Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sorpresivo cambio para el acto oficial

Por seguridad, se hará en El Palomar

Viernes 24 de marzo de 2006

Hacía semanas que se preparaba el acto central del Gobierno para repudiar el golpe de Estado de 1976. Se había elegido como emblema el Edificio Libertador, sede del Ejército, además de funcionar allí las oficinas del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor Conjunto. Pero ayer hubo una sorpresiva contraorden: la ceremonia fue trasladada de apuro al Colegio Militar, en el más seguro predio de El Palomar. Fuentes castrenses bien informadas aseguraron que la Casa Rosada cambió el lugar del acto por temor a incidentes entre manifestantes oficialistas y familiares de muertos por la subversión.

Funcionarios del Gobierno reconocieron la modificación del lugar de la ceremonia y el aumento de la seguridad para ese evento. Sólo podrán ingresar hoy en el Colegio Militar aquellos que recibieron la correspondiente invitación, que no podrá ser cedida a ningún representante, algo que ocurre a menudo en los actos oficiales. Es más: las convocatorias a los funcionarios empezaron a cursarse ayer, después de las 16, y con la aclaración de que no se podía llevar invitados adicionales.

La preocupación pasa por evitar un problema como el ocurrido en la Casa Rosada con Cecilia Pando, que increpó al presidente Néstor Kirchner durante la ceremonia por el Día de la Mujer sin que la oficina de protocolo de la Presidencia sospechase siquiera su presencia en el salón.

La colocación de una plaqueta en el Edificio Libertador motivó la reacción de familiares de militares asesinados por acciones terroristas. Ana Lucioni, hija del teniente primero Oscar Lucioni, muerto en 1976, amenazó con encadenarse en el patio de Armas de la sede del Ejército como protesta. Es que en el hall central de ese edificio figuran los nombres de los oficiales, suboficiales y soldados fallecidos por atentados, y el rumor que circuló entre los militares apuntaba a que esas menciones serían quitadas para colocar la nueva placa en repudio al golpe de Estado. Esa situación nunca estuvo contemplada.

Sí, en cambio, se quitaron ayer, después del mediodía, los nombres de los jefes del Ejército que se encontraban en una de las columnas del Edificio Libertador.

Las placas

En otra de las columnas, la más cercana al recuerdo de los caídos en servicio, estaba previsto que el presidente Kirchner colocase la placa con una leyenda alusiva al 24 de marzo de 1976. La misma que ahora será exhibida en el Colegio Militar.

En esa placa se leerá en letras grandes "Nunca Más", para continuar con la frase en letras más pequeñas "al golpe y al terrorismo de Estado", mientras que se agregará en mayor tipografía "Por Siempre" y en menores letras "respeto a la Constitución", con la firma "Ministerio de Defensa".

Placas similares se colocarán también hoy en el Edificio Libertad, sede de la Armada, y en el Edificio Cóndor, sede de la Fuerza Aérea. Esas ceremonias serán encabezadas por la ministra de Defensa, Nilda Garré, a las 16 y a las 17, respectivamente. No está claro aún si en algún momento se pondrá la placa también en el Edificio Libertador, ya que en caso contrario sería la única sede de las jefaturas militares que quedaría sin el recuerdo de repudio al golpe de Estado. Otra muestra de las decisiones intempestivas que se tomaron ayer en resguardo de la seguridad del acto.

Te puede interesar