Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Fausto" cautiva y divierte

Sábado 11 de febrero de 2006

"Fausto, con comentarios de Anastasio el Pollo". Versión para títeres del poema gauchesco "Fausto", de Estanislao del Campo, por el grupo Babel Teatro. Diseño de títeres, escenografía y vestuario: Pasha Kyslychko. Con: Roberto Municoy, Pasha Kyslychko, Esteban Fernández y Carlos Bastarrechea. Libro y dirección: Gabriela Marges. Teatro Larreta, Mendoza 2050; 4784-4040. Jueves a domingos, a las 18. Nuestra opinión: muy bueno

Además de un interesante trabajo de síntesis con el texto, este espectáculo se destaca por su nivel estético visual. Los muñecos son atractivos, presentados en técnicas de varilla y los jinetes, en técnicas combinadas.

Antes de comenzar la función, entran dos jinetes a caballo por los pasillos de la platea. Son gauchos con todas sus vestiduras, y el caballo es un títere incorporado al cuerpo del titiritero. Es perfecta la ilusión de esa figura. Aún sobre sus cabalgaduras, los criollos don Laguna y Anastasio el Pollo comentan esta novedad asombrosa que tiene Anastasio, de haber presenciado la ópera "Fausto" en el Colón.

Las palabras del poema gauchesco de Estanislao del Campo fluyen con su ritmo y picardía, y sacuden la memoria de los adultos. Los niños se divierten con las juguetonas ocurrencias de los personajes. A medida que avanza el relato, se abre la puerta del fondo del escenario y aparecen los intérpretes de la ópera: el anciano doctor Fausto, el Diablo, Margarita, el Capitán y Fausto joven, dentro de cierto encuadre escenográfico que crea la ilusión de un teatro dentro de otro.

Por momentos, la música resulta extraña: la ópera se mezcla con un alegre chamamé. Uno no puede anticipar cuánto de las historias (la de Estanislao del Campo y la de Goethe) es percibido por el público, porque en cierto sentido se trata de un "modelo para armar", pero el hecho es que esta versión del poema desde lo gauchesco y desde los títeres, cautiva y divierte.

La comunicación se ofrece en varios niveles, y si uno no quiere profundizar, igualmente pasa un rato entretenido, frente a una fantasía relatada con humor. Anastasio el Pollo no cuenta la obra: relata la función en el Colón. Hasta hay en el espectáculo un momento en que estos dos personajes aparecen asomados al escenario de la ópera y tratan de advertir a los protagonistas, con la ingenuidad propia de los niños espectadores.

Los niños cosechan a su manera. Se divierten con los jinetes, pero se identifican con los títeres que aparecen como protagonistas de la ópera: la hermosa Margarita, el impactante Lucifer, el bravo Capitán, el elegante Dr. Fausto, el Fausto anciano, estereotipos que por sí mismos proponen el drama.

Por Ruth Mehl

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.