura realizada en su buscador chino como el rechazo al pedido del gobierno estadounidense responden a una lógica comercial. "Esto puede parecer contradictorio, no dar informaciones aquí y aceptar censura allá", opinó Joe Wilcox, analista de Jupiter Research. "Pero, al final, en estos dos casos, todo es una cuestión de negocios".

En el caso del rechazo a las autoridades estadounidenses, Google intentó proteger a sus clientes y a su mercado estadounidense; en el caso chino, busca desarrollar sus actividades en un mercado de 111 millones de internautas (en 2005), que gastan a través de la red unos 12.400 millones de dólares, incluso al precio de aparentes contradicciones, y una ola de críticas de parte de los defensores de las libertades.

Agencias AFP, Reuters y AP

Te puede interesar