Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Itapeby, para sentirse un gaucho

Está cerca de Gualeguaychú y ofrece todas las comodidades para un buen descanso

Domingo 12 de marzo de 2006

A sólo 230 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, y muy cerca de Gualeguaychú, Itapeby propone descubrir la vida de campo y disfrutar de la naturaleza y el descanso.

Nacidos y criados en un medio rural, Poppy y Rodolfo Casarino siempre soñaron con ser felices en el campo y poder compartirlo. Y lo lograron.

Allá, por 1993, los dos llegaron a Gualeguaychú y compraron un ex criadero de cerdos. No había nada, sólo escombros en una lomada...

Hoy Itapeby es una casa de campo donde hay patos, gallinas, gansos, cerdos, caballos... Desde la galería imprescindible de la casa pueden verse los dos tajamares unidos por un pequeño caminito de tierra que distinguen al sitio: el agua con su presencia armoniza todo el resto del lugar.

"Muchas veces, los padres no tienen tiempo de mostrarles a sus niños una mariposa o un hornero", confiesa Poppy, que adora hacerlo con sus nietos y con los ajenos.

Hecho en casa

Si hay algo que se respira en este lugar de Entre Ríos es la hospitalidad y el servicio de los dueños, que es íntimo y agradable, cuidado en todos los detalles. Desde la manteca hasta el queso, todo se hace en Itapeby.

A Rodolfo, por dar sólo un ejemplo, le gusta mucho llevar a los huéspedes a andar a caballo o pasear en cuero: es cuestión de subirse a un trozo de cuero que está enganchado a la montura de un caballo que camina, trota o galopa, según lo rápido que quiera ir el encuerado. Es muy divertido.

Trabajo en la granja

También se puede realizar paseos en sulky, presenciar el ordeño de las vacas o el constante trabajo en la importante huerta, alimentar a los animales o pasar la tarde en la pulpería con juegos de mesa y moledoras de maíz para los más chiquitos en caso de lluvia.

Pero cuando hace calor, el chapuzón en la pileta de este hermoso lugar resulta una obligación.

Sobre el predio de 20 hectáreas hay dos posadas ideales para toda la familia, con galerías para ver la puesta de sol desde las hamacas.

Asimismo, el interesado puede alojarse en la casa principal que cuenta con la casita, con capacidad para 6/8 personas. Es decir, no existen excusas para no venir de paseo a este hermoso campo, donde la familiaridad es parte del encanto y las actividades rurales, una forma de vida.

Cómo llegar

Desde Capital hay que tomar la Autopista Panamericana, ramal Escobar-Campana, cruzar el puente Zárate-Brazo Largo hacia Entre Ríos y tomar la ruta 14 hasta Gualeguaychú.

Hay que pasar El Parque Industrial y al llegar a la Sociedad Rural en el km 59, doblar a la derecha, antiguo acceso a la ciudad conocido por calle Urquiza.

Al llegar a la parada 7 doblar a la izquierda y seguir los carteles indicadores.

Escapadas

Más Gualeguaychú

Santa María Caballo criollos, comidas típicas

Montar caballos criollos, marcar ganado, pasear en carretas del siglo pasado o presenciar el adiestramiento equino son solo algunas de las actividades que uno puede disfrutar en esta estancia, a sólo dos horas y media en auto desde la ciudad de Buenos Aires.

A 20 kilómetros de Gualeguaychú, Santa María combina la apacible vida de campo con platos típicamente argentinos y exquisitos productos de té caseros.

Informes: 4807-3740. info@pagosargentinos.com

Sol de Mayo Un lugar para no pensar en nada

Sol de Mayo es una propuesta tentadora en el momento de pensar en un lugar diferente para alojarse en Gualeguaychú. Es una casa confortable, con tres habitaciones, dos baños y las demás dependencias, en un predio de tres hectáreas donde el turista tiene el uso exclusivo de sus instalaciones: canchas de fútbol y de bochas, quincho, churrasquera, represa y solárium, vajilla y ropa de cama. Son opcionales los desayunos con pan y dulces caseros. silvia764@net-g.com.ar

Silvina Beccar Varela

Te puede interesar