Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jovita, el lugar que nació de la unión de dos ciudades

La centenaria localidad cordobesa fusionó a las vecinas comunas de Santa Magdalena y Estación Jovita

Sábado 25 de febrero de 2006

El 28 de octubre pasado, la localidad cordobesa de Jovita festejó sus 100 años de vida. Este acontecimiento dio lugar a numerosos actos a lo largo de todo el año, los que tuvieron su culminación los días 26 al 30 de octubre.

Las tierras que hoy ocupa Jovita fueron anteriormente posesión de tribus ranquelinas. A partir de 1880, con las huellas todavía frescas del último malón, comenzaron a desmantelarse los fortines, quedando su gente dispersa por el lugar. Entonces, se instalaron incipientes estancias, dando ocupación a antiguos fortineros y a los aborígenes que eligieron sumarse al proceso de cambio.

En estos años llegaron a la zona también los primeros criadores de ovejas. Al mismo tiempo, la compañía de ferrocarriles -emblema más significativo del progreso zonal- comenzó a trazar líneas férreas que integraron el área al resto del país. Junto con el ferrocarril vendrían los primeros pueblos de campaña, que harían próspera la pampa, hasta entonces hostil y sin cultivos, transformándola en verde pradera de la mano de la agricultura.

El primer antecedente básico para el asentamiento de Jovita fue la ley nacional Nº 4415, del 25 de septiembre de 1904, que concedía la construcción de un ramal ferroviario a la Empresa Buenos Aires al Pacífico (BAP). En enero de 1907 se concretó la inauguración de este ramal.

Pero la historia comenzó antes. El pueblo surgió en 1905, junto con el proyecto del tendido de vías y los rudimentarios intentos de agricultura. Conscientes del valor que tomarían las tierras una vez que funcionara el ferrocarril, los terratenientes de la zona querían tener la estación en sus campos, ya que era común que en derredor de ella fueran surgiendo aldeas que luego serían pueblos, y hasta ciudades.

Este hecho dio lugar a un juicio que terminó de manera salomónica, creándose la estación en el lugar exacto donde confluían dos grandes latifundios, donando cada propietario -además de las tierras para el tendido de las vías- el espacio necesario para construir media estación. Ese pueblo, ya formado en el predio de José Drysdale y Magdalena Quaglia de Merlo, se llamaría Santa Magdalena.

Estación y villa

La estación, por otro lado, sería nombrada Jovita, con el compromiso de crear una villa con este nombre, en tierras de la propiedad de Emilio Bunge (h.). En cuanto al porqué del nombre, éste habría sido tomado del apodo familiar de Jacoba Juana Achával Ryan, mujer de Emilio Bunge, dueño de las tierras donde se emplazó parte del pueblo.

La actual población de Jovita es el resultado de la fusión de Santa Magdalena y Villa Jovita y, como la mayoría de los pueblos del interior, no tiene acta fundacional. Por eso, se acordó que la fecha de aniversario de la fundación del pueblo sería el 28 de octubre de 1905.

Fue la empresa Colonizadora E. Bousquet la que tuvo a su cargo la venta y arrendamiento de campos y colonias; tierras que sus dueños, radicados en Buenos Aires, quizá nunca conocieron. Esta es la razón para considerar a Emmanuel Bousquet, dueño de la firma, como precursor del poblamiento.

A partir del arribo del ferrocarril la comunidad se multiplicó y prosperó, creciendo luego gracias a la voluntad con que planificaron el futuro los primeros habitantes: inmigrantes italianos y españoles, criollos y aborígenes.

Así, antes de finalizar la década de 1910 llegaron las Comisiones Pro-Pueblo y de Fomento, la Escuela Fiscal Nº 81, la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos, la Asociación Mutua Española, el Club Recreativo Jovita, lo cual demuestra el proceso sociocultural que se manifestó desde sus orígenes.

Después vino una avalancha de proyectos convertidos en realidad: la Sala de Primeros Auxilios (1920), la creación de la Municipalidad y el templo (1922) y la sucursal del Banco de la Provincia (1923).

Muy largo sería hacer un detalle de los objetivos logrados a través del tiempo en la comunidad de Jovita, pero es indispensable nombrar la creación de la Escuela Profesional de Mujeres (1954), pionera de esta modalidad en el departamento y la fundación en 1955 dos secundarias: una mixta con orientación comercial y otra con aplicación agrotécnica. Todo esto evidencia de la importancia que se le adjudicó a la educación en este pueblo.

Otro hito en la historia de Jovita fue la creación en 1960 de la Cooperativa Eléctrica Limitada, una institución que hasta hoy ofrece varios servicios a la comunidad.

Con adelantos y retrocesos, que fueron marcando diferentes factores, Jovita arribó al 2006, con un pueblo que es el tercero en población dentro del departamento General Roca, sumando un conjunto de conquistas incorporadas a su quehacer cotidiano: la red de agua domiciliaria, instalada en los años 90; provisión de gas, el dictado de todos los niveles educativos oficiales, un largo número de hospitales, una nutrida biblioteca popular y una amplia red de rutas y caminos que comunican al pueblo con el resto del país.

Este es el actual Jovita, que nació de dos pueblos que estaban separados por una calle y que hoy forman una sola comunidad.

Este es el Jovita del avance tecnológico, y el del viejo sentimiento de sociedad, que quiere conservar el espíritu con que fue fundada esta comunidad, manteniendo los valores de trabajo y solidaridad que caracterizaron a los pioneros fundadores del pueblo.

Por Rita Gerbaudo Para LA NACION

Te puede interesar