Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Conflicto diplomático: los vecinos marcan el ritmo de la discusión por las papeleras

Rechazaron levantar el corte en Colón

Política

A diferencia de lo que ocurrió en Gualeguaychú, los manifestantes mantendrán el bloqueo total de la ruta que va a Uruguay

Por   | LA NACION

COLON, Entre Ríos.- Después de permanecer durante casi un mes y medio a la sombra de sus vecinos de Gualeguaychú, la asamblea de esta ciudad pasó a ocupar el primer plano del conflicto por las papeleras. Y para no defraudar las expectativas, sus miembros decidieron anoche mantener el corte de la ruta que comunica con el puente internacional José Gervasio Artigas, que ya lleva 34 días.

No hubo votación, ya que la asamblea de Colón mantendrá en pie la protesta hasta que el presidente Néstor Kirchner responda a una serie de medidas que los vecinos le elevaron anteayer al gobernador Jorge Busti.

Se trata de un documento que mantiene la dura posición inicial de los asambleístas entrerrianos: que el Poder Ejecutivo haga respetar el Tratado del Río Uruguay.

Esto significa que el corte del camino que va a Paysandú continuará hasta que Uruguay no dé marcha atrás de manera definitiva con la habilitación a Botnia y a ENCE para que instalen sus plantas procesadoras de pasta celulósica. Es una posición que el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ya se negó rotundamente a aceptar.

En la reunión se oyeron algunas quejas por la decisión adoptada por los gualeguaychuenses, en particular por la metodología aplicada en la masiva reunión celebrada anteanoche, que decidió poner fin a 45 días de protesta. "Fue muy desprolija", se quejó la asambleísta Marina en diálogo con LA NACION, antes de deslizar su sospecha de que en aquella votación participó gente que no era de la ciudad.

El mismo clima de desconfianza impera en este corte hacia la capacidad que tiene Vázquez de cumplir con la palabra empeñada ante su par argentino en Santiago de Chile hace 12 días. Por esa razón, la postura que impera aquí es esperar la respuesta de Kirchner al petitorio elevado a Busti.

Es más: en esta asamblea creen que el mandatario uruguayo no tiene demasiadas herramientas para obligar a las empresas a detener la edificación de las plantas. "A Tabaré le resulta muy difícil convencerlos [a los empresarios de Botnia y ENCE] porque les dio status de zona franca y no tiene forma de obligarlos a seguir ninguna decisión", argumentó la asambleísta Graciela Braidotti.

Intransigencia

A diferencia de lo que ocurría en Gualeguaychú, en Colón la participación ciudadana en la asamblea todavía no se ha masificado.

Por lo tanto, aún es fácil obtener unanimidad de criterios y los sectores más intransigentes siguen siendo mayoría.

Este duro posicionamiento -no levantar la protesta hasta que Kirchner logre que Uruguay respete el Tratado del Río Uruguay- fue volcado anoche en la asamblea por Silvia Echevarría. "Queremos que el presidente Kirchner haga cumplir el tratado y las leyes nacionales de cuidado del medio ambiente", expresó.

El escrito entregado a Busti tiene, además, un pedido a los gobiernos nacional y provincial para que impidan el paso de camiones con material y de cualquier tipo de abastecimiento de materias primas entrerrianas a las papeleras y que se den por finalizados los planes de forestación vigentes en la provincia.

En ese sentido, Braidotti dijo que Kirchner "debe tener una participación directa" en apoyo del reclamo de la ciudad contra las papeleras.

"La solución a esto es política y podría ser mediante el retiro de las papeleras y la indemnización de la Argentina a Uruguay por esa decisión", agregó.

Por su parte, Echevarría también instó al jefe del Estado a tomar cartas en el asunto. "Nuestro gobernador ya hizo todo lo que estuvo a su alcance; ahora es el momento de que intervenga el Presidente", aseguró. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner