Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciencia y Salud

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un problema que afecta a uno de cada cuatro adultos

El yogur ayuda a combatir el mal aliento

Ciencia/Salud

Reduce en un 80% la presencia de ácido sulfhídrico, sustancia volátil causante de la halitosis

 
 

Un yogur al día no sólo es bueno para la salud de los huesos y de los dientes. Según investigadores japoneses, comer 90 gramos diarios de yogur sin azúcar constituye una saludable forma de mantener a raya las sustancias causantes del mal aliento o halitosis, un problema que, se estima, afecta a una de cada cuatro personas adultas.

Para llegar a esa conclusión, investigadores de la Universidad Tsurumi en Yokohama, Japón, midieron los niveles de ácido sulfhídrico -una sustancia volátil causante del mal olor- de voluntarios antes y después de un "tratamiento" con yugur.

"Después de seis semanas, se observó una reducción del 80% en los niveles de ácido sulfhídrico", informó un comunicado de prensa de la última sesión anual de la Asociación Internacional para la Investigación Dental, realizada en Baltimore, Estados Unidos, donde fueron presentados los resultados del estudio japonés.

Además, destaca el comunicado, "los niveles de placa dental y de enfermedad de las encías fueron significativamente menores en el grupo de los voluntarios que comieron yogur que en el grupo de los que no comieron ese alimento. Estos resultados sugieren que comer yogur sin azúcar puede reducir los componentes del mal aliento, así como la presencia de bacterias dañinas".

Para el experimento, los odontólogos japoneses emplearon yugur natural, sin azúcar, que contenía las bacterias lácticas Lactobacillus bulgaricus y Streptococcus thermophilus.

"Desde hace tiempo estamos tratando de dirigir la atención del público hacia los yogures sin azúcar para que ocupen el lugar de «snacks» saludables -comentó un comunicado de prensa firmado por el doctor Nigel Carter, director ejecutivo de la Fundación Británica de Salud Dental-. De todos modos, hay que recordar que la mejor forma de prevenir el mal aliento es una correcta rutina de higiene dental."

Vade retro, bacterias

"El 90% de las causas del mal aliento se originan en la boca, ya que en esta cavidad viven millones de bacterias capaces de producir compuestos sulfatados volátiles, que son los que lo producen", dijo a LA NACION la doctora Melania González y Rivas, odontóloga, máster en Salud Bucal Comunitaria.

Al descomponerse, las bacterias anaeróbicas que se acumulan en la placa dental -la misma que constituye el origen de las caries y de la enfermedad periodontal-, pero también en la parte posterior de la lengua, dan lugar a la formación de las sustancias culpables de este problema.

Por eso, aseguró la odontóloga, "el único tratamiento efectivo para el mal aliento es eliminar las bacterias bucales que lo ocasionan. Se deben tratar la enfermedad periodontal y las caries, e instaurar una correcta higiene bucal diaria, con cepillos, cremas o geles dentales, hilo dental y colutorios fluorados que aseguren una remoción eficaz de la placa bacteriana".

Otras causas

Si el 90% de las causas del mal aliento se origina en la boca, ¿qué puede decirse del 10% restante? "Ese porcentaje se debe a problemas sistémicos -respondió la doctora González y Rivas-. Los más frecuentes son la diabetes mal controlada (que causa un aliento dulzón) o la insuficiencia renal crónica (aliento con olor a amoníaco); también ciertos problemas gástricos o incluso el uso de ciertos medicamentos pueden causar halitosis."

¿Y el mal aliento de las mañanas es de origen sistémico o nace en la boca? "Es sistémico, y es resultado de estar en ayunas; al no haber alimentos en el estómago son los ácidos los que lo producen. Por eso, desaparece después de desayunar y lavarse los dientes", explicó la odontóloga.

Para tener en cuenta

Alimentos

  • Evite el consumo de los que contienen sustancias osmóforas, como el ajo y la cebolla, y las dietas excesivamente pobres en hidratos de carbono. Coma una cantidad abundante de frutas y verduras.

Agua

  • Beba agua en abundancia y mastique chicles sin azúcar (esto provoca la producción de saliva, que es la encargada de eliminar bacterias bucales).

Cepillado

  • Hágalo sobre dientes y encías después de cada comida con un cepillo de cerdas suaves y no más ancho que los cuatro incisivos inferiores. Utilice hilo dental y enjuagues fluorados.

Higiene

  • Limpie tres veces diarias su lengua con el cepillo de dientes. Esto permite reducir los niveles de compuestos de azufre volátil. No fume.

Consulta precoz

  • Vea al odontólogo, ya que el mal aliento puede deberse a enfermedades de los dientes o de las encías.
Por Sebastián A. Ríos De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYInseguridadSergio MassaFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo