Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El humor político puebla el aire de las AM porteñas

Los chistes, las imitaciones, las canciones y las grandes producciones son los medios de los que se valen los humoristas de las radios para cambiarle la cara a las mañanas.

Jueves 09 de octubre de 1997

Suena el despertador. Una mano lo apaga casi al mismo tiempo que enciende la radio. Empezar la mañana con noticias. Un clásico que, por cierto, a veces no es para nada alentador. Sesudos editoriales, entrevistas que cubren la actualidad matinal, o tratan de hacerlo. El panorama sería abrumador si no fuera porque la mayoría de los programas magazine de la amplitud modulada porteña da cierto respiro mediante frescas ráfagas de humor.

Reírse del poder. Reírse a carcajadas. Eso es lo que proponen.

Rubio y Rotemberg, en el programa "Hoy por hoy", de Radio Mitre; Eduardo Maicas y El Trío Laurel, en "Contacto Directo", de Rivadavia; el Dr. Pueyrredón Arenales, en "Rapidísimo", de El Mundo, y Rolo Villar en "Radio Paparazzi", de Radio Libertad, son sólo algunos de los que se animan a decir, sin medias tintas, los que muchos no se atreven a pensar.

"Es que el humor en general, y el político en particular, te da la posibilidad de ser mordaz, evitar el pasatismo y, así, poder hablar de todo. Pero hay una constante y es que siempre se está en la vereda de enfrente, con el que está padeciendo el poder. Sería imposible hacer un humor oficialista", analiza Eduardo Maicas, un hombre que viene del humor gráfico y se instaló en la radio hace siete años, donde se anima a sacarles una sonrisa -y lo logra- a Santo Biasatti y a toda su audiencia.

Maicas reconoce: "Mucho depende de cómo se hagan las cosas. Si el Gobierno hiciera todo bien, no tendríamos qué decir. El menemismo es el que te da letra, aunque la crítica no es sistemática, no se pega a la investidura y mucho menos a la vida privada de los funcionarios". También en Rivadavia, y con Biasatti, están Los Laurel, un trío de correntinos que todas las mañanas piden prestadas canciones a compositores conocidos para cambiarles la letra a su gusto y decir "cómo ven ellos las cosas", según explica Carlos Escobar, integrante del grupo junto con Aldy Balestra y Alejandro Sanz.

Sus apariciones en "Contacto directo" -donde están poco antes de las 9, entre las 10.15 y las 10.45, y también una hora más tarde, los hicieron ganadores de un Martín Fierro a la mejor labor humorística en radio.

Luis Rubio y David Rotemberg son "Rubio Rotemberg", el dúo que todas las mañanas mantiene al borde de un ataque de risa a los oyentes de Radio Mitre. Trabajan juntos desde hace dos años y medio, haciendo y deshaciendo canciones y diálogos en donde se refleja el tema más polémico de los últimos días. Es así como los miércoles se puede escuchar "CNMenem", un un diálogo delirante entre Walter Street, un supuesto corresponsal en Estados Unidos, y su traductor argentino. El spanglish entendible que utiliza el periodista desnuda el desesperado esfuerzo que realiza el traductor para suavizar sus opiniones.

Los viernes es el turno de "El ranking de los más votados", donde aparecen canciones readaptadas a la realidad política del momento. Esos días, los pasillos de la radio se convierten en un hervidero. Productores, conductores, locutores y gerentes no paran de asomarse al estudio. Nadie se quiere perder "qué hicieron esta vez".

Música de conocidos tangos, ritmos caribeños de la mexicana Thalía, otros más pop de los ex Soda Stereo, entre muchísimos otros, son el marco para que esta dupla de jóvenes dé rienda suelta a la creatividad mejor entendida.

Rubio, actor y publicista, y Rotemberg, músico y periodista, sacan su veta humorística para amenizar un programa en donde la actualidad tiene prioridad.

En contra de lo que se puede imaginar, la vida de los humoristas no es para nada relajada. Salir al aire todos los días con imaginativos guiones cuesta ojeras, desvelos y mucho cansancio acumulado.

Para muestra, sólo un botón: cada guión de CNMenem les lleva a Rubio y Rotemberg cerca de 12 horas de trabajo.

Como la mayoría de sus colegas de otras radios, ellos preparan o terminan de finiquitar las letras de las canciones el mismo día que salen al aire. La cambiante actualidad es casi tirana.

La dupla de Mitre presenta, dos jueves por mes, una película que toca temas tan variados como el caso Yabrán o la mafia de los panchos.

"Nosotros aprendimos mucho escuchando a Pedro Saborido y a Omar Quiroga. Con ellos hubo un antes y un después del humor en la radio, incorporaron la edición y abandonaron la vieja fórmula de contar chistes o hacer imitaciones", dice Luis Rubio, que, también con su compañero Rotemberg, alterna su trabajo en la emisora con la televisión. Ambos son los encargados de hacer el zapping televisivo de "CQC" y, desde hace poco, son los cronistas de "Palo y palo".

"Más que cómicos, nosotros éramos guionistas -cuenta Pedro Saborido en relación con su paso por el "Magazine de la mañana", la versión de años atrás de "Hoy por hoy"-. Como nos costaba sostener humorísticamente el aire, recurrimos a los libretos, a la música, a las compaginaciones, al cruce de géneros. Fue una manera de cubrir una carencia. Tratábamos cada tema como una pequeña obrita. Cada salida de tres minutos nos llevaba ocho horas de trabajo. El humor político nos permitía decir cosas que de otra manera no podíamos decir, porque quedabas violento, muy agresivo."

Otro clásico del humor político de las mañanas es el Dr. Pueyrredón Arenales, personaje que nació de la mano de Víctor Harriague en 1983, época en que "Rapidísimo", de Héctor Larrea, estaba en Radio Rivadavia.

Hoy, en El Mundo, sigue apareciendo. "Con un humor esencialmente político basado en el acontecer del país, donde se toma en solfa todo lo que entra en el terreno de la pavada, que es mucho. Mi humor es respetuoso de las investiduras, porque siempre hay un límite. La fórmula es pegar y acariciar, pegar y acariciar", cuenta el propio Dr. Pueyrredón Arenales, pero desde su creador, que cada mañana aparece -a las 11.5- en Radio El Mundo, compartiendo el espacio de humor político con las imitaciones de Carlos Russo.

En "Radio Paparazzi", el programa que conduce Jorge Rial en Radio Libertad, el encargado de reírse del poder -mediante imitaciones- es Rolo Villar.

"Yo hago humor tradicional, viejo, al estilo del humor de Camarotta. Robo un poco y otro poco adapto. Alguien dijo que «el que roba un chiste es un ladrón y el que roba muchos chistes es un investigador del humor»; bueno, yo soy esto último", dice este imitador que está en el aire de lunes a viernes, de 10 a 12. Reírse del poder más allá de cualquier ideología, con el diario como materia prima y con los monólogos de Pepe Arias y de Tato Bores en la memoria, esta es la base de quienes les prestan una sonrisa a los oyentes, cada mañana, para animarlos a salir. Y vaya si ayuda.

Verónica Pagés

Te puede interesar