Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se amplió la desigualdad en la distribución del ingreso

Un 20% de la población se queda con el 53,6%; la mitad percibe menos de $ 600

SEGUIR
LA NACION
Jueves 09 de febrero de 2006

El 20% de las personas que perciben ingresos en la Argentina se queda con el 53,6% de la torta, mientras que, en el otro extremo, un 40% de la población debe conformarse con el 11,7% de los recursos. Esos índices, que corresponden al tercer trimestre de 2005, muestran una ampliación de la desigualdad social con respecto a los trimestres previos. Según los analistas, la principal causa del deterioro es la creciente brecha entre los salarios de los trabajadores formales y los de los informales.

Sin continuar con las pequeñas mejoras que había registrado en los trimestres previos, la situación actual de la distribución del ingreso es muy similar a la que existía en octubre de 2002, cuando el país transitaba el peor momento de la crisis.

Los datos del tercer trimestre fueron difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y se basan en las respuestas que da la población en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). Los resultados revelan un ingreso mensual promedio de $ 878 entre los individuos y de $ 1537 si se considera todo el dinero que ingresa en un hogar. La encuesta detectó que el 51,9% de los habitantes de los principales 28 centros urbanos -donde se realiza la consulta- percibe algún ingreso, que puede ser de origen laboral o de otras fuentes.

La mitad de la población percibe ingresos de hasta $ 600 por mes, en tanto que el 50% de los hogares tiene recursos inferiores a los $ 1050.

Un dato que demuestra el deterioro de la distribución del ingreso es la brecha entre lo que gana, en promedio, el 10% de las personas ubicadas en la franja más elevada ($ 2268) y el decil más pobre ($ 106). La diferencia entre una y otra cifra es, al tercer trimestre, de 30,8 veces. En el segundo semestre de 2004, esa brecha había sido de 28 veces; en ese período, el 20% más rico se llevaba el 53% del ingreso, contra el 12,1% del 40% de menos recursos.

Con respecto al segundo trimestre de 2005, la población ubicada en el tramo más alto ganó dos puntos porcentuales de participación, en tanto que el 40% peor posicionado pasó de quedarse con el 12,8 a obtener el 11,7% de los recursos. En el medio hay una franja de habitantes que respondió que percibe ingresos que van de los $ 460 a los $ 1200, y que también perdió participación a manos de los que más tienen.

Según Ernesto Kritz, director de la Sociedad de Estudios Laborales (SEL), dos factores se conjugaron para esta mayor desigualdad. En primer lugar señaló que hay una desaceleración del ritmo de creación de empleo, que se nota especialmente en la economía informal, donde trabajan por lo general quienes se ubican en los deciles más bajos de la población.

El segundo factor, especificó, es un aumento de la brecha de los ingresos entre los trabajadores en blanco y en negro. Tal como se informó ayer, según el Indec los salarios de los empleados formales del sector privado aumentaron en 2005 un 25,95%, mientras que los ingresos de los informales sólo avanzaron un 12,58 por ciento.

Para Artemio López, de la consultora Equis, el pico de la brecha entre los que más y los que menos ganan responde a una apropiación de los efectos del crecimiento por parte de los sectores de la población mejor ubicados, que el crecimiento del empleo no logró morigerar.

López también relacionó el problema con los elevados índices de informalidad, una situación "que se recupera recomponiendo el perfil industrial del país".

Te puede interesar