Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kirchner reclamó una revisión histórica

Dijo que el recuerdo del pasado se debe hacer "sin odios ni venganzas"; hoy se hará la ceremonia central en el Colegio Militar

Viernes 24 de marzo de 2006

Persistente en su reclamo de justicia y memoria, aunque más reflexivo que en sus últimas referencias públicas al tema, el presidente Néstor Kirchner llamó ayer a hacer una profunda revisión histórica, "sin odios ni venganzas", de las ideas y acciones que llevaron a la Argentina a vivir su época de mayor violencia política y social durante la última dictadura militar.

"Espero que el de mañana sea un día de recogimiento, de mucho pensamiento de por qué nos pasó esto a los argentinos, por qué sufrimos lo que tuvimos que sufrir, y que podamos hacer un análisis histórico que nos permita construir el país que nos merecemos, con memoria, con justicia, con verdad, pero sin odios ni venganzas", dijo Kirchner durante un acto que encabezó en una escuela de Martínez.

"Cuando hay memoria, justicia y verdad, el odio y la venganza desaparecen, y así una sociedad puede construir rápidamente el destino por el cual muchos en esa horrible dictadura dejaron de estar con nosotros, muchos que querían y siguen queriendo, donde estén, desde el cielo, un país para todos los argentinos", agregó el jefe del Estado.

Kirchner felicita al coronel Cesio, a quien restituyó el cargo del que había sido despojado por la dictadura
Kirchner felicita al coronel Cesio, a quien restituyó el cargo del que había sido despojado por la dictadura. Foto: Presidencia de la Nación

Fue un anticipo de los actos que encabezará hoy en el Colegio Militar para conmemorar los 30 años del golpe de Estado de 1976, donde prevé pronunciar un discurso y descubrir una placa recordatoria. Esa será la actividad central del Gobierno en la fecha. Según dijo a LA NACION un encumbrado miembro del gabinete, el espíritu de la alocución presidencial de hoy tenderá a la revisión histórica de los hechos que derivaron en la dictadura, con un profundo énfasis en las consecuencias directas que el Proceso tuvo tanto en la cultura como en la economía y en la institucionalidad del país.

Desde Martínez, el Presidente destacó: "Más allá de cualquier idea y de cualquier ideología, la etapa que vive la Argentina es la de la recuperación del derecho a ser ciudadano, la etapa de la ciudadanía".

Y agregó: "No importa cómo pensemos; volver a ser ciudadanos, y ser ciudadano de un país es tener acceso a los derechos mínimos e inalienables que todos los argentinos debemos tener y que entre todos tenemos que construir".

Pedido de autocrítica

Por la tarde, Kirchner encabezó otro acto relacionado con la memoria del golpe: restituyó al coronel Juan Jaime Cesio su grado militar, del que fue despojado por la dictadura por su colaboración con los organismos de derechos humanos. Además, promovió su ascenso, e hizo lo mismo con Martín Rico, un oficial del Ejército asesinado por la Triple A en los años 70.

En el discurso que preparó para esa ocasión pidió que los medios de comunicación hagan una autocrítica sobre cómo cubrieron el Proceso.

Pese a algunos indicios que deslizaron hombres de su entorno, nadie, sin embargo, conoce la letra chica del texto que el Presidente reflejará en el acto de hoy. Es que el jefe del Estado en persona le dio forma al mensaje de puño y letra, con la colaboración de su esposa, la senadora Cristina Fernández y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini.

Kirchner asistirá a las 12 al Colegio Militar, en El Palomar. Allí, el Presidente estará acompañado por gran parte de su gabinete.

En un principio, el acto estaba previsto para realizarse en el Edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa y del Ejército. Sin embargo, la Casa Rosada decidió cambiar de sitio a último momento, ante la eventualidad de que pudieran registrarse incidentes (sobre lo que se informa por separado).

Originalmente, el Gobierno había pensado, para conmemorar la fecha, en un acto masivo en la Plaza de Mayo en el cual coincidieran todos los organismos de derechos humanos, pero eso no se logró como consecuencia de las divisiones internas entre las diferentes entidades.

La Casa Rosada había comenzado gestiones para reunir, sobre un escenario que se iba a montar sobre el tradicional solar, a la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Estela de Carlotto.

Reunión frustrada

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, hicieron gestiones personales para lograr ese encuentro, que sería presentado como una reconciliación histórica, aunque esos intentos seguían siendo vanos hasta anoche.

Los organismos de derechos humanos harán actos por separado, y en los planes oficiales no está previsto reunir a las dirigentes que mantienen profundas diferencias desde hace muchos años.

Por otra parte, hoy se espera la realización de actos en todo el país para conmemorar los 30 años del golpe militar. Algunos de estos actos comenzaron en los primeros días de esta semana.

Solidaridad española

La colectividad española en la Argentina expresó ayer su solidaridad con los homenajes y actos que se realizarán hoy en conmemoración del 30° aniversario del último golpe militar. En un comunicado difundido por la embajada de España en Buenos Aires, esa comunidad recordó "a los que murieron víctimas de la represión y de la desaparición forzosa, al dolor de sus familiares, al recuerdo de los que tuvieron que abandonar el país, y al sentimiento de todos los ciudadanos argentinos". Además, recordó que "tantos exiliados argentinos buscaron y encontraron en España la libertad que en aquellos años les negara su país".

Por Lucas Colonna De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar