Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un banco no podrá ceder datos de sus clientes

Para hacerlo debe pedir autorización

Jueves 16 de febrero de 2006

La Justicia condenó a un banco a no revelar los datos de uno de sus clientes a otras empresas, al entender que un folleto de la entidad crediticia violaba la ley que resguarda la confidencialidad de esas informaciones personales.

El folleto en cuestión, denominado Promesa de Confidencialidad del Citibank, que pertenece al Citigroup, notificaba a los clientes acerca de que el banco podría "facilitar información de sus clientes a compañías de reconocida reputación" a fin de que éstas realizaran "ofertas de sus productos". Para evitar que el banco cediera los datos con fines comerciales, el cliente tenía que advertir que no quería que sus datos fueran difundidos y entregar esa solicitud al banco.

Ese formulario fue considerado por la Justicia violatorio de la ley 25.326, de hábeas data, porque en lugar de pedir permiso para dar a conocer los datos personales la entidad se arrogaba el derecho de cederlos si es que nadie manifestaba lo contrario.

El Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial N° 2, a través de un fallo con fecha del 29 de junio de 2005, condenó al banco a "resguardar y conservar la confidencialidad de los datos del cliente que hubiera en sus registros, que "no podrán ser cedidos a terceros, salvo por imperativo legal, sin el previo consentimiento del demandante".

La sentencia fue confirmada en segunda instancia por la sala D de la Cámara Nacional Comercial y quedó firme, ya que la institución no apeló la decisión ante la Corte Suprema de Justicia.

El tribunal de alzada dispuso además que la institución "deberá dar acceso completo e integral a la totalidad de los datos personales referidos a la persona del demandado" que hubiere en sus archivos.

"El banco pretendió vulnerar la intimidad de mi cliente y el objeto de la acción fue evitar que lo hicieran", dijo Gustavo Tanús, abogado de Claudio Salvador, un empleado de una curtiembre de 46 años que en diciembre de 2004 recibió el polémico folleto y comenzó a buscar ayuda legal.

Según explicó Tanús a LA NACION, la entidad bancaria invirtió "la carga del consentimiento que exige la ley para que sean cedidos los datos de una persona".

Indignado ante el polémico formulario, en aquel momento Salvador envió un correo electrónico al Citibank donde advertía que "jamás había autorizado al banco a suministrar información sobre su persona". La institución no respondió a la solicitud del cliente para que le informara sobre qué datos poseían de él y cómo eran tratados.

Además de denunciarlo ante la Justicia, Tanús demandó al Citibank en la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, que depende del Ministerio de Justicia de la Nación, ante la posibilidad de que el banco cediera sus datos sin su consentimiento.

Ahora que la Justicia ya se expidió, el Citibank podría ser multado por una suma de entre 50.000 y 100.000 pesos, dijo Tanús. LA NACION, al cierre de la edición, no había obtenido respuesta de la entidad para conocer su opinión.

Inscripción

El Gobierno extendió hasta el 31 de marzo próximo el plazo para que todas las empresas del país inscriban sus archivos en el Registro Nacional de Bases de Datos Personales del Ministerio de Justicia. Entre otras instituciones, deberán hacerlo las encargadas de dar informes sobre riesgo crediticio y las que recolectan datos con fines comerciales. La inscripción es obligatoria y hay multas de hasta $ 50.000 para las que no lo hagan.

María Celeste Danón

Te puede interesar