Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Palavecino

Un "Chaqueño" suelto en La Boca

Espectáculos

El músico, que editó un álbum doble y lo presentará en el estadio xeneize el próximo sábado, asegura: "Quiero dejar más historia"

Por   | LA NACION

La chica mira a su amiga con cara de que no lo puede creer. Lo último que hubiera imaginado esa mañana, cuando tomó el colectivo para ir a trabajar a un comercio del centro porteño, es que horas después estaría en Cerrito al 800 conversando durante cinco minutos con el Chaqueño Palavecino.

El de esta chica puede ser el caso de muchos. Porque al Chaqueño lo para más gente para conversar, pedirle un autógrafo o sacarse una foto que a todo el plantel del club Independiente, alojado en el mismo hotel que el folklorista.

Claro que hace diez años eso no pasaba. Casi una década atrás, Oscar "El Chaqueño" Palavecino hacía su último viaje de Salta a Colonia Santa Rosa como chofer de micros. Entonces fue cuando tuvo que dejar de manejar porque su carrera como cantor le demandaba demasiado tiempo.

Un par de años después paraba en un hotel sencillo del barrio de Congreso cada vez que venía para hacerse un lugar en la cartelera porteña de espectáculos. Hoy puede dormir en un hotel más importante porque sus compromisos son más importantes. Es el folklorista más popular de la actualidad e indispensable para la convocatoria de público de los principales festivales de todo el interior. Es el que acaba de sacar un disco doble, "El gusto es mío", y el que puede dar seis funciones en el estadio Luna Park. Pero eso ya lo hizo, por eso ahora apuesta a cantar en la cancha de Boca, el próximo sábado.

¿Y si todo esto hubiera sucedido antes? "Me habría encantado, pero las cosas llegan a su debido tiempo", dice con su habitual tono amable. "Hasta los 24 años no armé un grupo ni subí a un escenario. Grabé mi primer casete para mi región a los 28 o 29 años. No te olvides de que para todo el país hace diez años que estoy cantando. Me hubiera gustado tener este momento de fama diez años atrás, a los 36. He sido el cantor del asado, la peña y los festivales. Pero me interesaría seguir haciendo más cosas por el folklore. Me gustaría seguir haciendo melodías. Todavía no quiero caer en la tentación de escribir (letras) por respeto a la gran poesía. Y quisiera seguir grabando, aunque no pueda hacerlo cada ocho meses porque el folklore no es moda. Pero quiero grabar más, dejar historia." El tiempo dirá si eso ocurre. Por ahora, lo del Chaqueño es todo presente.

Viste botas, pañuelo al cuello y sombrero. A un par de cuadras del Obelisco dice que el hecho de que haya gente que se baje de la bicicleta o de la moto para saludarlo "realmente es algo impagable". "Creo que es el momento de poder llevar el folklore a un estadio importante como Boca. Lo hago con prudencia, esperé tiempo para hacer esto. Y tuve la oportunidad de que los dirigentes me propusieran hacer el recital ahí."

-¿Un hincha de Boca podría cantar en River?

-Soñé con que se hiciera un festival grande de tango y folklore en un lugar como River sin mirar la identidad como hincha. La música une todo.

-¿Y la carrera en el exterior?

-Ya estuve en España, en Canadá y hay pedidos de Estados Unidos. Ojalá que pueda cantar no sólo para los que emigraron de acá. Sería un sueño. Pero puedo decir que soy profeta en mi tierra. No tengo necesidad de irme a otro lado.

Palavecino tiene esposa, dos hijos y una parentela que, dice, es numerosa. Vive en una finca a mitad de camino entre Rosario de Lerma y Cerrillos, pero salió del chaco salteño, "donde hay muchos criollos que esperan que les entreguen la tierra donde viven. Es lo que les corresponde, porque hace ciento y pico de años que están haciendo patria ahí".

El tema lo preocupa. "Hubo gente de otros lugares que dice que todo debe ser para el aborigen. Pero el criollo y el aborigen no tienen problemas de vivir juntos. Trabajan juntos. Por eso creo que les corresponde a ambos."

El cantor apadrina dos escuelas (una es donde fue a estudiar de chico; a la otra asistió su madre). Y por donde vive actualmente el último año produjo un partido de fútbol a beneficio para el que convocó a futbolistas como Schiavi, Castromán y los hermanos Barros Schelotto.

Palavecino vuelve a hablar del lugar donde se crió. Habla de lluvias y de los parientes que no puede visitar por las inundaciones. "Estoy preocupado", dice.

-¿Y tu familia está acostumbrada a que pases bastante tiempo viajando?

-Las de los cascos azules sufren más: Algunos se van por seis meses y no saben cuándo vuelven. Yo puedo ir y venir rápido porque tengo todas las comodidades para hacerlo; un micro, un avión. Uno se acostumbra a salir. ¿Qué voy a hacer el día que no tenga a dónde ir?

-Hace un rato decías que no tenías demasiada necesidad de salir del país, pero, ¿qué hay de la ambición?

-Empecé porque el folklore me daba alegría y me he ido sumando como muchos. Me integré, ahora quiero devolverle al folklore. Grabar todo lo que es nuestra música argentina. En este momento me puedo expandir. Hacer lo bailable o un disco como el nuevo, que es doble, de 27 temas. Quería grabar esos clásicos que han grabado intérpretes grossos. Quiero llevar mi versión. No es ambición, es ser parte, la continuación de los otros. Y si se puede sumar a nivel internacional sería hermoso. Bolivia es mi segundo país. En Uruguay se consume lo mío. Ojalá pueda ir a Colombia.

-¿Por qué el disco es doble?

-Si hubiera podido grabar cien temas lo hubiera hecho. Creo que uno elige y tiene la intuición, por eso los intérpretes estamos en el lugar en que estamos. Algunos no tienen ese olfato para elegir canciones. Lo que elegimos ahora creo que es válido para este momento.

Hermano sudamericano

Es cierto que la instrumentación habitual de Palavecino ha cambiado un poco. Además, aparecen temas como "Canción de lejos", de Tejada Gómez y César Isella, entre otros que fueron llevados a su manera de cantar. Hay géneros latinoamericanos que no son argentinos y clásicos como "Nuestro juramento". "Me gusta el folklore sudamericano... de todo el continente. «Caballo viejo» es un joropo que volqué en un carnaval. Grabé una cueca chapaca. Las polcas son mi debilidad. Se dio la oportunidad de grabar una chacarera santiagueña, de las más nuevas, que siempre me ha gustado («Adiós que te vaya bien»). También grabé la «Zamba del pañuelo» con un piano, un bombo y una guitarra, y «Regalito», de Guarany."

-¿Se siguen refiriendo a vos como el sucesor de Guarany?

-Daniel Toro me sabía decir "el Guarany del Norte" cuando todavía no me conocían por acá. No me compararon, pero me preguntaron mucho por lo que dijo Guarany de mí. Es lindo que un baluarte del folklore te hable, te dé palabras de aliento.

-Si entraste a caballo a un festival e hiciste asados en escena, ¿qué se puede esperar para el show de Boca?

-Ochenta personas, si no más, sobre el escenario. Vamos a tener danza autóctona, mucho colorido, invitados como Jorge Rojas, "violineros" de mi zona que quiero presentar, una puesta de video. El escenario es grandísimo [sonríe] y si hice un costillar ahora haré una vaquita. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou